Celos que son más peligrosos que el Club Libertad


Por Gonzalo Quintana

Mi reunión me produjo sentimientos encontrados, me alegraba que gente tan buena, tan honesta, con tantos valores que identificaron la ética liberal estén tan deseosos de actuar pero me daba cierta pena por ver tanta desorientación( conocida y repetida, hace décadas que andan así) con relación al partido de sus amores. Es emocionante ver el sentido de pertenencia que tienen, la ganas de recuperar el prestigio de sus partidos pero les cuesta aplicar la receta, desde mi punto de vista.
Hay situaciones en que la cuestión ya no es de análisis, conocimiento, inteligencia si no que de coraje puro. Animarse a provocar la crisis para evitar seguir dando vuelta en redondo.
Yo tengo preparado para Uds.. una serie de reflexiones sobre posibles escenarios políticos a partir de los resultados que arrojaron las elecciones del 21 ppdo. Sin embargo, no estoy seguro que sea oportuno tomando en consideración que hay sectores muy sensibles por un lado y por otro que todavía no encuentro datos suficientes para determinar hacia a donde nos conduce el nuevo rumbo.
Veo cosas muy alentadoras pero al mismo tiempo algunos datos preocupantes. Pero, como digo, es todavía muy, demasiado, temprano para trazar la trayectoria.
Por ahora tengo la esperanza fundada que el Presidente pueda presidir un Gobierno en el marco de razonables realizaciones de sus promesas electorales. Pero, por razones incuestionables, por probadas, siempre se necesita de una oposición democrática fuerte.
Anoche le dije a mis ex correligionarios que la única forma de recuperar al PLRA era poniéndolo al servicio de la patria superando su condición de instrumento de una dirigencia inescrupulosa que no piensa más que en sus intereses egoísta.
Les dije que el nuevo Gobierno, el futuro Presidente, la ANR y la Democracia necesitaban de una oposición fuerte y seria. Que si el PLRA no se recuperaba de esta profunda crisis que no es meramente electoral; es fundamentalmente política y ética, la oposición y la competencia por el poder lo lideraría la izquierda que tiene entre sus componentes a elementos que desprecian la democracia tal cuál nosotros la concebimos y aspiramos. Sobre esto hablaremos en los próximos días.

2 Responses to Celos que son más peligrosos que el Club Libertad

  1. Antonio dice:

    Gonzalo Quintana:
    En un viejo libro del año 1946 de la biblioteca de su correligionario el Dr. Carlos R. Centurión, encontré estas líneas que le transcribo. Probablemente en este tipo de lectura el mismo buscaba orientarse.
    Quiera, lo ayuden a encontrar la orientación necesaria.

    EL FUNDAMENTO DEL IDEAL
    Existe un equilibrio cósmico, dentro del cual el género humano es quizá la más deleznable de las fuerzas en eterno movimiento. Sin embargo, por pertenecer a él, los hombres nos atribuimos preeminencias sólo sustentadas por nuestra propia vanidad.
    Así, cual pretendemos el dominio de la materia cuyo alcance está en el campo de nuestro genio, con igual audacia procuramos dirigir a nuestro antojo los infinitos secretos de la vida, estructurando en las sombras de lo ignoto el destino de seres y cosas. Con tal osadía hemos querido concretar los sueños, poner leyes a la esperanza y dar forma de realidad al ideal.
    Pero, ¿qué es el ideal? Es la meta inalcanzable de la divinidad estimulando eternamente los nobles esfuerzos de la vida. Blanca luz que señala, en la noche de los tiempos, el camino de los hombres en el perenne andar de su existencia. Visión estimulante de todo lo grande y de todo lo bueno de que es capaz el corazón humano. Y en él, cual expresión suprema, Dios, símbolo altísimo y sumo de lo perfecto.
    Tercamente hemos extraviado el camino del ideal en procura del inmediato beneficio materialista. Envanecidos por las conquistas del conocimiento, despreciamos lo abstracto del ensueño sin precio ni mercado. Después de dominar todas las fuerzas patentes de la naturaleza, en el florecimiento de la civilización más completa alcanzada por el hombre, podemos comprobar hasta dónde la prosperidad material está distanciada del progreso moral de la humanidad.
    La visión de la riqueza encegueció a los hombres desatando sus perversos instintos hasta quebrar el equilibrio de la razón, de la justicia y del amor. Era el peso de lo malo rompiendo la armonía universal. El pro domo sua del discurso de Cicerón.
    ¿Sabemos que es lo malo? Es la sangre de los crímenes, el botín del saqueo, el sufrimiento, el dolor, la mentira, el dominio, las preeminencias del hombre sobre el hombre, la esclavitud, el hambre, el engaño, la miseria. Lo malo es todo lo que priva de la saludable alegría de vivir y pone dureza en el gesto y llanto en los ojos de los seres. Y lo malo tiene un solo precio que la humanidad no puede eludir en forma alguna; es el que paga con igual moneda de sangre, de dolor y de lágrimas. Jamás dejó de abonar esta deuda de sus errores.
    Cruzamos un momento de la Historia del Mundo, donde los hombres volverán a pagar sus faltas para que el equilibrio vuelva a ajustarse al fiel de la balanza. Pero, si ésa es la ley y a ella llegamos acumulando culpas; si hemos extendido el dolor y la injusticia para conservar a su vera falsos principios de un origen acomodaticio y de una moral no menos falsa, aun tenemos que acusarnos de un delito mayor. Es el crimen que significa realizarlo a sabiendas; el enorme agravante ilevantable de lo premeditado, verificando hasta dónde es cierto que debajo de cada epidermis social late la barbarie.
    Con plena conciencia se ha especulado con palabras de torcido sentido, hasta que éste cobrara forma intocable en un proceso de rutinaria conformación mental. A través de virtudes inexistentes y a pesar del racional convencimiento adverso, aceptamos tradiciones estáticas en manifiesta negación con la vida. Según Condorcet,el hábito tiene, desgraciadamente, el funesto poder de familiarizar la débil razón humana con aquello que debiera serle odioso. Por ello, quizá nos falto valor para gritar la verdad a pleno pulmón, aunque, como a Galileo, otra Inquisición, instituyéndose en tribunal de la felicidad humana, nos amenazara con la hoguera.
    Sin embargo, tal como la Tierra se movía, no menos exacto es que la Creación universal se funda en la verdad. La mentira como el error – que es su forma inconsciente – no existe en la vida de los seres orgánicos ni inorgánicos, ni en ningún lugar del campo denominado de las ciencias naturales. La mentira y el error son vocablos para el uso exclusivo de los hombre (no sé si otros seres de la fauna animal, usufructúan esas seudo convencionales palabras).
    Con todo, su presencia ha sido descollante en la Historia de la Humanidad, y así hemos llegado a la etapa actual, donde, al decir de Hostos, el “hombre se hace más malo cuanto más conoce el mal, o se hace menos bueno cuanto más conoce el bien, o se hace más indiferente al bien cuanto mejor sabe que el destino final de los seres de razón consciente, es practicar el bien para armonizar los medios con los fines de la vida”.
    En todas las época, los grupos dirigentes han aprovechado su situación de privilegio para aumentar sus ventajas de todo orden y afirmar su permanencia en el poder. Y se han servido de la mentira como argumento político en la mayoría de los casos. Conocida es la lucha del absolutismo contra la educación de las masas. Cuando este sistema fue prácticamente inaplicable, hicieron decididas campañas a favor de ciertos slogans que removieran recelos ancestrales ya absurdos, o se batiera el parche del nacionalismo y el patrioterismo.
    Tras las escondidas ficciones de la dignidad de la patria, de la soberanía de la Nación o de las necesidades económicas de los pueblos siempre explotados, siguieron lucrando los mismos grupos de los poderosos, de los usufructuarios de la fuerza, ya sea ésta representación del capital o del militarismo, que ambas siempre han marchado de la mano. No hay ejércitos sin dinero, ni hay capitalismo que no se apoye en la fuerza armada para obtener el sometimiento y sus mayores éxitos.
    El hecho logró tal perversión de la verdad, que se llegó a conquistar especiosamente a los pueblos, haciéndolos solidarios de una lucha económica en que se beneficiaban exclusivamente los grupos dirigentes. Los hombres incitados perversamente por mentiras adecuadas, sólo obtenían al fin una medalla al valor o una cruz en la larga fila de tumbas jalonando los campos de batalla.
    Dije que nos falta valor y esto sigue avergonzándolos. Fue y es un acto de cobardía no gritar la verdad, para redimirnos del oprobio que mancha una civilización tan brillante por fuera y tan bárbara íntimamente.
    Esta páginas a mis hermanos de América, están inspiradas en ese necesario valor de gritar la verdad. Verdad que surge de la sangre y de la muerte; del hambre y de la desolación; del dolor y de las angustias de los hombres.
    Y va a los hombres, para que ellos mediten hondamente sobre el destino futuro de los hombres que vendrán. De nuestros hijos.

  2. Odòn Frutos dice:

    Apreciado amigo Gonzalo:

    Nosotros tenemos la formula y la ponemos a disposicion de los buenos ciudadanos, adheridos al PLRA, cual es tu caso.
    Recorran el sendero que caminaramos para volver a la palestra.

    Limpien sus padrones, expulsen a aquellos que sabemos tienen mas de una afiliacion, realicen internas transparentes y alejense de quienes portan sempiternamente el cartel de “Se Alquila” en sus conciencias.

    Queremos que el PLRA se fortalezca.
    Que estèn ahì para evitar la poca divertida gimnasia de boxear ante un espejo. Para que opinen y exigan una buena accion de gobierno y, a mediano plazo, para formar una alianza de gran envergadura destinada a obliterar las acciones de los zurditos de zarzuela que hasta ocupan bancas en el Congreos y pontifican con la petulancia clàsica del imbècil estestructural

    Fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: