MIGUEL ABDÓN SAGUIER DEBE LEER LAS MEMORIAS DE JUAN JOSÉ SOLER: “HACIA LA UNIÓN NACIONAL”


Un notable político liberal en su momento de mayor esplendor renunció a su partido. Se llamó  Eligio Ayala y sus restos reposan justicieramente en el panteón de los héroes. Poco antes, un intendente colorado, Enrique Riera, declaró patrimonio histórico la casa donde vivió sito en la casa de la  calle que lleva su nombre y donde se halla una placa de bronce recordando al mandatario .

Este, dijo muchas verdades en su libro  “MIGRACIONES” en que expresó que “para fabricar salchichas se precisan de algunos conocimientos. Pero para ser ministro, senador o diputado en el Paraguay no se requiere conocimiento alguno”.Muchos dicen, al observar al pie del libro publicado en Santiago de Chile en el año 1915, que nada de lo expresado por el malogrado presidente ha cambiado en nuestro país.

En 1990, un senador colorado, profesor doctor Carlos Zayas Vallejos, presentó un proyecto de ley para repatriar los restos de otro Ayala (Eusebio) pero sin vínculo de consanguinidad con el primero de los nombrados. Entre el 10 de mayo de 1989, fecha del juramento de liberales, febreristas y colorados luego de la caída de Stroessner, a ninguno de los primeros se le ocurrió hacerle justicia a Eusebio Ayala.

Se esperaba tal cosa de los febreristas, quienes lo apresaron, juzgaron y desterraron al presidente Eusebio Ayala. Se esperaba de ellos que hicieran  MUTIS POR EL FORO. Pero resultó increíble que los liberales, bajo la sexta denominación en su historia (PLRA), olvidará al presidente que ellos mismos llaman de la victoria.

Tuvo que ser nuevamente un colorado quien honró la memoria de quien fue presidente durante la guerra del Chaco. Vayamos ahora lo que recomienda, Juan José Soler, en sus memorias. Recordemos que Soler al igual que Eligio Ayala también renunció (1940) tajantemente al partido liberal. Nos recomienda soler:“El político debe saber retirarse a tiempo y no esperar que le tiren tomates para salir del escenario”. Es lo que sucede en la actualidad con Miguel Abdón Tito Saguier. A su convocatoria en su calidad de presidente del PLRA no se presentó nadie.

3 Responses to MIGUEL ABDÓN SAGUIER DEBE LEER LAS MEMORIAS DE JUAN JOSÉ SOLER: “HACIA LA UNIÓN NACIONAL”

  1. R. Guerrero V. dice:

    Me permito valorar el artículo con un excelente. De la historia y de la mano de leídos como Ud. , siempre se aprende. Nutra monos de nuestra rica historia para mejorar nuestro país económicamente y en la calidad de vida de nuestro conciudadanos. El pueblo le volvió a dar a nuestro partido una gran oportunidad para demostrar su real valor en el acontecer nacional. Gracias

    • osvaldobergonzi dice:

      Señor Guerrero: Soy nieto político de dos personajes. El uno colorado, doctor Gregorio Morales, de los últimos secretarios políticos del General Caballero. El otro liberal, Juan José Soler, negociador en Washington, embajador (1931 – 1932), y congresista, entre otros cargos y más tarde renunciante en forma indeclinable al partido liberal. Por mi lado, por mi padre y por mi madre, por los Pampliega Peña, Florentín Peña, Urbieta peña y Oliver Peña, tuve la oportunidad de nutrirme de nuestra rica historia como usted menciona. Valoro su comentario pues se trata de algo que hoy se está perdiendo en el Paraguay. Decía el sabio Enstein que dentro de 30 años o 40 años la ciencia y la tecnología volverán al género humano en seres idiotas. Al verlos a mis nietos manejar tan complicados aparatos sin atinar siquiera a saludar a las personas mayores o levantarse de la mesa sin pedir permiso parece que el sabio judeo alemán está acertando sus vaticinios. Saludos muy afectuosos.

  2. Humberto Zaracho dice:

    Estimado Osvaldo: Es cierto, el Dr. Eusebio Ayala renunció a su condición de afiliado del Partido Liberal, debido a la amargura que le causó la designación del entonces general José Félix Estigarribia como candidato presidencial de su partido. Él creía que sería el candidato, de ahí que volvió de la Argentina preparado para ocupar de vuelta la presidencia de la república. Pero sus propios correligionarios le ignoraron y prefirieron llevar a la presidencia a un no afiliado como lo fue Estigarribia. Triste y amargado regresó a la Argentina y no regresó nunca jamás al Paraguay. Muchos hoy día se preguntarán porqué ocurrió ésto. Los “popes” del liberalismo criollo consideraron que sólo de la mano de una figura militar podrían continuar en el poder, y ya no podían confiar en la conducción política de un civil, menos aun del Dr. Eusebio Ayala que fue derrocado el 17 de febrero por su ineptitud en la conducción política de la Guerra del Chaco. Además, su figura se hallaba muy deteriorada por haber suscripto unilateralmente el armisticio después de la rutilante victoria de las armas paraguayas en Campo Vía. Tal es así que su derrocamiento violento por los militares en febrero del 37 se debe a la participación de no pocos militares adictos al liberalismo criollo. Uno de ellos fue el entonces mayor de caballería Abdón Saguier, quien ocupó el cargo de Jefe de Investigaciones de la Policía de la Capital durante el gobierno del hoy general Rafael Franco. Este militar es el padre del senador Miguel Abdón Saguier y del fallecido Hermes Saguier. Este último era un líberoviedista que participó en el asalto a la sede del 1er. Cuerpo de Ejército (conocido como exCaballería) en mayo de 2000. Finalmente, en base a un plan de hegemonía política sin restricción el general Estigarribia, ya presidente de la república, se declaró DICTADOR mediante el famoso Decreto Ley Nº 1 del 18 de febrero de 1940. Y cinco meses después mediante otro Decreto Ley impuso al pueblo paraguayo una nueva Constitución con una notoria inspiración nazifascista. Esta norma fundamental fue sustituída por la
    Constitución sancionada democráticamente por la Convención Nacional Constituyente que reunió, por vez primera, a convencionales pertenecientes a los cuatro partidos políticos de entonces: el Partido Colorado, el Partido Liberal, el Partido Liberal Radical Auténtico y el Partido Revolucionario Febrerista. Fue promulgada el 25 de agosto de 1967 por el gobierno colorado del general Alfredo Stroessner.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: