!VERGUENZA NACIONAL!: Y un día amaneció sin casa


  Casi diez años de lucha en tribunales lleva Antolín Fernández, a quien un día le remataron su casa, por un caso de homonimia. Desde ahí se inició una larga y agotadora lucha en la Justicia para que le repongan su vivienda y que todavía no llegó a su fin. ABC Color del domingo 25 de noviembre de 2012

Un día don Antolín Fernández (76), sentado en el patio de su casa recibió la noticia de que su casa fue rematada y ya había sido vendida a otra persona.

¿Cómo se dio eso? Fue la pregunta desesperada de un albañil quien ya casi retirado, quería pasar sus años tranquilo en la casa por la que toda su vida luchó.

El caso se inició en el 2000 cuando Antolín Ramón Fernández Flores con C.I 624.422 realizó un préstamo de la empresa Rodantes SA, de 4 millones de guaraníes. Sin embargo solo la mitad de la deuda se pagó.

Como Fernández Flores, no pagó más la deuda, fue demandado. Pero, acá es cuando se dio una situación poco clara hasta hoy. La justicia remató la casa de Antolín Fernández y no la casa de Antolín Ramón Fernández Flores, en un caso de homonimia.

Pero, lo raro del caso fue que nunca el señor Antolín Fernández, fue notificado de la demanda, tampoco se le hizo saber que su casa fue embargada y mucho menos que le remataron la vivienda ubicada en Teniente Fariña casi Incas, de Asunción.

“A mi nunca se me hizo saber que estaba siendo demandado. Jamás me llegó una notificación, solo recibí la noticia cuando mi casa ya fue vendida” explicó don Antolín.

Batalla judicial

La maquinaria judicial se movió con total ligereza, para apropiarse de la casa de un hombre que no cometió ninguna falta.

“Hablé con el Antolín Fernández Flores, quien reconoció su deuda con la empresa Rodantes SA, hable con todos, pero mi casa ya no era mía. A partir de ahí, promoví una acción para anular el remate y si bien ya gané en primera y segunda instancia, el caso está ahora en la Corte, donde espero también ganar y que me devuelvan lo que me pertenece” señaló don Antolín.

Diez años de su vida este humilde trabajador tuvo que desperdiciar por los pasillos de tribunales en busca de justicia, una vez que se vio lesionado en sus bienes.

Hace casi dos meses que los ministros César Garay (preopinante ) Raúl Tores Kirmser y Miguel Óscar Bajac, tienen el caso en cuestión, para resolver.

“Yo no tengo deudas, no cometí delito alguno, soy una persona de edad avanzada, mi esposa falleció en febrero, estoy solo y quiero que se me devuelva lo que es mío. Son 10 años de batallar y creo que se me tiene que restituir lo que se me sacó de forma indebida” dijo en tono cansino, pero con la seguridad de que esta guerra la va a terminar ganando, don Antolín Fernández.

Nota: Cuando en un país suceden esta clase de cosas la justicia es un mito. Y aquellos sesudos y sabios  juristas del derecho merecen ser escrachados por tolerar manejarse en un ambiente de esta clase. Un sexagenario se convierte en septuagenario y ya está por ser octogenario y aun no puede sentirse dueño de su propia casa labrada con  esfuerzo y sudor. Algunos nos  dicen que ello constituye nuestra herencia española basados en los casos del archivo nacional, entre ellos,  la demanda por filiación natural caratulada:”Morales contra Izquierdo S/ reconocimiento de filiación natural”. Duración: 72 años. La demanda se inicia con la criatura por nacer en el vientre de su madre. Nace varón. Más tarde litiga bajo el cuidado de un tutor y seguidamente por derecho propio siendo ya un hombre. Poco después de cumplir la mayoría de edad se casa y tiene dos hijas. Gana el caso en primera instancia. La contraparte apela. Se sacan compulsas y se deriva el caso a la Audiencia de Charcas, es decir, la cámara de apelación de entonces. En esta instancia el demandante pierde y apela. Se envían los autos al Consejo de Indias. Luego de varios años viene el fallo con el sello real dándole lo suyo al demandante como reza el aforismo romano  IUS SUM QUIQUE TRIBUERE (dar a cada uno lo suyo). La notificación de la victoria la reciben sus dos hijas casadas pues el demandante había fallecido dos años antes, a los 70 años de edad, y enterrado en  EL MANGRULLO, hoy Parque Carlos Antonio López. Y posiblemente sus huesos permanezcan allí hasta hoy dado que durante la presidencia de DON CARLOS  fue inaugurado el Cementerio de la Recoleta como reza la fecha (1845) en el frontispicio de la iglesia construida al efecto, siendo de los primeros feligreses el mismísimo general José Gervasio Artigas recién llegado de San Isidro Labrador, Villa de Curuguaty acompañado del hijo menor del  presidente del Paraguay, Benigno López. Suponemos esto debido a que los retiros de osamentas se hicieron muy desordenadamente conforme a nuestras informaciones. (INVESTIGACIÓN GENEALÓGICA DE NUESTRO DIRECTOR PARA UNO DE LOS DESCENDIENTES DEL DEMANDANTE)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: