VERGUENZA: CASTIGO DE LAS MULTINACIONALES A LOS PRODUCTORES PARAGUAYOS


Como decía Lincoln algunos se hacen ricos gracias al sudor ajeno. Los nuevos esclavistas se llaman hoy ONG o multinacionales. Y después no se extrañen que le pongan bombas en  edificios o envíen kamikazes contra embajadas. A estos señores amigos de lo ajeno deberán ponerle un bozal, de lo contrario, el sufrido pueblo norteamericano no podrá transitar tranquilo por el mundo. Es hora de poner fin a esta nueva forma de esclavitud. Por eso aparecen los Osama, Husein, Chávez, Castro  y otras yerbas. Los Estados Unidos deben poner fin a estos ambiciosos poderes que mataron a un presidente y a otro por serlo. Y ahora se sabe que Hoover fue Homosexual.

Asunción, 2 de agosto de 2013

Castigo de las multinacionales

disminuye en 55% el precio del maíz

El transporte internacional de granos y subproductos cuyo costo las multinacionales descuentan a los agricultores, disminuye en 55% el precio del maíz en comparación a su cotización internacional. Gran parte del área maicera trabajó en pérdidas este año a causa de este “castigo” que se sumó a los efectos de la baja cotización internacional y la baja calidad de la cosecha.

“Estamos vendiendo el maíz a 90 dólares la tonelada cuando el mercado de Chicago paga 196 a 200 dólares, entonces aquí hay un castigo que aplican de 100 a 120 dólares la tonelada que es más del 100% de lo que recibimos. Es bastante triste la situación porque encima les quieren beneficiar con la devolución del IVA agropecuario”, dijo Aurio Friguetto, presidente departamental de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP), filial Alto Paraná.

Este impuesto de generalización del IVA en el sector agropecuario está en estudio en la Cámara de Senadores con una tasa del 5%. Según la Unión de Gremios de la Producción, la Asociación Rural del Paraguay y el Ministerio de Hacienda, esta devolución selectiva generará una distorsión en el mercado de granos y beneficiará a cinco agroexportadoras de soja y maíz instaladas en Paraguay que en pocos años tendrán la capacidad de procesar el 60% de la soja producida en el país.

“Ellos ya tuvieron el incentivo fiscal de la ley 60/90, tienen créditos más blandos para todas las inversiones que hicieron. Es injusto que nosotros que trabajamos de sol a sol tengamos que pagar algo que realmente no se merecen”, señaló Friguetto.

“El día que la industria refine esa mercadería y salga en una botella con etiqueta que diga industria paraguaya para las góndolas de los supermercados, ahí creo que es viable que se vea un incentivo. Lo único que hacen es moler la soja, maíz y el trigo y lo envían para afuera”, añadió.

Explicó que el sector productivo insta a que el aporte se quede con el Estado paraguayo y no beneficie a un grupo de multinacionales. 

No alcanzarán rentabilidad con el IVA agropecuario

El IVA agropecuario del 5% va a desalentar la producción del maíz y el trigo porque no alcanzarán los niveles de rentabilidad, observó Ricardo Sosa, presidente departamental de la CAP, filial San Pedro.

“Absorbemos todo el IVA como consumidores finales y encima tenemos que pagar el 5% sobre los granos que vendemos. Va a ser difícil trabajar de esa manera, encima que la helada reventó todo lo que hay”, señaló Sosa.

Con los precios actuales del maíz que reciben los agricultores, necesitan cosechar en promedio 6.500 kilos de primera calidad por hectárea para salvar los costos, observó por su parte Hermes Aquino, presidente de la CAP, filial Caaguazú.

“Quiere decir que con el IVA, el maíz y el trigo mueren. Este año la mayoría cosechó maíz de segunda y tercera calidad y las heladas destruyeron casi el 50% del área sembrada en Caaguazú”, sentenció.


Helada destruyó el 50% del trigo en J. E. Estigarribia

El 50% del trigo sembrado fue afectado por las bajas temperaturas de la semana pasada en el distrito de J. Eulogio Estigarribia, departamento de Caaguazú. Los agricultores no esperaban semejante daño y dudan si conviene seguir cuidando de las áreas no afectadas. 

“Estamos evaluando si conviene gastar más o no. Realmente estamos bastante mal porque si es muy poco lo que se va a cosechar, ya no se animan a aplicar el último fungicida”, dijo Dionisio Hildebrand, miembro de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, filial Caaguazú.

La incertidumbre es mayor para los trigueros porque no tienen claro si se les va a aplicar el IVA Agropecuario sin devolución. En esta ciudad, también conocida como Campo 9, y sus alrededores se produce aproximadamente el 60% de la harina consumida en todo el país, destacó.

“En el momento de la siembra éramos muy optimistas todavía, aumentamos el área de siembra un 13%. Hoy estamos súper preocupados por el precio del trigo que está bajando y por el impuesto que no va a dejar margen de ganancia para sembrar este cultivo”, añadió Hildebrand.

Más al sur, en el departamento de Itapúa, los socios de la Cooperativa Colonias Unidas cosecharán 25.000.000 de kilos menos de trigo como efecto de las heladas que dañaron el 18% de la superficie sembrada, informó el encargado de asistencia técnica agrícola, Orlando Gallas.

“Si llueve podemos todavía recuperar la calidad de los granos. Todo es muy relativo, la cosecha empieza en setiembre”, dijo Gallas.

El consumo interno de los molinos paraguayos es de 400.000 toneladas de trigo por año, el resto de la producción nacional, que en los últimos años superó el millón de toneladas, se dirige a mercados del exterior, según estimaciones de Capeco. Cabe destacar que desde este año los molinos empezaron a exportar harina a Brasil.


Gobierno tropezará con inconvenientes

si distorsiona el mercado agropecuario

El sector cooperativo tiene la esperanza de que se tomen las mejores determinaciones en la reforma tributaria porque de lo contrario el gobierno tropezará con muchos inconvenientes, observó Eugenio Schöller, presidente de la Federación de Cooperativas de la Producción, Fecoprod. Alega que si se ejecuta la generalización del IVA Agropecuario, el impuesto del 5% debe contemplar la devolución a todos los eslabones por igual.

“Los pequeños productores van a dejar de plantar en las chacras que les generan un ingreso para alimentar y educar a sus hijos. Queremos trabajar y por qué no ponernos a disposición del gobierno para ayudar si así lo necesita. Yo creo que la Federación es una entidad muy fuerte que tiene ya 37 años de existencia. Hicimos mucho y podemos hacer mucho más”, dijo Eugenio Schöller.

El presidente de Fecoprod adelantó que el único cultivo que soportará el tributo a la exportación de granos de hasta el 10% o el IVA Agropecuario del 5% sería la soja y que la devolución selectiva del IVA para las industrias limitaría la producción de todos los demás productos agropecuarios.

“Cómo vamos a hacer más balanceados si no se produce suficiente maíz. Hoy en día el maíz está con un precio muy bajo, y si se aplica un impuesto del 5%, no van a cerrar los números, encima ni los costos se cubrieron esta zafra. Dudo mucho que al menos los grandes productores se animen a sembrar”, señaló. 

Scholler abogó por un sistema tributario que sea generalizado y a un porcentaje mínimo teniendo en cuenta porque la agricultura es una de las actividades de mayor riesgo.

“Van a recaudar más si aplican un impuesto sobre las ganancias, que le alcance a todo lo que se produce, no solo a la soja, al maíz, trigo y girasol como diferenciaron con el equivocado proyecto de impuesto a la exportación de granos”, subrayó.


Francia levanta prohibición de cultivar

maiz transgénico MON810 de Monsanto

PARÏS, Francia — El Consejo de Estado de Francia, su máxima jurisdicción administrativa, anuló este jueves la prohibición de cultivar en este país maíz transgénico MON810 de la empresa norteamericana Monsanto, aunque el gobierno ya advirtió que no ha dicho su última palabra.

La prohibición por el gobierno de cultivar este tipo de maíz en Francia ya había sido suspendida en 2011 por la justicia en ausencia de argumentos jurídicos, antes de que se decidiera una nueva moratoria en marzo de 2012.

Según se desprende «de la jurisprudencia de la Corte de Justicia de la Unión Europea», dicha medida «no puede ser tomada por un Estado miembro más que en caso de urgencia y en presencia de una situación susceptible de presentar un riesgo importante que ponga en peligro de forma manifiesta la salud humana, la salud animal o el medioambiente», indicó el comunicado del Consejo de Estado.

La decisión del Consejo de Estado es muy similar a la que ya tomó en 2011 cuando suspendió la prohibición de cultivar de 2008.

Después de conocerse esta decisión, por no ser conforme al derecho europeo, los ministros socialistas de Agricultura y de Ecología, Stéphane Le Foll y Philippe Martin, recordaron «el compromiso del gobierno (de) mantener la moratoria sobre el cultivo de semillas transgénicas».

Para los ministros tiene gran importancia la prevención «de los riesgos medioambientales y económicos para los otros cultivos y la apicultura» y «pidieron a sus servicios trabajar sobre nuevas pistas para crear un marco reglamentario adaptado». También prometieron una decisión «antes de las próximas siembras que tendrán lugar entre abril y junio de 2014».

Francia, al igual que otros países europeos (Austria, Hungría, Grecia, Rumania, Bulgaria, Luxemburgo) prohíbe desde 2008 el cultivo del MON810 en su territorio.

En la Unión Europea (UE), este maíz transgénico, el único autorizado, se cultiva especialmente en España y en Portugal.

Sin embargo, Francia importa productos genéticamente modificados para la alimentación animal o la industria agroalimentaria.

En 2011, tras una decisión de la Corte de Justicia europea, el Consejo de Estado francés ya levantó la suspensión del cultivo aplicada al MON810.

El entonces gobierno conservador reaccionó en marzo de 2012 promulgando un nuevo decreto que prohibía temporalmente el cultivo de ese maíz transgénico, y que ahora también está anulado.

Fractura entre pro y anti-OGM

Antes de conocerse el dictamen, Stéphane Le Foll ya declaró a la emisora de radio Europe 1 que «el Consejo de Estado no es el que decide, no es el que dice si se puede prohibir o no los transgénicos, sólo se apoya en la base jurídica para decir si es o no válida».

La decisión del Consejo de Estado reactivó la guerra entre los pro y anti-OGM en torno a un tema muy sensible en Francia.

El partido Europa Ecología Los Verdes (EELV, miembro de la coalición gubernamental) se mostró «consternado y escandalizado por esta decisión».

«Se produce menos de dos semanas después de que Monsanto haya anunciado que iba a retirar todas las peticiones de homologaciones (en curso) de nuevos cultivos transgénicos en la Unión Europea», indicó el partido ecologista.

Monsanto presentó media docena de peticiones de autorización de cultivo para otros transgénicos, principalmente semillas de maíz y soja, pero finalmente retiró estas demandas debido a la creciente oposición entre la opinión pública.

Actualmente, el maíz MON810 de Monsanto es el único transgénico cultivado en Europa. BASF renunció a cultivar en la UE su patata Amflora.

Frente a una victoria que amenaza con durar poco, los defensores de los transgénicos en Francia consideraron «deseable que se instaure un diálogo tranquilo sobre las tecnologías de progreso».

Fuente: AFP


La UGP siempre tuvo una posición firme,
clara y coherente sobre la política tributaria

La Unión de Gremios de la Producción y los voceros de los diferentes gremios que la componen han mantenido siempre una posición clara y coherente respecto a la política tributaria. Recogemos algunos de los comunicados y declaraciones emitidas en este año 2013 que muestra esa línea.

Nos parece interesante comenzar esta recopilación con una exposición de la FAO sobre la incidencia de los impuestos en la exportación de alimentos que fue publicada en este Boletín en 11 de enero de este año.

11 de enero de 2013

Impuesto a exportaciones puede provocar crisis alimentaria, según FAO

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) advirtió a las naciones productoras de alimentos que no apliquen restricciones a las exportaciones destinadas a proteger los mercados locales. Solicitó a los países en su “Guía para la acción normativa y programática a nivel país para afrontar el aumento de los precios de los alimentos”, publicada en enero del 2011, a que no tomen iniciativas sobre políticas que puedan parecer útiles a corto plazo, pero que tengan efectos perniciosos a largo plazo, o incluso agravar la situación hasta una crisis alimentaria.

«La FAO advierte fuertemente que no se tomen tales medidas, pues suelen provocar más incertidumbre y alteración en los mercados mundiales e impulsan los precios al alza aún más a nivel global, al tiempo que deprimen los precios domésticos y por lo tanto reducen los incentivos a producir más alimentos», dijo Richard China, entonces director de la División de Políticas y Apoyo al Desarrollo de Programas de la FAO, en un comunicado.

En los albores de un 2013 en el que anuncian que los precios de los granos se mantendrán elevados, “una mejor coordinación internacional está ayudando a evitar que los países apliquen prohibiciones a la exportación, lo que ha moderado su situación en comparación con la del 2008, cuando una serie de controles empeoraron la crisis alimentaria”, dijo el economista de la FAO Abdolreza Abbassian, en una entrevista concedida este jueves 10 de enero a la cadena Reuters.

La agencia alimentaria de NNUU observó que “si los países productores de excedentes alimentarios limitasen las exportaciones, el mercado mundial se reducirá y se volverá más inestable” y “se podría producir una nueva crisis alimentaria similar a la sufrida en 2007 y 2008”.

Por este motivo “no recomienda” la reducción, prohibición o gravamen a las exportaciones de productos básicos alimentarios estratégicos. Estos son los efectos principales (en el país) de los que habla la FAO:

• Las prohibiciones o restricciones a las exportaciones ayudan a mantener un tope en los precios internos y esto ayuda a los consumidores nacionales asegurándoles que los suministros de alimentos se queden en el país.

• Es probable que bajen los precios de los productores, lo que desincentiva un aumento de la producción, creándose así problemas a medio plazo. Los productores de las zonas fronterizas pueden ser los más perjudicados.

• Esta medida también incentiva la salida clandestina de alimentos y el soborno a funcionarios de las aduanas (p. ej., para obtener licencias de exportación).

11 de enero de 2013

“Habrá doble subsidio para las multinacionales con el gravamen”

Las multinacionales que empezarán a procesar granos desde este año en Paraguay serían subsidiadas de dos maneras en caso que se promulgue el proyecto de ley que grava hasta en 10% la exportación de maíz, trigo, soja y girasol en estado natural. Podrán fijar los precios a la baja para su conveniencia y retendrán el impuesto que descontarán a los agricultores, dijo Simona Cavazzutti, presidenta de la Central Nacional de Cooperativas UNICOOP.

“Los industriales quieren manejar los precios con este proyecto de ley para tener la oportunidad de comprar los granos a precios bajos, por eso es que la CAPPRO ha impulsado ese tipo de cosas. Van a ganar doblemente”, señaló Cavazzutti.

Remarcó que se trata de un impuesto absurdo que pagará el último eslabón de la cadena productiva. Al agricultor le van a comprar los granos como si fuera de exportación y le descontarán el 10% del valor en el despacho aduanero, no del valor de su venta en el silo, por lo que el porcentaje sería superior.

“Las multinacionales van a ganar doblemente, por un lado porque el impuesto se va a quedar con ellos porque no van a exportar todo lo que se produce, pero van a querer descontar del precio que pagan a los productores y después podrán manipular los precios para industrializar”, explicó.

Aclaró que el único país de la región y el mundo donde aplican un impuesto a la exportación de granos es Argentina, “y eso por razones políticas. Porque no se puede comparar con el impuesto de Brasil que retorna con beneficios como jubilación y gastos médicos pagados”.

15 de marzo de 2013

PRESIDENTE DE LA UGP

“Veremos qué hacen los diputados con un impuesto inaplicable”

“Si realmente queremos traer inversiones al Paraguay y los empleos que necesitan esos jóvenes que constituyen el bono demográfico, no podemos seguir siendo el país de las improvisaciones y menos aun en el sistema impositivo,” afirmó el Ing. Ramón Sánchez, presidente de la Unión de Gremios de la Producción.

El titular del gremio destacó que en diciembre del 2012 se “encontraron con una ley inaplicable que castiga a los productores cargando sobre ellos un impuesto del 10% que generará a las multinacionales que procesan soja una ganancia cercana a los U$ 300 y no más de U$ 180 millones al Estado. Fue aprobada por Senadores en diciembre de 2012 en una apresurada sesión convocada a mitad de las internas partidarias.”

Es la primera vez que se propone un impuesto tan insólito que pretende gravar las ventas y no las ganancias y, sobre todo, en el cual un grupo de empresas multinacionales recibirán más beneficios que el Estado. “Es insólito, poco serio,” dijo Sánchez.

12 de abril de 2013

La UGP promueve la aplicación del IRAGRO

La Unión de Gremios de la Producción (UGP) entiende que el tributo proveniente del sector agropecuario deberá fijarse sobre el 10% de las ganancias netas, como ocurre con el Impuesto a la Renta Personal (IRP) y el Impuesto a la Renta Comercial, Industrial o de Servicios (IRACIS), anunció el presidente del gremio, Ramón Sánchez.

Sostuvo que para ello promueven la creación del Impuesto a la Renta Agropecuaria, IRAGRO, que coincide con los criterios del Ministerio de Hacienda y cuyo anteproyecto de ley fue presentado al Parlamento la semana pasada.

“Permitirá transparentar las contribuciones que ya hace la producción agropecuaria. Consideramos que si realmente se quiere atraer inversiones al Paraguay y generar empleos a los jóvenes no podemos seguir siendo el país de la improvisación, menos aún en el sistema impositivo” destacó el presidente de la UGP.

Según el anteproyecto de ley, serán contribuyentes del IRAGRO aquellas personas que trabajan en pequeñas medianas y grandes fincas que obtengan ingresos superiores a 36 salarios mínimos, es decir, Gs 59.696.352 por año. Su periodo impositivo se adecuará a las labores agrícolas y ganaderas, que irá del primero de junio hasta el 31 de mayo del año siguiente. Es decir, no estará vinculado al ejercicio fiscal.

Respecto al proyecto de ley de gravamen a la exportación de granos que fue rechazado este miércoles por la Cámara de Diputados, Ramón Sánchez sostuvo que “modificar los impuestos al calor de la contienda electoral y sin un estudio de fondo y sin un diálogo con los sectores afectados solo puede generar un retroceso en el respeto que Paraguay está conquistando con seriedad y esfuerzo a la comunidad internacional”.

25 de mayo de 2013

Productores rechazan subsidio disfrazado de IVA a multinacionales

Miembros de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP) se oponen a que el Estado subsidie a las procesadoras de granos con la devolución selectiva del Impuesto al Valor Agregado (IVA), tal como lo solicito la Cappro a la Cámara de Diputados que en estos momentos estudia en particular el proyecto de ley del Impuesto a la Renta Agropecuaria, IRAGRO, ya aprobado en general y con consenso de todos los productores.

Los agricultores sostienen que el verdadero incentivo a la industria es costeado cada año por los mismos agricultores quienes entregan a un precio subsidiado sus granos de soja a causa del flete de $120 por tonelada que les descuentan los industriales.

Explicó que las multinacionales triplicaron en un año el descuento de la logística hasta puertos de reembarque sin presentar datos claros sobre los componentes de esos costos y como si fuera que el 100% de la producción granelera se exportara en estado natural.

“Ellas meten el grano en sus industrias y se quedan con ese premio en el bolsillo y ahora quieren ser las únicas que obtengan la devolución del IVA crédito, cosa que no es compatible que sea para ellos. Sí o sí nos descuentan Gs 500.000 por tonelada. No importa si le vendemos directo a las industrias”, indicó Lorenz.

“Quieren quedarse con el pan y la torta. Descartado definitivamente, y va a haber guerra. No van a conseguir ese importe y que se preparen para lo que viene. No se les va a tolerar que perjudiquen a quienes trabajan en el campo”, dijo Armin Lorenz, miembro de la CAP, filial Itapúa.

Casi el 50% de la producción sojera paraguaya de la zafra 2012/2013 será industrializada, según el informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, USDA por sus siglas en inglés. El mercado en Paraguay es manejado por multinacionales como ADM (Archer Daniels Midland), Bunge, Cargill, Louis Dreyfus Commodities y Noble.

“Qué industria no se va a forrar de plata en el país si el mismo dueño del grano tiene que pagar su procesamiento”, añadió.

Asunción, 11 de junio de 2013

COMUNICADO

La UGP apoya el Iragro y rechaza subsidios encubiertos

La Unión de Gremios de la Producción apoya la creación del Impuesto a la Renta del Agro (Iragro) con una tasa del 10%, porque considera que este tributo contribuirá a una mejor y más justa recaudación sobre las actividades agroproductivas.

Al cambiar la base impositiva, dejando de lado la superficie de tierra agrológicamente útil, y considerar la ganancia como objeto de tributación se transforma en un impuesto más justo ya que grava la ganancia obtenida y de esta forma hace que quien gana más tribute más.

Se trata de la primera revisión de la estructura impositiva desde la aprobación de la Ley de Adecuación Fiscal hace 9 años,  y un paso importante para el sistema de recaudación del Estado. Permitirá un incremento en el mismo de alrededor de doscientos millones de dólares (U$ 200 millones) y contribuirá a una mayor transparencia y justicia tributaria.

Esta ley, que cuenta con el apoyo de la amplia mayoría de los sectores agroproductivos, tiene sin embargo un aspecto que concentra el rechazo de los mismos y es el intento de subsidiar a través del IVA a los centros de acopio y las procesadoras instaladas por las multinacionales de granos.

Estas empresas ya reciben un subsidio a través de un perverso sistema de recaudación al que irónicamente llaman “premio”. Se trata de una rebaja en el precio que reciben los agricultores respecto a los valores de los granos establecidos en Chicago. La excusa para dicha reducción es el costo de la mediterraneidad, es decir, los gastos que asumen los grandes acopiadores para colocar los granos en puertos marítimos.

Las industrias instaladas actualmente en Paraguay están en condiciones de procesar el 60 % de la producción nacional de soja, es decir que esas empresas solo exportarían el 40 % de lo cosechado. A pesar de esta realidad, los agricultores sufren un descuento de logística por TODA la producción de soja, descuento que se transforma en un subsidio a la industria.

Hoy esos mismos sectores están buscando instalar en la nueva ley un subsidio similar a través del IVA. La Unión de Gremios de la Producción rechaza esta pretensión e insta a los parlamentarios a crear un impuesto transparente y justo como el Iragro, sin subsidios encubiertos.

28 de junio de 2013

IRAGRO tendrá más aportantes para
aumentar la recaudación del fisco

Con el proyecto de ley de creación del IRAGRO, se ampliará la cantidad de aportantes del sector agropecuario a 150.000 productores para que el fisco aumente sus recaudaciones en el orden de los US$ 250 millones en un año de alta producción, explicó Carlos Zapata, asesor tributario de FECOPROD.

“A partir de la reforma se sumarán unos 80.000 nuevos contribuyentes que no estaban inscriptos en el IMAGRO porque ahora todos los que vendan por año un importe igual o superior a 36 salarios mínimos (G 59 millones) van a tener que pagar sobre sus ganancias el 10%”, explicó.

El gravamen pasará a llamarse Impuesto a la Renta Agropecuaria, IRAGRO, y cuenta con media sanción de la cámara de diputados. Zapata sostuvo que se trata del régimen más universal en cuanto a liquidación de impuestos directos a la ganancia y que se equipara al IRACIS de la industria y el comercio.

“Lo que se va a lograr es una ampliación importante de la base tributaria. Estos 55.000 productores que no aportan sumados a los 80.000 que se inscribirán alcanzan a 135.000 nuevos contribuyentes. A modo de ejemplo, un ganadero que venda 24 novillos gordos al año ya tendrá que aportar sobre su ganancia el 10%. También un productor que venda 120 litros de leche al día, un agricultor que venda 38.000 kilos de soja al año, para lo cual necesita aproximadamente 15 hectáreas y un agricultor que venda 80.000 kilos de maíz, para lo cual necesita 25 hectáreas”, dijo el asesor tributario de la ARP.

28 de junio de 2013

Sector productivo pide ser tenido en
cuenta por los nuevos parlamentarios

“Esperamos que el nuevo equipo que asuma tenga el valor, como siempre hemos pedido, de llamarnos si se llega a tocar una ley que afecte al sector productivo. Tienen que escuchar nuestro punto de vista y confirmar qué se puede hacer. Ellos cuando pueden hacen leña de los productores y somos nosotros los que les pagamos el sueldo”, dijo Armin Lorenz, miembro de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, filial Itapúa.

Hizo estas declaraciones en vísperas del paso de mando en ambas cámaras. Destacó que los proyectos de ley que recibirá el gobierno entrante y más preocupan al sector son el del impuesto a la exportación de granos de soja, maíz, trigo y girasol en estado natural y el de la generalización del IVA a los productos agropecuarios con devolución del IVA crédito solo para las industrias.

“La CAPPRO es la que anda fuerte con todo este programa. Son las multinacionales que viven subsidiadas por los productores imponiendo un alto costo de flete y que ahora buscan otro subsidio del Estado. Son los que menos beneficios dejan para el país”, dijo Lorenz.

“No vamos a subsidiar a las multinacionales cuando hay otros sectores más desprotegidos como los productores que no tienen seguro médico ni jubilación”, añadió el productor de Itapúa.

5 de julio de 2013

COMUNICADO DE LA UGP

No al impuesto a la exportación
Si al IRAGRO, un impuesto justo

La Cámara de Diputados ha aprobado un impuesto, el IRAGRO, que constituye una verdadera revolución en el sistema tributario nacional. Incorporará alrededor de 150.000 contribuyentes y generará una recaudación estimada en US$ 250 millones, directamente provenientes de las ganancias de la producción agropecuaria. Su efecto formalizador se extenderá ampliamente ya que esos 150.000 nuevos contribuyentes tendrán que pedir facturas en todas sus compras. Generará una cadena que irá mucho más allá de  los 10.000 aportantes del IRP, será un impuesto más justo e igual para todos y muy sencillo de aplicar, sin engorrosos compromisos de devolución.

REVOLUCION TRIBUTARIA

Este impuesto que revolucionará la estructura tributaria del país, fue recibido con un balde de agua fría por las autoridades de Hacienda, debido a que los diputados no incluyeron en el mismo la aplicación de un IVA del 5% a los productos agropecuario en estado natural. Mientras se trataba dicho impuesto, operadores de las empresas multinacionales de granos abogaron por la inclusión de un IVA con devolución selectiva que los convertía en recaudadores privados y les garantizaba la recuperación de la inversión que hicieron en sus fábricas. Ante la dificultad que eso generaba en los productores, la Cámara de Diputados decidió no innovar y no incluyó dicho IVA subsidio, motivando el enojo del Ministro de Hacienda.

Este antecedente inserta un nuevo elemento en la consideración del impuesto a los granos por parte del Senado. Transforma a este impuesto en un mezquino elemento de negociación que deja de lado la seriedad con que se debe encarar una reforma  tributaria, o con la cual un país serio aborda estos temas.

NO AL IMPUESTO A LA EXPORTACION

Se trata de un impuesto inaplicable por sus complejas características. Es altamente perjudicial para la competitividad del Paraguay que, además de los costos de mediterraneidad, deberá superar esta carga adicional. Castiga especialmente a los pequeños y medianos productores que tienen menor capacidad para soportar  sobrecostos. Su aplicación ha destruido la producción de la Argentina, país que hoy está ante la posibilidad de importar  trigo para resolver problemas de abastecimiento.

EL IMPUESTO A LA EXPORTACION BENEFICIA A MULTINACIONALES Y CASTIGA AL PRODUCTOR.

Es un impuesto destinado a beneficiar a las multinacionales procesadoras de granos. Estas empresas descontarán un 10% a todo el grano que compren a los productores. Como tienen capacidad para procesar el 60% de la producción nacional solo abonarán al Estado el impuesto por el 40% del grano que se exporte al natural obteniendo un beneficio que este año puede llegar a U$ 300 millones. En esta perversa matemática, el Estado Paraguayo solo recaudaría U$ 180 millones. Se trata del primer impuesto en el mundo en el cual empresas privadas recaudarían más que el propio Estado.

La UGP confía en que la Cámara de Senadores pondrá los altos intereses del país por encima de mezquinas consideraciones oportunistas y, sobre todo, por encima de las pretensiones de empresas multinacionales que solo buscan subsidiar sus fábricas con el dinero de los productores paraguayos. Espera asimismo que se rechace este impuesto destructor de la producción y que luego, conjuntamente, se trabaje en el IRAGRO, una verdadera revolución tributaria que provocará un cambio radical en el sistema impositivo.

Asunción, 9 de julio de 2013

VOTACIÓN DEL SENADO

Un nuevo rumbo hacia la incoherencia y el predominio de la razón política

La Cámara de Senadores se ha ratificado en la aprobación del proyecto de ley que grava la exportación de soja, maíz, girasol y trigo en estado natural. Como lo ha manifestado en diversas ocasiones la Unión de Gremios de la Producción, se trata de un impuesto inaplicable, altamente perjudicial para la competitividad del Paraguay y que castiga especialmente a los pequeños y medianos productores en beneficio de las multinacionales acopiadoras y procesadoras de granos.

Estas empresas descontarán sobre el 100%  del grano que compren a los productores el 10% del precio de exportación  y solo abonarán al Estado el impuesto por el 40% del grano que se exporte en grano. Se trata del primer impuesto en el mundo por el cual unas pocas multinacionales recaudarían como si fueran el Estado.

Reconocemos, valoramos y felicitamos a los senadores que votaron en contra de este proyecto inaplicable y quienes, a pesar de las presiones, se abstuvieron.

La UGP considera que el nuevo rumbo que hoy se manifestó en la votación política de los senadores  apunta al fortalecimiento del poder y la injerencia de empresas multinacionales. Desde el punto de vista de la institucionalidad del país se está incurriendo en el criterio que tanto se cuestionó al Mercosur: colocar las razones políticas por encima de otros valores como la justicia, el derecho o la economía.

Ni los senadores que hoy se ratificaron, ni otras autoridades que han perdido el verdadero horizonte y cambiaron coherencia por subordinación a intereses mezquinos torcerán nuestra voluntad con maniobras extorsivas que retrotraen la política a tiempos que creíamos pasados.

A pesar de esta demostración de que muchos de los senadores  valoran los intereses de las multinacionales por encima de los intereses de todos los paraguayos, los miembros de la UGP seguiremos trabajando para hacer realidad el IRAGRO, un impuesto justo, formalizador, ya que incluirá a mas de 150.000 contribuyentes y recaudará mas de U$ 250 millones exclusivamente para el Estado.

Desde la ley de Adecuación Fiscal ha venido aumentando significativamente el ingreso del Estado; el año pasado, con la aprobación del IRP se nos dijo que se resolverían todos los problemas de inequidad, recientemente apoyamos una emisión de bonos soberanos y ahora nos dicen nuevamente que no alcanza la plata. Mientras no se mejore la calidad del gasto seguiremos en una espiral interminable de corrupción y mal manejo a la que ningún impuesto pondrá fin. No queremos que esta nueva recaudación se dilapide nuevamente  en un Estado que cada vez gasta más y da menos y peores servicios.

Es hora de trabajar  en paz por un Paraguay mejor.

11 de julio de 2013

Retención a las exportaciones no generará fuentes de trabajo

La retención a las exportaciones de granos no generará más fuentes de trabajo que las pocas que precisan para operar las industrias multinacionales. Lo más apropiado para “subir la escalera” del valor agregado a los granos es el fomento de las cadenas avícolas y porcinas, observó Agustín Konrad, presidente de la Cooperativa Colonias Unidas.

“A este país tenemos que sacar adelante con trabajo. Le digo a Cartes, los senadores y diputados que Colonias Unidas está en condiciones, profesionalmente, para hacer un frigorífico de cerdos que dará empleo a 40.000 personas para toda la vida y no como un empedrado que en seis meses termina y no hay más trabajo”, dijo.

Criticó la intención de los parlamentarios de equilibrar el presupuesto a costa de los productores.

Empezó con el pie izquierdo

“Lastimosamente antes de asumir a su cargo, el presidente electo Horacio Cartes está haciendo mal las cosas. Esperemos que recapacite y no siga en el error porque es de inteligentes corregir los errores y de necios persistir en los mismos”, expresó Héctor Cristaldo, presidente de la Coordinadora Agrícola del Paraguay.

Expuso que los productores estaban con la sensación de que la tranquilidad iba a continuar con el nuevo gobierno y que ahora sienten que va a continuar la persecución.

Remarcó que el mandatario entrante está al tanto de que el proyecto de ley ratificado el jueves en el Senado representa un golpe para los pequeños productores para beneficiar a las multinacionales.

“Entonces no entendemos por qué impulsa este impuesto. No es una buena señal para la gente del campo que está empezando a desconfiar de la capacidad de manejo del país, ni para el exterior donde queremos presentarnos como un país serio”, dijo.

Volvió a pedir que se busque un acuerdo a la hora de implementar reformas tributarias y que los cambios no se guíen por caprichos o por orden superior. Puso como ejemplo el proyecto de ley de Impuesto a la Renta Agropecuaria, IRAGRO, en el que se trabajó con el Ministerio de Hacienda y la Cámara de Diputados.

“Se pudo impulsar eso, es un impuesto que puede ser mejorado. Pero antes que ir con un impuesto en el que hay consenso y que puede ayudar a la formalización, ampliar la base tributaria y darle más ingresos al fisco, se está apostando a un impuesto que va a generar conflicto y va a golpear fuertemente a los productores”, destacó.

De implementarse el proyecto de ley, las multinacionales retendrán al productor el impuesto sobre el 100% de la soja adquirida. Sin embargo ellas procesan el 60% de los granos y exportan el 40% restante. Quiere decir que abonarán a Hacienda el impuesto sobre el 40% exportado en grano y se quedarán con el 60% restante.

Con una zafra como la que se tuvo este año, las industrias multinacionales podrán retener US$ 270.600.000, según el estudio económico de la Unión de Gremios de la Producción.

11 de julio de 2013

FECOPROD ratifica su rechazo al proyecto de ley

En abril pasado el sector productivo logró convencer con argumentos objetivos a los Diputados quienes con buen criterio rechazaron la iniciativa, por lo que el proyecto volvió a la Cámara de origen, donde se escuchó un discurso diferente de legisladores que en épocas electorales prometían rechazarlo.

Debe quedar claro que el sector productivo no se opone al pago de impuestos. Sin embargo la ley debe ser aplicada de manera justa y equitativa sobre las ganancias que los rubros agrícolas generan.

Por esta razón promovemos la aplicación del IRAGRO, que ya cuenta con sanción de la Cámara de Diputados. Estamos convencidos que este proyecto contribuirá a mejorar la capacidad contributiva del campo dentro de un esquema favorable para todos.

El proyecto de ley que crea el “Impuesto a la Exportación de Granos de Soja, Trigo, Maíz y Girasol en Estado Natural” es un atentado contra la esencia misma del campo amenazando con pulverizar a los pequeños y medianos productores que no tendrán la capacidad de responder a las imposiciones fiscales.

Esperamos que los nuevos congresistas y las autoridades que están a punto de asumir funciones tomen conciencia de los alcances catastróficos que puede tener este proyecto en un país eminentemente agrícola cuya economía descansa en los logros y fracasos de miles de hombres y mujeres que trabajan en el campo.

El impuesto que se pretende aplicar a los productos agrícolas en estado natural no solo afectará los ingresos de un gran número de productores primarios, sino también encarecerá los productos de primera necesidad y por ende al consumidor. El costo de este impuesto se trasladará directamente al productor y desmotivará la producción del trigo, el maíz, entre otros que se traducirá en menos harina nacional, menos leche, menos huevos y menos carne de cerdo. Ante esta menor oferta infaliblemente tendrá que subir el precio de los productos de la canasta familiar. No nos olvidemos que la soja, el maíz y el triguillo son alimentos básicos para la producción de los mencionados productos de consumo.

24 de julio de 2013

La UGP trabajó por el consenso y no traicionó acuerdos

La Unión de Gremios de la Producción es la representación de miles de productores agropecuarios de todas las escalas. El compromiso de la UGP con la gente que labra el porvenir de sus familias y la sociedad en que viven, la obliga a mantener  una conducta clara y coherente para ser confiable.

El ataque del que está siendo objeto la UGP por parte de ciertos sectores,  particularmente en relación al tratamiento del IRAGRO, exige una aclaración pública por respeto a los asociados.

La UGP ha trabajado, con la Cámara de Diputados y con el actual Ministro de Hacienda y su equipo, para elaborar juntos un impuesto verdaderamente revolucionario como el IRAGRO y la generalización del IVA, lográndose consensos plenos.

Ya durante el proceso de aprobación de la Ley, miembros de Cappro, gremio que agrupa a las multinacionales agroexportadoras y no forma parte de la UGP, han operado, por fuera del acuerdo. Su objetivo fue incluir en el proyecto del IRAGRO, un IVA del 5% a productos agrícolas y pecuarios en estado natural, con crédito fiscal solo para el exportador de productos procesados que reportaría a cinco multinacionales, una ganancia anual de aproximadamente U$ 125 millones, a costa del productor.

Cappro operando por fuera  del proyecto consensuado logra generar  dudas y alterarlo.

Esta es la cronología del proceso que muestra como se alteró lo acordado.

8 de abril: ACUERDO LOGRADO: Técnicos del Ministerio de Hacienda y UGP acuerdan proponer a los legisladores la generalización del IVA 5%, con retención de hasta 30%  y con crédito fiscal a productos exportados, tanto procesados como no procesados.

7 de mayo: La Cámara de Diputados aprueba en general la ley del IRAGRO  y posterga por 15 días el estudio en particular, debido a la existencia de una propuesta en disidencia que modificaba el Art. 88, que proponía la devolución selectiva del crédito fiscal, únicamente para el exportador de productos procesados.

11 de junio: Un día antes del tratamiento del IRAGRO, a Última Hora,  el Ministerio de Hacienda, remite un documento a la UGP con una exposición de motivos donde incorpora la propuesta de Cappro a favor de la  “Devolución selectiva de créditos tributarios”, contrariamente a lo acordado hasta el momento.

12 de junio: La UGP hace llegar al Ministro de Hacienda sus preocupaciones  con respecto a las modificaciones introducidas en la exposición de motivos acercada la tarde anterior pues la misma DISTORSIONA TODO y convierte al proyecto en una retención disfrazada de IVA. De igual manera, se solicitó su revisión al Ministro de Hacienda, recalcando que “este documento no refleja lo acordado” en el proceso trabajado a lo largo del año. El tratamiento de la ley se posterga hasta el 18 de junio.

18 de junio: La Cámara de Diputados aprueba el IRAGRO y ante la falta de consenso provocada por la propuesta de las multinacionales extranjeras, no incorpora el IVA a los productos agropecuarios.

La cronología demuestra que la UGP trabajó por el consenso y no por alterar  el acuerdo.

La UGP impulsó y apoya la creación del IRAGRO con la generalización del IVA, un impuesto sobre las ganancias que puede generar U$ 250 millones de ingresos legítimos y exclusivamente para el Estado.

La UGP exhorta a dejar de lado la confrontación, rescatar el consenso alcanzado el 8 de abril y trabajar en paz por un Paraguay mejor. El Poder Legislativo tiene la oportunidad de hacerlo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: