¿El PLRA y la ANR Astillas del Mismo Palo?


 Rogelio A. Careaga, Ph.D. por la Universidad de Stanford.

Desde el punto de vista ideológico resulta difícil distinguir la diferencia entre las políticas adoptadas por uno u otro partido. Los nombres de los dos partidos tradicionales no corresponden a sus plataformas electorales y menos aun las políticas que adoptan una vez en el poder. No recuerdo haber escuchado durante la campaña electoral del Partido Liberal propuestas para liberalizar la economía. Tampoco recuerdo haber escuchado que el Partido Colorado, que se dice nacionalista, proponga limitar la venta de vastas extensiones del territorio nacional a extranjeros, ni propuestas para afirmar la presencia del Estado en la economía. Como estos dos partidos no ofrecen al ciudadano opciones diferentes, claramente delineadas entre las cuales elegir sino un cambio de hombres que se turnan para hacer lo mismo, corren el riesgo de volverse irrelevantes. De hecho, con el nuevo gobierno de los empresarios, que llegó al poder apoyados por la ANR, muchos colorados perciben que fueron dejados de lado, que el banquete comenzó y ellos no fueron invitados.

¿Qué hacen y ofrecen los partidos a sus afiliados y a la ciudadanía en general? La percepción generalizada es que hacen lo mismo y ofrecen la misma cosa, más corrupción y poco o nada que beneficie al país. Se han convertido en vehículos de dirigentes y sus compinches para llegar al poder, ocupar cargos públicos y llenarse los bolsillos.

Analicemos primero el caso del Partido Liberal Radical Auténtico. A decir verdad, está organización centenaria poco tiene de liberal y menos de radical. El liberalismo fue radical en los albores de la Revolución Francesa y de la Revolución Industrial cuando la emergente clase industrial quería deshacerse del control que a través del Estado ejercían los grandes terratenientes sobre la política económica. Hoy día, en qué en todos los países avanzados predomina la economía mixta, es algo fuera de época, es más bien un anacronismo. La única economía que según Milton Friedman estaba muy próxima al liberalismo era Hong Kong antes de su reintegración a la China. El liberalismo representa una etapa ya superada de la historia, difícilmente aplicable hoy día. Y esto lo saben los dirigentes del PLRA, sino intelectualmente por lo menos instintivamente, claro, con excepción de algunos pocos. Por ello han dejado de ser fieles a la ideología liberal y ni remotamente ajustan sus políticas a dichos principios. Sin embargo, el liberalismo ha permanecido latente bajo la superficie, y en la década de 1990, impulsado por el Consenso de Washington el liberalismo vuelve a aparecer con el nombre de neoliberalismo. Los capitales internacionales con ansias de apoderarse de las empresas estatales, que por ser proveedoras de servicios básicos constituyen monopolios naturales, buscan el apoyo de sus gobiernos y de las organizaciones bilaterales y multilaterales, como el BID, el Banco Mundial, el FMI, para persuadir a los gobiernos de los países como el nuestro para que privaticen y desregulen los mercados incluyendo el laboral.

Pero, ¿cuál ha sido el impacto de esa corriente internacional en nuestro país? ¿Qué hicieron los liberales desde el congreso y luego, durante los cuatro años de co-gobierno y un año de gobierno? ¿Han aplicado la receta liberal? ¿Han privatizado alguna empresa estatal, se han pronunciado en contra de la fijación de precios del pasaje o precio de la carne vacuna y de pollos por los supermercados, o de honorarios de abogados? Creo que la respuesta a estas preguntas es un rotundo NO. Lo que hicieron es utilizar las empresas estatales para fines partidarios y personales.

Pasemos ahora a analizar el comportamiento de la ANR cuando ha sido gobierno y ver si ha sido más consistente con su ideología que el PLRA. La ideología de la ANR que dice ser sui generis, además de nacionalista, republicana y agrarista es en realidad mixta. Favorece la intervención y participación directa del Estado en ciertos sectores de la economía. Sin embargo, después del golpe que derrocó al Presidente Stroessner la intervención y participación estatal en la economía ha venido disminuyendo. El gobierno Colorado del General Andrés Rodríguez, en contradicción con la ideología de la ANR, procedió a liberalizar la economía. Se levantaron los controles al tipo de cambio y al movimiento de capitales. Se relajaron los controles sobre la actividad comercial y financiera, se permitió una proliferación de bancos y financieras que colapsaron durante el gobierno del Ingeniero Wasmosy. Y ¿qué se hizo durante el gobierno del primer presidente civil? se vendieron los activos de Líneas Aéreas Paraguayas y de la Flota Mercante del Estado, empresas que dejaron de existir dejando a cargo del Estado el pasivo de las mismas. La APAL y ACEPAR fueron privatizadas, algunos dirían mal privatizadas. Se procedió a convertir la Corposana, y la Antelco en SAECAS como paso previo a la privatización. Durante sucesivos gobiernos colorados se permitió que las maquinarias de la INC se deterioren a tal punto que ya no servían y se tuvo que importar cemento del Brasil. Si esto se hizo intencionalmente o por inutilidad es cuestión que se debe aclarar. Lo más probable es que haya sido por desidia y corrupción de sus administradores y padrinos políticos.

Cabe preguntar entonces ¿para qué sirven los partidos políticos si sus ideologías se han vuelto letra muerte y en la práctica son más oportunistas que principistas? Se puede concluir que no obstante la retórica que apela al nacionalismo y a la tradición partidaria y los discursos altisonantes que para generar fervor y lealtad partidaria recuerdan a los afiliados de la actuación de destacados estadistas del pasado, los partidos políticos, en la práctica, solo han funcionado para pelear espacios de poder para algunos privilegiados que buscan nada más y nada menos que el zoquete y el enriquecimiento personal, por lo general, ilícito.

Es evidente, sin embargo, que las cosas no pueden seguir así. La ciudadanía está cada día más despierta y se muestra menos tolerantes de los abusos de poder perpetrados bajo el disfraz partidario. La ciudadanía se da cuenta que de poco sirve la alternancia porque representa solo un cambio de hombres que persiguen el mismo objetivo, llenarse los bolsillos. Se debe resaltar, sin embargo, que todavía quedan personas honesta e idealista que militan en los partidos, pero lamentablemente se ven abrumadas por quienes con pujanza arrolladora llevan a sus partidos por sendas que no conducen al bien general sino al personal.

Dos hechos recientes demuestran fehacientemente que se ha llegado a un punto de inflexión, la rotunda derrota del Partido Liberal en las elecciones anteriores y el escrache a los senadores que votaron en contra del desafuero de uno de sus miembros y a favor de continuar con la impunidad. Esos hechos deben constituirse en advertencias a los partidos tradicionales. O logran volverse funcionales para lo que el pueblo espera o se volverán irrelevantes e irán a parar en el basurero de la historia.

2 Responses to ¿El PLRA y la ANR Astillas del Mismo Palo?

  1. Dr. Bergonzi:
    Es muy interesante el articulo del Dr. Rogelio A. Careaga. Sin embargo,me atrevo a decir que su interpretacion de los principios doctrinarios de la Asociacion Nacional Republicana-Partido Colorado, no fue bien logrado.

    Para aproximarse a las ideas esenciales de la doctrina de la ANR habra que leerlo a Bacon Duarte Prado, en su obra sobre los fundamentos de la doctrina republicana. Tambien a Natalicio Gonzalez en su libro EL ESTADO SERVIDOR DEL HOMBRE LIBRE. Y cito a un hombre olvidado como Ezequiel Gonzalez Alsina en EL DOCTOR FRANCIA DEL PUEBLO.

    Pero debo advertir que una cosa es la doctrina de un partido o movimiento politico y otra la conducta de algunos hombres circunstanciales que se sirvieron o sirven de un partido persiguiendo solo interese mezquinos. Esto no es nada raro en el mundo, ni hoy ni ayer; solo basta observar a los paises vecinos y alli podemos comprobar que los principios doctrinarios estan ausentes de la accion politica de sus lideres o autoridades supremas.

    Por ahora basta.
    Muy cordialmente

    .

  2. Juan dice:

    Dr. Bergonzi:
    Muy buena cuña la de Don Rogelio Careaga, considero una de las primeras voces que anuncian el fin de estas Empresas de Alquileres de lo que sea.

    Le agrego una profecía, lo que sigue es la renuncia masiva de los afiliados dignos a estos partidos; cuanto antes pasen al basurero de la historia el pueblo se librara de ellos y podrá aspirar a mejores días.

    Uno nación en la lucha por librarse de la Colonia, creo un partido y el otro para volver a ser colonia fue a Bs. As. a rumiar su desgracia.

    Hoy ambos están felices de ser Colonizados, esperando debajo de la mesa lo que se le cae a los amos.

    Sin Doctrina y sin PRINCIPIOS

    Por ahora es el comienzo, toda vez que no nos cierren la página.

    Atentamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: