NO SOLO PIERDE ZELAYA


Zelaya perdió por segunda vez en Honduras, lo cual lo convierte en un sujeto de alta peligrosidad para la estabilidad del nuevo gobierno que se inaugura, dado el apoyo irrestricto que tiene del régimen venezolano.

Juan José Monsant Aristimuño / Ex embajador venezolano en el Paraguay y en El Salvador

Viernes 29, noviembre 2013 | 6:22 pm

Fueron ocho los candidatos, desde Orle Solís con el 0.17% de la Democracia Cristiana, que alguna vez fuere la esperanza y mayor expectativa de paz y desarrollo en justicia, hasta Juan Orlando Hernández del tradicional Partido Nacional que obtuvo el 36,31%  del total de votos válidos emitidos el pasado domingo para situarse como el nuevo presidente, tal como fuere proclamado por el Tribunal Supremo Electoral de Honduras.

En medio de esos dos extremos, el más antiguo partido político hondureño, el Liberal, fundado en 1886, bajo las más apegadas normas del conservadurismo latifundista y habiendo ejercido la presidencia del país en once oportunidades, incluyendo la de Roberto Micheletti en el 2009, cuando siendo presidente del Congreso y con el respaldo de todos los poderes públicos, gremios profesionales, iglesias y academias ejerció el poder de facto, una vez que las Fuerzas armadas procedieran a destituir a José Manuel, Mel, Zelaya, cuando intentó violar la Constitución con el fin de prolongar su ejercicio presidencial y asociarse al modelo ideológico propuesto por Cuba y Venezuela, a través de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

En tanto que el recién fundado Partido Libertad y Refundación, LIBRE, inscrito en el Registro Electoral el 30 de octubre de 2011 por el destituido Manuel Zelaya, se situó en el segundo lugar al obtener Xiomara Castro, esposa de Mel Zelaya, el 28.84% del total de los votos emitidos. De tal manera que con apenas dos años de fundado, LIBRE logró fracturar el bipartidismo conservador que se repartía el país desde su independencia.

Lo curioso es que Zelaya, destituido por haber intentado viola la institucionalidad y la paz nacional en nombre de un modelo marxista, inspirado en lo que en su momento se denominó Socialismo del Siglo XXI, movimiento antiimperialista financiado, exportado y dirigido desde Cuba y Venezuela, y que había accedido al poder en nombre del Partido Liberal, decidió a mitad de su mandato, declararse revolucionario y asociarse a Petrocaribe y ALBA con el fin de usufructuar los beneficios económicos de esas dos organizaciones, a cambio de su alineación con la ideología que representaban, integrándose de esta manera al eje conformado por Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, más la participación activa de Argentina y Brasil, todos ellos integrantes, además, del llamado Foro de Sao Paulo.

Zelaya no pudo postularse como candidato de LIBRE por haber ejercido un período presidencial anterior, por lo que postuló a su esposa Xiomara Castro, quién antes que el Tribunal Electoral emitiera su primer boletín se presentó a un canal de televisión donde se autoproclamó presidenta electa, de conformidad con los datos proporcionados por sus testigos de mesa y el sondeo conocido como boca de urna; esto provocó que el TSE interviniera para señalar que, con apenas 24% escrutado, Juan Hernández del Partido Nacional contabilizaba el 32% de las preferencias electorales contra un 26% de Xiomara Castro. Porcentaje que se fue sosteniendo hasta convertirse en irreversible.

La reacción no se hizo esperar, desde ese momento desapareció la señora Castro de los medios de comunicación y tomó directamente la vocería de LIBRE Manuel Zelaya, quien declaró fraude electoral y convocó a sus bases a defender, en la calle, el triunfo que le estaban birlando; generando una situación de previolencia con presagio de confrontación cruenta entre hondureños. La prudente actitud del Tribunal Electoral, el reconocimiento de la OEA, la Unión Europea y la prensa internacional sobre la normalidad, justeza del proceso y del escrutinio electoral ha logrado, hasta ahora, amainar los ánimos y detener las acciones de calle convocadas por Zelaya.

Mel Zelaya pierde por segunda vez; lo cual lo convierte en un sujeto de alta peligrosidad para la estabilidad del nuevo gobierno que se inaugura, dado el apoyo irrestricto que tiene del régimen venezolano. Pero también pierde ALBA a una de sus estratégicas fichas que ya contaba para sí, pierde el Foro de Sao Paulo, y pierde Lula, Cristina, Dilma, Evo, Correa y, claro está, Nicolás Maduro y Raúl Castro; todos ellos desconcertados por el pronto reconocimiento del triunfo del candidato del Partido Nacional, Juan Orlando Hernández, por parte de Daniel Ortega, quién desde hace ya algún tiempo ha comenzado a jugar su propio juego, en su propio beneficio, una vez decaído el potencial monetario del Socialismo del Siglo XXI y el derrumbe del modelo económico venezolano, que comienza a sostenerse solo con la abierta represión del verde oliv o.

jjmonsant@gmail.com

One Response to NO SOLO PIERDE ZELAYA

  1. Odon Frutos dice:

    Señor Director

    En momentos en que hago me tomo la libertad de hacer esta presentaciòn, en una o en las dos camaras del Congreso Nacional se analiza la “oportunidad y la conveniencia” de avenirse a participar en Enero de la reunion del mercadito del sur en Caracas en el caso que nuestro paìs “se reincorpore” a dicho malhadado cuerpo.

    La oportunidad y la conveniencia no debieran primar sobre el hecho de que el honor nacional fue mancillado por la grosera intervenciòn de los paìses alegadamente pares, poco antes de la asuncion a la presidencia por parte del Federico Franco, intervenciòn que recibiera la bendiciòn de los tres paìses miembro bajo excusa de que nuestro paìs habìa vulnerado los principios democràticos que deben investir la gestion de los integrantes de la citada comparsa.

    Un esquizofrènico representante del hoy fallecido Chavez Frìas alentò el uso de la violencia por parte de nuestras FFAA para reponer a un amoral advenedizo cuyo mandato fuera revocado por el Congreso bajo amparo de lo establecido en nuestra Carta Magna.

    Nuestro paìs fue “suspendido” de tal mercadito. Fue peyorizado, humillado y castigado por los corifeos y celestinos comerciales de los otros tres paìses solo para que Venezuela, paìs considerado “mais um estado” del Brasil, ingrese como ingresan los rateros, por la ventana.

    Evitando el muy lògico y hasta diplomàtico recurso de someter el caso a La Haya, hemos permitido y soportado a sàtrapas y mercaderes de Brasil y Argentina atosigandonos con la diabolica mezcla de amenazas y zanahorias frente al burro del carro, invitandonos a que inclinemos la cervix, aceptemos la “suspension” en forma abyecta y nos sometamos a los caprichos de quienes gobiernan nuestros dos grandes paìses vecinos.

    Son los otros tres miembros quienes deben, en derecho, revocar la aceptacion del ingreso de Venezuela, hacer un mea culpa, y reconocer lo groseramente violatorio de lo actuado contrariando los mas elementales principios del Derecho Internacional, al no solo “suspender” al Paraguay y “aprobar el ingreso” de Venezuela a este retorcido rejuntado de intereses espureos.

    Si esto se diera, para nada quedarìa mal re-ingresar al citado mercadito para los fines supuestamente ventajosos alegados, pero que aun los mas ilustrados economistas y especialistas en geopolìtica no han logrado definir.

    Atentamente,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: