FERNANDO LERI: UN ARGENTINO MÁS PARAGUAYO QUE LA MANDIOCA, FUNDÓ CAACUPEMÍ


Por Osvaldo Bergonzi

Era por entonces el que suscribe abogado del diario  NOTICIAS. Y entre las facturas impagas había una a nombre de Fernando Leri. La abogada a quien envié a visitar a los clientes me dijo que Fernando Leri preguntó varias veces para abonar su cuenta. Pero nadie le informaba con veracidad. Inmediatamente hizo el pago con las disculpas del caso.

Unos días más tarde nos conocimos en la confitería EL MOLINO. El se me acercó diciendo que leía con frecuencia mi columna dominical. – Che ambapó porá koape, Karai Bergonzi. Hablamos durante unos minutos en guaraní. Tenía un muy ligero acento extranjero. Me informó que cuando se fue la Liebig donde él fue gerente optó por quedarse y fundó una empresa. A partir de ese momento nos encontrábamos con frecuencia. Estaba casado con paraguaya y tenía hijos paraguayos. Nunca conocí a su familia. Era un argentino  que amaba de verdad  al Paraguay y su gente. El perfecto guaraní que hablaba lo demostraba.

Me dio la dirección de su empresa y fui a visitarlo. Me sorprendió la estructura de su puerto privado. Llegué por la avenida Soldado Robustiano Quintana la arteria que divide los municipios de Asunción y Mariano Roque Alonso. – ¿Mava Soldado Robustiano Quintana?, omanó guerra ajepa, ha heta teniente ha capitán kuera o mano avei (¿Quien es el soldado Robustiano Quintana?, murió en la guerra, verdad, y muchos tenientes y capitanes murieron también.)

Las calles siempre llevan nombres de jefes y pocas veces de soldados. Sus hazañas deben ser excepcionales para que eso suceda. Le intrigaba a Fernando y preguntaba por Quintana al que llegaba a sus pagos. Pero nadie sabía darle una respuesta.

– Una poetisa paraguaya, Dora Gómez Bueno de Acuña, le dedicó un poema a Quintana, le respondí. A partir de allí, nos hicimos muy amigos. Le conté que durante el gobierno de Higinio Morínigo (1940 – 1948) los concejales y el intendente de Mariano Roque Alonso le platearon a un ministro designar con su nombre dicha avenida en proyecto.

El ministro se negó diciéndoles que en vida jamás debe ponerse nombres a calles o plazas. Los concejales y el intendente quedaron algo pichados con la tajante respuesta. – ¿Y a quién usted sugiere que le pongamos el nombre, señor ministro?, contestan. – Por qué no le ponen el nombre de un gran soldado paraguayo muerto por un francotirador boliviano en  CAPIERENDA cuando iba al amanecer a una laguna a cazar patos para cocinar caldos y así salvarle la vida a su jefe a punto de fallecer por disentería, les comentó. En la primera sesión de la junta municipal se resolvió dicho nombre por unanimidad.

– Por fin me entero gracias a usted, me comentó muy alegre Fernando Leri. A la siguiente semana le llevé una copia del poema. Durante algunos años nos encontrábamos siempre en el mismo lugar o en supermercados. Era para respetarle a un hombre tan emprendedor y trabajador. No lo conocimos a sus hijos y quizá ellos no conozcan esta anécdota. Pero si se nota claramente que heredaron la mística de su progenitor pues Cacupemí se halla hoy operando en Pilar, zona de aguas profundas.

El presidente Horacio Cartes inaugura hoy ese puerto con 10 millones de dólares de inversión de la familia Leri. A la entrada, supongo, debe hallarse una placa de bronce con el retrato de Fernando. Y algún poeta debe dedicarle algunas estrofas pues ese emprendimiento  ayudará muchísimo en el futuro  al desarrollo de Ñeembucú y por ende al empuje del Paraguay. Se trata de un puerto de ultramar durante casi 6 meses al año.

El Estado Paraguayo años atrás quiso construir allí un puerto. Pero fracasó debido a que la cámara de de diputados rechazó el proyecto de ley y se impuso al senado debido a la  envidia contra Ñeembucú, nos dijeron algunos, y en particular, a un diputado, Benjamín Maciel Pasotti, ya fallecido.

Fernando Leri honró al trabajo hasta poco antes de morir a causa de una enfermedad terrible, en tanto compatriotas nuestros honran la holgazanería quemando plantaciones, tractores y otros útiles para evitar que los paraguayos salgamos de la pobreza, materia prima del marxismo como lo demuestra cuba y Venezuela.

Pero bien que sus dirigentes  viven como príncipes de la edad media. En la antigua Unión Soviética tenían dachas (quintas) y adquirían ropas, calzados y productos importados libre de impuestos en supermercados para diplomáticos, cerrados para pueblo. Hoy tienen mansiones,  yates y sus hijos veranean largas temporadas en el exterior a costa del sudor de la pobreza.

A FERNADO LERi, !SALUD!

El presidente de la República, Horacio Cartes, inaugura en esta ciudad el puerto privado Caacupemí. La actividad está marcada para mañana a las 10:00.

El puerto privado Caacupemí, en Pilar, en pleno funcionamiento.

El puerto privado Caacupemí, en Pilar, en pleno funcionamiento. / Clide Martínez, ABC Color

La infraestructura instalada y en funcionamiento desde octubre del año anterior permite la operación ágil de buques de gran porte para el embarque y desembarque de productos vinculados al comercio exterior.

La inversión de más de US$ 10 millones es la más importante de la última década, reflejando la ausencia del Estado en la promoción de desarrollo en el departamento de Ñeembucú.

Pobladores de la zona esperan que el presidente Horacio Cartes revierta la dolorosa realidad de la marginación del duodécimo departamento por parte de los anteriores gobernantes del país.

El diputado Pedro Alliana (ANR) señaló que, a partir de esta inversión privada, vendrán los anuncios de grandes obras del gobierno en el departamento de Ñeembucú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: