RESPUESTA DE LUIS ENRIQUE CHASE PLATE, PRESIDENTE DEL TRIBUNAL DE CONDUCTA DE LA ANR


DSCN0249 - copia

Asunción, 26 de julio de 2013

Querido amigo Osvaldo:

Te agradezco por el recuerdo de mi persona, que solo se debe a tu generosidad espiritual, al comentar la escena de Camilo José Cela como Diputado a las Cortes de España. El Premio Nobel de Literatura era realmente genial. Yo había leído, en mi época de estudiante, su obra «La Familia de Pascual Duarte»‘; entre otros de sus libros me impresiono «La Cruz de San Andrés»». Sobre Arturo Bray, recuerdo que en varias ocasiones conversamos sobre la vida y la obra literaria del famoso militar paraguayo, bravo jefe combatiente de la guerra del chaco.

Tengo en mi biblioteca, la primera edición del libro magnifico de Bray, titulado «‘SOLANO LOPEZ. Soldado de la Gloria y del Infortunio»‘, publicada en Buenos Aires en 1945, con una dedicatoria a mi padre que dice: «‘Al amigo Natalicio Chase Sosa recuerdo del autor. Arturo Bray. Buenos Aires, marzo 1946″‘. Por ese entonces, mi padre se refugió en Buenos Aires, después de un injusto confinamiento en un lugar inhóspito del Departamento de Itapuá, por su intensa actividad, con otros, en favor de una Convención Nacional Constituyente y la defensa de las libertades públicas.

Uno de los capítulos que mas me impacto de este libro de Bray fue la última escena, espantosa y triste, de la guerra contra la triple alianza, cuando comienza así: «‘calurosa y húmeda amaneció aquella jornada del 1 de marzo de 1870″‘. Y la emoción al leer esa última parte del libro que dice, como conclusión histórica, el insigne escritor Bray: «» Cerro Cora es principio y fin de muchas cosas grandes y pequeñas. Es el responso de la patria vieja y el bautizo de la nueva. Allí sepultadas quedaron muchas ilusiones y la vida se dio a otras, que siguen sin hacerse realidad. Pero ningún túmulo puede haber de más noble solemnidad que aquella tumba para siempre perdida en tan anchas soledades, donde descansa el Mariscal de nuestra historia, amortajado en el bronce de los recuerdos y como símbolo eterno de una gloria grande y de un infortunio inmenso»‘.

El final de esta página, lleva una nota de mi padre, a lápiz de papel. que dice :»‘Terminado de leer el 23 de abril/46″‘. Es decir, la lectura lo hizo en menos de un mes; se explica porque es un libro apasionante. Y, por supuesto, en sus horas de soledad lo había leído, estando en Buenos Aires.

Por supuesto que también me interesó «‘Hombres y Épocas del Paraguay»» y «‘La España del Brazo en Alto»». También Armas y Letras, que son el contenido de su memorias.

Pero no hay que olvidar que uno de los relatos más fascinantes sobre los últimos momentos del Mariscal Lopez en Cerro Cora, en el arroyo Aquidaban Nigui, es el de Efraím Cardozo, en el ultimo tomo de «»Hace Cien años»». Cardozo narra en una forma impresionante, los últimos instantes de esa batalla que no habría durado más de 10 minutos, de los 400 últimos paraguayos, inclusive mujeres y niños, frente a un poderoso ejército imperial brasileño al mando del General Antonio Correa da Cámara. Cardozo fue a la vez historiador y un escritor de ponderado estilo, muy difícil de hallar en este momento, en que ya no existe la prosa ni la elegancia literaria en los nuevos historiadores.

Yo creo que todo este episodio de Cerro Cora, debería servir no para abrir heridas del pasado historico, sino para establecer una relación de amistad, de entendimiento, de concordia, de cooperación y de solidaridad mutua con el noble pueblo brasileño, a quien Stefan Zweig le dedicó su último libro.

Pero quiero aprovechar aquí para expresarte lo que el Prof. don Salvador Villagra Maffiodo me relato, durante una de las largas platicas que manteníamos, frecuentemente, en la Universidad. Se trata del proceso al Mayor Arturo Bray en plena guerra del Chaco. Don Salvador fue Juez del Tercer Cuerpo del Ejército paraguayo en el Chaco; en tal carácter le toco ser Juez del caso Bray; Carlos Vasconsellos fue el Fiscal. Vasconsellos había pedido la pena de muerte pero Villagra Maffiodo dicto sentencia de absolución al Mayor Bray.

Me decía el Dr. Villagra que nunca le trataron de influenciar o presionar, el Presidente Eusebio Ayala ni el General Estigarribia. En sus Memorias Civiles y Militares Villagra Maffiodo narra este acontecimiento y dice textualmente: «‘De vuelta a mi intervención personal en la guerra, contaré que el señor Presidente de la República, llegado a comanchaco, una tarde me llamo aparte y me dijo: «‘Acaba de comunicarme el General Estigarribia que usted ha sido nombrado Juez de Sentencia del Tercer Cuerpo de Ejército. Ahí está el proceso al Mayor Arturo Bray, del cual, al llegar al estado de Sentencia, se desentienden los abogados, pidiendo permiso para ausentarse a la capital. Yo creo que como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas soy el padre de los jefes militares y debo cuidar el trato que se les de. Así es que le solicito que despache el proceso de una vez, bien entendido de que el pedido es de despacharlo simplemente, y no de una sentencia en un sentido u otro»‘.

Querido amigo Osvaldo: muchas gracias por tus palabras. Deseo que sigas como siempre, con la altura intelectual que te caracteriza, dirigiendo «‘EL COLORADO»‘, que es un faro para la enseñanza de los principios republicanos, asentados en la democracia y la libertad.

Cordialmente,
Luis Enrique

4 Responses to RESPUESTA DE LUIS ENRIQUE CHASE PLATE, PRESIDENTE DEL TRIBUNAL DE CONDUCTA DE LA ANR

  1. Olivia González de Petrini di Monforte dice:

    Mis saludos muy cordiales al Dr. Chase Plate, de quien guardo un recuerdo entrañable de infancia, puesto que su madre, la finada Doña Nena era muy amiga de mi madre Amelia Aguirre de González. Solíamos ir al arroyo de unos amigos en común, allá hacia Caacupé…y aprovecho para pedirle disculpas por haber sido una mitakuña-í akahatá tan terrible: mi diversión era salpicarl con agua a las damas que iban de ruleros al arroyo y cuanto más gritaban, ¡más agua les tiraba! Aclaro que mi madre no estaba cerca. Hoy en día, el Dr. Chase Plate es una de las personas que más respeto y admiro en cuestiones de diplomacia y relaciones internacionales.

  2. Dr. Bergonzi:
    Mi abuela a la que llamaban «‘la Nena»‘ nos llego a relatar muchas anecdotas de su vida. Sabiamos sus nietos que sus amistades eran de personas de gran calidad humana, como la Dra. Amelia Aguirre de Gonzalez, esposa del Coronel Antonio E. Gonzalez, ex Intendente Municipal de Asuncion y ex Embajador. Precisamente, hace unos dias comence a leer la historia de la guerra del chaco, escrita por el Coronel Gonzalez; es una obra monumental.

    Hace unos minutos hable por telefono con mi padre y le comente los cometarios tan amables de la Sra. Olivia. Me pidio que le exprese a la senora Olivia sus cordiales y afectuosos saludos, y recordo a la Dra. Aguirre como una gran exponente de la medicina paraguaya, y querida amiga de su madre.

    Mis saludos y estima especial a la Sra. Olivia Gonzalez de Petrini di Monforte.

  3. Olivia González de Petrini di Monforte dice:

    Gracias, Gabriel y ¡qué gusto saber que eres nieto de la inolvidable Nena Plate!

  4. Eduardo Manuel Ynsfrán Saldívar Estas seguro Rolo, porque si lo pone a De Vargas en el Ministerio del Interior, entonces no cuenta conmigo, EMPEZAREMOS LA LUCHA PARA REIVINDICAR AL PARTIDO COLORADO. EL PARTIDO COLORADO DEBE SER GOBIERNO DE COLORADOS, ESTOY PODRIDO DE LAS SUPUESTAS SELECCIONES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: