UNA MUERTE REPENTINA MUY LLORADA (DEL LIBRO 2º DE CABALLERO RECIEN TERMINADO)


Extraido del libro SEGUNDO de nuestro director,  BERNARDINO CABALLERO, EL AUTENTICO, EL POLÍTICO Y EL ESTADISTA, recién terminado y en proceso de corrección de galera para su publicación en el año en curso en  ARTES GRÁFICAS COMUNEROS.

Pero vayamos a los hechos. El general Bernardino Caballero con sus jóvenes colaboradores, particularmente, Eugenio A. Garay y los hermanos Romero Pereira, dirige el operativo para enfrentar principalmente a Schearer pues por esa época Jara ya estaba semi acabado y podía ser batido por cuerda separada. Su plan marchaba a las mil maravillas cuando de pronto, el hombre propone y Dios dispone. El líder, el jefe amado y respetado, el héroe de 1864 a 1870 es tocado por la parca y tras una breve agonía fallece el 26 de febrero de 1912 para sorpresa de sus jóvenes colaboradores. El viejo titán de pronto desfallece cuando sus agentes iban y venían con órdenes y contraordenes. Su hermana Basilia lo acuesta en la cama y ahí le cuenta a Oleary cómo el Mariscal le ayudo a salvar sus pocos bienes y la angustia de ella de no saber nada de su hermano, enviado a conseguir ganado en el norte del río Apa. En tanto el entusiasmo en Asunción es grande pues el viejo titán volverá a conducir el Paraguay por el camino del progreso y el orden. La noticia de su salud solo lo saben sus allegados y su familia. En tanto aquellos que en un momento dado se pasaron a filas liberales regresan con renovado fervor y entusiasmo para ponerse a las órdenes de su general como siempre sucede en la política ayer, hoy y siempre. A caballero se le presentaba la oportunidad tan esperada de batir al enemigo por cuerdas separadas y con el tiempo suficiente para batir a la otra facción una vez liquidada cuentas con la primera que marchaba por el norte a inmensas distancias de las tropas de Jara. Pero su repentina muerte tira al suelo las ilusiones de una nueva camada de jóvenes colorados que quedan a pie firme con su jefe pero que al mismo tiempo observan el desbande de los oportunistas, entre ellos un hijo de Caballero y todos los de  Escobar así como Albino Jara, hijo de Zacarías Jara. Pero tanto era el prestigio del ilustre fallecido que Asunción se vacía el día siguiente. Los interminables discursos en el cementerio de la recoleta se suceden, entre propios y extraños, incluso el enemigo extranjero de ayer le rinde  tributo, un caso único en la historia política del Paraguay y tan diferente del jefe liberal legionario Benigno Ferreira cuyo sepelio en 1920 casi pasará desapercibido ocho años más tarde. La muerte del Centauro resultó la peor tragedia de la ANR. Su líder, su notable conductor que, con su fino olfato de felino estaba llevando los trebejos a una victoria segura, dejaba la cancha libre a sus adversarios quienes al escuchar su solo nombre sentían un escozor. Más aun en estos momentos en que su popularidad llegaba a las nubes. Los liberales habían probado ser unos mezquinos que se peleaban entre sí como perros y gatos y que cambiaron 9 presidentes en tan solo 7 años. Solo el general de las 100 batallas 1864 – 1870 podría volver a poner orden en el Paraguay. Por su parte, las fuerzas liberales, cuando no, se hallaban divididas y los cívicos desaparecidos del escenario. En tanto los radicales por el norte no se animaban a avanzar sabedores que al frente tenían al héroe legendario y respetado por propios y extraños, el Centauro de Ybycui, así más tarde llamado por su joven amigo Juan Emilio O´Leary en su primera biografía (1914). En vida siempre rechazó tal pretensión ante la desazón del escritor. El general, como lo llamaba el pueblo, después de un largo letargo en el exilio luego de la muerte de su sobrino facundo (1902) y de su entrañable amigo el coronel Juan Crisóstomo Centurión (1907) había recibido la inyección, la sabia de la nueva juventud colorada personificada en Cayo, Emilio y Tomás Romero Pereira, Fulgencio Ricardo Moreno, Ricardo Brugada, Gregorio Morales, Antolín Irala e Ignacio A. Pane, entre tantos otros, al que se suma el ya nombrado O´Leary. Lo hicieron revivir por un momento a lo cual siempre se sumaba su febril entusiasmo por el rojo pendón y el Partido Nacional como el siempre llamó a la ANR. Por entonces, 72 años era una eternidad en un país con un promedio de vida que no trepaba siquiera a los 45 años y la medicina se hallaba a años luz de lo que es en la actualidad. Así, en el mejor momento de la vida política del Partido Colorado luego de su caída en 1904, sufre su conductor el llamado de la parca. Por entonces ya no podía contar con su otro entrañable amigo el general Patricio Escobar quizá con más achaques que él y que le seguirá a la eternidad con un mes y días de distancia entre una y otra muerte. Es posible que Bernardino Caballero en esos azarosos días le haya exigido por demás a su naturaleza bien sufrida. Tantas batallas pasadas contra un enemigo extranjero de funesta memoria a la vez que patriadas locales sin contar con la responsabilidad que implicaba la conducción de un gran partido político fundado por él  a lo que  el ejercicio de la presidencia de la república durante 6 años, tenían que necesariamente haber hecho mella en él. Aquel 26 de febrero de 1912 se apaga la llama, se apaga la principal antorcha de la patria vieja ante el desconsolados sollozos de sus compatriotas y de los extranjeros residentes en el País, principalmente alemanes e italianos, cuyos descendientes se alinearán en las filas del partido colorado.

2 Responses to UNA MUERTE REPENTINA MUY LLORADA (DEL LIBRO 2º DE CABALLERO RECIEN TERMINADO)

  1. Artemio Santacruz dice:

    Donde se vende?

  2. osvaldobergonzi dice:

    Artemio: Se le están haciendo correcciones de galera que suelen durar. Y las elecciones ya se aproximan. De manera que supongo que para junio o julio se lanzará para la venta. El libro primero está agotado y solo tiene algunos ejemplares El Lector. Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: