LA CONSTITUCION DE 1967


Por el Dr. HUMBERTO ZARACHO

Antecedentes históricos de su sanción.

Corría el año 1940. El Paraguay estaba gobernado por el presidente José Félix Estigarribia. Al conductor de la contienda chaqueña se le tornó difícil la gobernabilidad, debido a las constantes fricciones entre los propios liberales. Entonces “tuvo que simular un golpe, viendo la imposibilidad de gobernar con los “viejos liberales” apoyándose desde aquel día en los “jóvenes liberales” (1). El 16 de febrero, en acatamiento al pedido de Estigarribia, el Congreso Nacional (bicameral del que formaban parte únicamente legisladores liberales) se autodisolvió. Dos días después, el 18 de febrero de 1940 el Presidente de la República dictó el famoso Decreto Nº 1 por el que se declaró dictador al asumir la plenitud de los poderes políticos del gobierno de la República. Resolvió, además, dejar en suspenso la Constitución de 1870 y, oportunamente, convocar a elecciones para la reunión de una Convención Nacional que deberá dictar una nueva carta política. Contrariando su promesa hecha al pueblo, el 10 de julio sancionó el Decreto Ley-Nº 2242 poniendo en vigencia una Carta Política una notoria connotación nazifascita. Esta fue redactada por algunos miembros de su gabinete (Justo Pastor Benítez, Alejandro Marín Iglesias, Salvador Villagra Maffiodo, junto a otros miembros de la juventud liberal), y fue sometida a un plebiscito, procedimiento no previsto en la Constitución de 1870. Estigarribia falleció en un accidente aéreo el 7 de setiembre Al día siguiente el Consejo de Ministros, designó como Presidente interino al Ministro de Defensa Nacional general Higinio Morínigo quien gobernó con la misma Carta Política. El 26 de julio de 1946, a pedido de Morínigo, los Partidos Colorado y la Concentración Revolucionaria Febrerista (franquista) aceptaron integrar un gabinete de coalición. En su Manifiesto del 3 de agosto la ANR explicaba que una de sus condiciones para prestar su colaboración era “…3º) lograr la constitución de una Asamblea Nacional Constituyente…” (2). En base a esta exigencia el gobierno resolvió convocar el 3 de agosto de 1947 para elegir a los representantes de los partidos políticos ante la Asamblea Nacional Constituyente, y fijar el 15 de agosto para la sesión inaugural. La respuesta a esta medida fue el atraco, el 7 de marzo, a la Policía de la Capital por seguidores del coronel Rafael Franco y, al día siguiente, el levantamiento sedicioso de Concepción por agentes febreristas y comunistas, al que se unieron los liberales. De este modo se inicia la Guerra Civil del 47 que había de durar cinco meses, abortando la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente. El 3 de junio de 1948 fue derrocado el general Morínigo por un golpe cívico-militar. Ese mismo día asume la presidencia provisoria el Dr. Juan Manuel Frutos, iniciándose con él la era del Partido Colorado. Le sucedieron varios presidentes sin que ninguno de ellos llevara a la práctica el plan de dotar al país de una nueva Constitución democrática, debido a la situación de anarquía que se vivía.

En el mes de mayo 1954 el presidente don Federico Chávez llevaba un año de su segundo perío­do presidencial, siendo el Comandante en Jefe el general Alfredo Stroessner. El día 4 se produjo una crisis militar al insubordinarse a su Comandante en Jefe el teniente coronel Néstor Ferreira. La crisis militar se extendió al campo político, lo que obligó al presidente Chávez a renunciar. El día 8 de mayo asume en forma interina el titular del Partido Colorado arquitecto don Tomás Romero Pereira. Este llamó de inmediato a elecciones generales siendo electo como Presidente de la República el candidato de la Junta de Gobierno general Alfredo Stroessner, prestando el juramento constitucional el 15 de agosto del mismo año. En 1958 fue reelecto hasta 1963. En febrero de ese año se realizaron elecciones generales con la participación de candidatos de los Partidos Colorado y Liberal, triunfando el general Alfredo Stroessner sobre su oponente el liberal doctor Ernesto Gavilán. De esta manera, con la incorporación del Partido Liberal (PL), al que más tarde le siguieron el Partido Liberal Radical /PLR) y el Partido Revolucionario Febrerista (PRF) comienza el proceso de transición democrática.

El 23 de abril de 1966 los doctores Juan Ramón Chávez y Saúl González, Presidente y Secretario, respectivamente, de la Junta de Gobierno de la ANR se dirigieron al presidente Stroessner a fin de comunicarle de la resolución adoptada por la Junta de Gobierno “para que en la oportunidad que estime conveniente…convoque a la Asamblea Nacional”, y que ella declare la necesidad de la reforma total de la Constitución vigente. Cumpliendo ese pedido, el Presidente y el Ministro del Interior Dr. Edgar L. Insfrán se dirigieron al Dr. J. Eulogio Estigarribia, Presidente de la Honorable Cámara de Representantes, acompañando la copia del Decreto Nº l8.270 del 7 de mayo de 1966 que disponía convocar a la Asamblea Nacional para que se pronuncie sobre la necesidad de la reforma constitucional. Esta se reunió días después y resolvió, por unanimidad, la reforma solicitada. Consecuentemente, el 16 de diciembre de 1966 se promulgó la Ley Nº 1.198 que establecía las normas para la instalación y funcionamiento de la Convención Nacional Constituyente. Finalmente, el 9 de enero de 1967 el presidente Stroessner dictó el Decreto Nº 23.817 que convoca al pueblo a elegir 120 convencionales titulares y 40 suplentes para la Convención Nacional Constituyente, el día domingo 7 de mayo de 1967. En el acto comicial participaron la ANR, el PL, el PLR y el PRF, triunfando ampliamente los candidatos de la ANR, alcanzando 90 bancas, en tanto que los representantes de la oposición 30 bancas. Nunca antes se había reunido un Poder Constituyente con representantes de todas las asociaciones políticas de la nación. Muy diferente fue la de 1870 cuyos miembros deliberaron bajo la presión de las tropas aliadas de ocupación; inclusive se ha dicho que el borrador del texto constitucional fue proporcionado por el comandante del ejército argentino.

La Convención comenzó sus reuniones el 23 de mayo y fueron electos Presidente el Convencional arquitecto Tomás Romero Pereira, y Secretarios a los Convencionales Dr. Luis María Argaña y Carlos A. Saldívar. Cada partido político presentó su propio anteproyecto de Constitución, pero la Comisión Redactora adoptó el de la ANR como base del estudio cuyo resultado final fue elevado a la plenaria. Cabe señalar que hasta entonces nunca antes en un cónclave político en nuestro país habían participado tantos representantes ilustrados y de tan elevado nivel intelectual y cultural. Entre los miembros más destacados estuvieron, además de los ya nombrados: Juan Ramón Chavez, J. Bernardino Gorostiaga, Fabio Da Silva, Crispín Insaurralde, J. Augusto Saldívar, Ezequiel González Alsina, Raúl Sapena Pastor, Raúl Peña, Dionisio González Torres, Juan Manuel Frutos, Saúl González, Hermógenes González Maya, Pedro Hugo Peña, Rosa Agustín González, Inés Enciso Velloso, Dolores de Miño, Manuel Frutos Pane, César Garay, Miguel Angel Pangrazio, Atilio R. Fernández, Víctor N. Vasconcellos, Augusto R. Fúster, Leopoldo Ramos Jiménez, Víctor Chamorro, Carlos Alberto González, Mariano Lara Castro, Carlos R. Centurión, Gustavo Riart, Enzo A. Doldán, Horacio Gabriel Lebrón, Héctor Capurro, Darío Castagnino, Juan Manuel Benítez Florentín,, Rodrigo Campos Cervera, Rafael Eladio Velazquez, Carlos Alberto Levi Ruffinelli, Fernando Levi Ruffinelli, Enrique Sosa, Raimundo Paniagua, Francisco Sanchez Palacios, Francisco Sosa Jovellanos y muchos otros más. La Constitución de 1967 contiene 239 artículos, dividido en seis capítulos

.

Principales innovaciones

El Preámbulo contenía casi todos los enunciados propios de una Constitución democrática; pero los representantes del pueblo agregaron que su obra se inspiraba “en los más puros sentimientos de amor a la Patria, conscientes del deber de consagrar los Derechos Humanos…el desarrollo económico y el progreso social y cultural…invocando la enseñanza de los Próceres de Mayo y el ejemplo inmortal de los defensores de nuestra nacionalidad”. Estos postulados le brindaron una mayor tonalidad nacionalista que carecían las anteriores constituciones..

Entre las Declaraciones Fundamentales resaltan los símbolos de la Patria entre la que

figuraba la música “Campamento Cerro León”, eliminada en la actual Constitución. Sostenía la división, equilibrio e interdependencia de los poderes, la supremacía constitucional, la nacionalidad y ciudadanía y una serie de derechos. El reconocimiento como idiomas nacionales el español y el guaraní. La proclamación del respeto a los Derechos Humanos, la libertad de navegación de los ríos internacionales. También disponía honores, privilegios y pensiones a favor de los Veteranos de la Guerra del Chaco. Se declaró a la dictadura fuera de la ley. Se elevó al rango constitucional de los Tribunales Militares.

Entre los principales Derechos individuales consta: la libertad jurídica, el libre desarrollo de la personalidad, la protección por el Estado en la integridad física y moral de los habitantes, igualdad jurídica del hombre y la mujer ante la ley, el derecho a ocupar cargo público sin más requisito que la idoneidad, la libertad de tránsito, los el derecho a peticionar a las autoridades, el de asociarse con fines lícitos y de reunirse pacíficamente, los derechos de autor o inventor, los derechos y garantías procesales, etc.

Algunos de los Derechos sociales eran: el reconocimiento de la familia como célula principal de la sociedad, la institución del bien de familia, el derecho y obligación de los padres a mantener y educar a los hijos, el amparo de la maternidad, el amparo y protección de los menores de edad, el régimen de seguridad social, el derecho a la educación, a la cultura y la salud pública.

Entre los Derechos Económica estaba garantizada la propiedad privada en atención a su función económica y social, pero admitía la expropiación por causa de utilidad pública o de interés social, garantizando la justa indemnización al propietario. El Estado se obligaba a fomentar el desarrollo económico y social fundado en principios de justicia social. Consagraba la Reforma Agraria como uno de los factores fundamentales para lograr el bienestar rural, que consiste en la incorporación efectiva de la población campesina al desarrollo económico y social de la nación. Las tierras de propiedad privada con una superficie excesiva no explotada racionalmente sería considerada latifundio.

Los Derechos Laborales proscribía la explotación del hombre por el hombre, derivando al Código Penal la sanción de cualquier forma de servidumbre o dependencia personal incompatible con la dignidad humana. Garantizaba las horas de trabajo, los descansos semanales obligatorios, las vacaciones anuales pagas, las bases para la determinación del salario móvil vital, el aguinaldo proporcional, las bonificaciones familiares, la estabilidad laboral del trabajador, las condiciones especiales del trabajo de la mujer preservando los derechos de maternidad y las del menor, los contratos de trabajos, el salario mínimo legal y los beneficios de la previsión y asistencias sociales, el régimen general de la seguridad social, etc.

Entre los Derechos Políticos declaraba que los ciudadanos tenían el derecho a organizarse eh partidos políticos para participar de las actividades democráticas, aunque no se permitía la formación ni el funcionamiento de aquellos que tuvieren el propósito de destruir el régimen de gobierno democrático representativo. Los partidos políticos solamente podrían ser suspendidos o cancelados su personería jurídica en virtud a sentencia judicial. Prohibía la subordinación a organizaciones similares de otros países.

Entre las Garantías constitucionales estaban los recursos de Habeas Corpus (no sólo el de tipo reparador sino el preventivo), la de Amparo. La acción de inconstitucionalidad, que concede facultad a la Corte Suprema de Justicia, para declararla, sin perjuicio al que corresponde al Juez de 1a. Instancia los  casos de Amparo.

De los Poderes del Estado

El Poder Ejecutivo estaba ejercido por el Presidente de la República quien duraba en sus funciones cinco años, pudiendo ser reelegido por un período más. Estaba asistido por el Consejo de Estado.

El Poder Legislativo, compuesto por el Congreso Nacional, estaba integrado por la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados.

El Poder Judicial estaba presidido por la Corte Suprema de Justica, compuesta por cinco miembros, y los Tribunales y Juzgados de toda la República.

Evaluación crítica

Algunas normas relacionadas a los Poderes contenidas en la Carta Política de 1940 se mantuvieron, sobresaliendo la disolución del Congreso por decisión del Poder Ejecutivo. En cuanto a los aportes registrados figuran: el reconocimiento de los partidos políticos como órganos de participación popular, la ratificación del amparo constitucional, la incorporación más descriptiva de los derechos sociales y económicos, caracterizándola como una constitución social, la autonomía municipal,

NOTAS:

(1) OSCAR BARCENA ECHEVESTE. “La Revolución de 1947”, pág. 146, Edit. El Lector, 1983.

(2) SATURNINO FERREIRA PEREZ. “Proceso político del Paraguay”, pág.153, Edit. El Lector, 1986.

Anuncios

One Response to LA CONSTITUCION DE 1967

  1. Artemio Benitez dice:

    La Constitución del 67 fue la mejor de todas las cartas magnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: