DEFICIT FISCAL MÁS DEUDA PÚBLICA LLEVAN A UN MISMO DESTINO: A LA INFLACIÓN


Por Gerardo Meza C.

El Gobierno de turno (incluido legisladores de todos los colores) acaba de empujar al abismo al Estado paraguayo con el presupuesto de gastos del 2013, vaivén de la cultura política criolla que conduce de la mano a la deuda pública y al déficit fiscal a la inflación, mal a que nos arrastran los gobernantes de turno y que constituye la  causa principal de nuestro subdesarrollo. La deuda pública, aparece justamente en el momento en que se presenta el déficit fiscal, es decir, cuando los gastos del estado superan a sus ingresos.

Al pedido de la ciudadanía y al clamor del sector privado, los Gobernantes de turno hicieron caso omiso convirtiendo en un verdadero carnaval de cifras con dinero que no existe. Se estima que el agujero que tiene el Presupuesto General de Gastos Públicos es de US$ 1.174 millones. Un breve repaso de lo resuelto por la Cámara Baja puede ayudar a tener una pálida idea de la manera irresponsable con que fue abordado este asunto de enorme importancia, no solo para el funcionamiento normal del sector público, sino también para la estabilidad del conjunto de la economía.

El Ministro de Hacienda Manuel Ferreira Brusqueti, a través de la ADENDA(ampliación presupuestaria), entre otras cosas, pidió para que se otorgue 30 millones de dólares para la Presidencia de la República, para crear cargos y otros beneficios(gastos rígidos); 105.000 millones más para la Corte Suprema de Justicia; 285.000 millones de guaraníes más para Salud Pública; 215.000 millones de guaraníes más para el Ministerio de Educación (para pago de salarios y creación de nuevos cargos). A estos incrementos hay que agregarle algunos gastos, en verdad irritantes, la auto asignación de los diputados por 58.000 millones de guaraníes( 13 millones de dólares), para estacionamiento, biblioteca y calafateo de la caja de jubilaciones y pensiones de los Congresistas.

En medio del despilfarro, la clase política encontró tiempo para beneficiarse a ellos mismos con jugosas ampliaciones. Para los legisladores de todos los partidos, no tiene la menor trascendencia que el presupuesto se infle hasta límites imposibles. La fidelidad de la clientela política y de la burocracia estatal a pocos meses de las elecciones generales es lo importante. Tanto la Comisión Económica para América Latina (Cepal) como el Fondo Monetario Internacional (FMI) habían lanzado advertencias ante el peligro de un creciente déficit fiscal estimulado por un exacerbado electoralismo y recomendaban subir sus ingresos tributarios para sostener tasas aceptables de crecimiento económico y, especialmente, para realizar inversiones cruciales en infraestructura. Nuestra clase política, no tiene por costumbre, tomar muy en serio tales recomendaciones.

Nadie en el Poder Ejecutivo – y menos aún en el Poder Legislativo – tiene una idea precisa de cómo se financiará un presupuesto tan sobredimensionado, totalmente ajeno a la realidad de los ingresos fiscales. Un escenario deficitario podría traer una abrupta desaceleración económica con efectos desastrosos en el futuro próximo, golpeando un factor clave en el Paraguay de los últimos años: la estabilidad de los indicadores macroeconómicos. La clase política nacional debería reflexionar más seriamente respecto de este importante tema que repercutirá desfavorablemente al gobierno elector el 21 de abril de 2013.

Gastar más de lo que se recauda no solo empuja al endeudamiento ante la ineludible necesidad de cubrir las obligaciones contraídas y los gastos fijos, sino también es un elemento que desalienta la inversión y la atracción de capitales. Paraguay no registraba déficit fiscales desde el 2003, cuando comenzó a aplicar acciones y planes sostenidos en el tiempo para consolidar las finanzas públicas. Antes de las discusiones en torno al presupuesto público, los cálculos de consultoras y bancos apuntaban que el déficit fiscal en el presente año no bajaría del 2% y la mayoría coincide en que si llega a 4% la situación podría salirse de control.

Con un manejo tan poco serio de un tema crucial están llevando al Estado a la disyuntiva de incumplir sus obligaciones o iniciar una espiral de endeudamiento, con los Bonos Soberanos del estado –o algo peor, la emisión inorgánica de moneda – y colocar a la sociedad paraguaya en niveles de desigualdad e indignación con consecuencias imprevisibles. Principio del formulario

Las familias paraguayas corren el riesgo “visitas menos placenteras” cuando hagan sus compras en un supermercado en el 2013. El Presupuesto General de la Nación (PGN), al contar con un “agujero” de 1.270 millones de dólares y generar déficit fiscal (más gastos que ingresos) por segundo año consecutivo, corre riesgo de desembocar en una suba de precios de la canasta básica (inflación) Este fenómeno se relaciona con el incremento de la demanda de productos y servicios que se presenta cuando se inyectan más recursos a través de gastos corrientes del Estado. Cuando se tiene un mayor estímulo de la demanda agregada, que viene vía gastos corrientes, hay dos efectos: suben las importaciones, pues no todos los bienes que consumimos los producimos en el país, y se presionan los precios internos; este es el mayor riesgos para la ciudadanía.

Cuando la economía entra en recesión, como en el presente año en que el Producto Interno Bruto disminuye por factores climáticos y por la aftosa, no está mal que el fisco gaste porque el sector privado tiene un bajón muy fuerte. Pero tener déficit continuamente no es bueno, para el 2014 deberíamos estar ya equilibrando el Presupuesto; lo ideal es gastar el dinero en inversiones porque genera riqueza hacia el futuro”.
La ciudadanía toda, que desde el año pasado ven con preocupación las cuentas fiscales del país, ya que hubo un crecimiento desmesurado de los gastos rígidos que está ocasionando un déficit en el 2012 y que se repetirá en el 2013. “Esto se va a dar aunque (el Presupuesto) salga ordenado del Parlamento; si se produce algún descontrol por el año electoral, el déficit puede ser muy alto”, y se retroalimentan con la deuda pública; y corren juntos hacia la inflación.
“Lo más importante que tiene un país en lo económico es su presupuesto, porque ahí está plasmado cómo el país se pone de acuerdo para recaudar y gastar”.

El proyecto de PGN 2013 incluyó recientemente expansión de gratificaciones y bonificaciones y otros beneficios, para instituciones como la Corte Suprema de Justicia y la Justicia Electoral, Ministerio de Educación, Ministerio de Salud y para las Fuerzas públicas entre otras.

Los Gobernantes de turno y el desafío de limitar la codicia y la ruleta financiera (Bonos Soberanos), están viendo como una piñata, para golpear y llevar la mayor cantidad de caramelos; los nuevos sicarios económicos.

Estos deben debe dejar de ver al país como una piñata que se golpea y quien agarra primero los caramelos se lleva la mejor parte. Este Modelo corrupto, prebendarlo y clientelistas debe ser dirimido. Es urgente y necesario que la clase política, sepa que cuando esta sobredimensionado el presupuesto no alcanzan los ingresos.  Y como nunca se recortan los salarios y los servicios personales en general se tiene que recortar necesariamente aquellos rubros que estaban destinados para las inversiones públicas.

El déficit inicialmente proyectado, era de 2 por ciento, esto se considera todavía un nivel normal y aceptable si se inició con el presupuesto que se aprobó el año anterior. En ese caso se arrastra por un segundo año y cuesta cerrar el presupuesto de un año a otro.

Ahora si uno va más allá de lo inicialmente presupuestado ahí es donde comienza las consecuencias más negativas. Con este presupuesto de gastos que es el vaivén de la cultura de la clase política de inflar el presupuesto, generalmente gastos rígidos (sueldos y otros beneficios); estos obligará al recorte de la inversión pública.

Y para cubrir los Gastos de inversión dentro del( PGN)2013; el Estado tiene que recurrir a la deuda pública(sus reservas en el BCP, prestamos del Banco Central, bonos del tesoro, Bonos soberanos, empréstitos, aumentos de impuestos entre otros). El estado, o mejor, sus gobernantes, son expertos en gastar el dinero que no es suyo y que no tienen que pagar, razón por la cual, así hayan ingresos suficientes, siempre gastan más de lo que tienen, y claro para ello tienen que recurrir a la deuda pública.

El déficit fiscal y la deuda pública crean un circulo vicioso del que es imposible escapar, porque en el año siguiente hay que dedicar recursos para pagar lo que se prestó el año anterior, y en consecuencia el déficit se incrementa haciéndose necesario recurrir a más deuda, y cada año el problema se repite y se agrava.

La deuda pública no sería problema si  se invirtiera de tal forma que fuera recuperable.  Pero lamentablemente nuestra clase política corrupta, prebendaria y clientelista entiende al revés. Los dineros obtenidos mediante deuda se gastan en burocracia, en mantener a operadores políticos, para de esta forma seguir manteniéndose en el poder; y no se invierte en elementos productivos que permita en el futuro obtener ingresos para amortizar la deuda.

Para ser más claro, si el Estado tenía a finales del 2011 una deuda Pública de 2.200 millones de dólares, y en el año 2012 se tuvo un déficit presupuestario de 660 millones de dólares, y para este año ya se está orillando los 1.200 millones de dólares de déficit fiscal, más 550 millones de dólares en Bonos soberanos (deudas), más 250 millones de dólares de Bonos del Tesoro; sumando todo, haciende nuestra deuda pública más de 4.800 millones de dólares, y aquellos intereses que puedan sumarse. Más del 100% está subiendo nuestra deuda pública lo cual  implica a todos aquellos déficit anuales que el Estado no haya sido capaz de devolver y que se ha generado en el intento de solventar antiguas deudas estatales.

Resultado del déficit fiscal y la deuda pública, se retroalimentan y corren juntos hacia la inflación; El PGN 2013 , con inminentes aumentos en gastos rígidos, junto a otros factores, colocará al BCP ante una fuerte presión inflacionaria para el 2013. La función primordial del Banco Central es la de controlar que no se dispare la inflación, mantenerla dentro del rango meta, que para el próximo año se encuentra en 5,7%. En este sentido la Banca matriz cuenta con las herramientas necesarias para efectuar este trabajo como los instrumentos de Regulación Monetaria y otras como, que primeramente podría ordenar la suba de las tasas de intereses a fin de reducir el circulante en el mercado.

Lastimosamente para todos los paraguayos el Banco Central estaría sólo en la lucha, que si el presupuesto finalmente permanecen en los rangos actuales. La Política Fiscal (el Poder Ejecutivo y Legislativo), no necesariamente cooperaría con el ente monetario, sino más bien, seria otro factor en favor de la inflación, así como en una pérdida de la estabilidad. La otra herramienta, es la suba de impuesto que necesariamente, se tiene que aplicar, si es que esto continúa y no se subsana el déficit fiscal y la deuda pública.

8 respuestas a DEFICIT FISCAL MÁS DEUDA PÚBLICA LLEVAN A UN MISMO DESTINO: A LA INFLACIÓN

  1. NUESTROS PARLAMENTARIOS INUTILES E IGNORANTES POR LOGRAR EL REKUTU; ESTAN LLEVANDO A PARAGUAY AL DESASTRE ECONOMICO!!!! VAMOS CAMINO A GRECIA QUE HOY ESTA EN QUIEBRA TOTAL; DONDE LA MITAD DE LOS GRIEGOS TIENEN SUELDOS DEL ESTADO!!!! NO SE DEBE FINANCIAR SUELDOS CON BONOS DEL ESTADO PORQUE LO MISMO DEBE PAGARSE A FUTURO!!! ARGENTINA YA ES EJEMPLO MAS CERCANO!!! NO PUEDE PAGAR SU DEUDA POR EMISION DE BONOS!!!

  2. PARLAMENTARIOS INUTILES E IGNORANTES LLEVAN A PARAGUAY A LA QUIEBRA A FUTURO!!!!

  3. Orlando dice:

    Dr Meza Caballero, que exelente articulo, con esta clase de politicos, nuestro pais va camino a la quiebra como Grecia, Portugal, España, Francia entre otros, se pronostica mayores presiones sobre la inflación para próximo año

    El repunte de la actividad económica aumentará la presión al alza sobre la inflación para el próximo año; además que las tasas de referencia deberían aumentar para cerrar el 2013 en 8% .

    El repunte de actividad, la suba de los precios en combustibles y el ya observado aumento de los precios de la carne generarán mayores presiones, que llevarían a tener una inflación al cierre del año de 5,9% (considerando un endurecimiento de la política monetaria por parte del BCP).
    Como el Articulo dice, el más viables que tiene el Banco Central para evitar que la inflación se dispare, es el aumento paulatino de las tasas de referencia que actualmente están en el orden del 5,5%. “Esperamos que vayan aumentando para cerrar el año 2013 en alrededor del 8%”,

    Los profesionales esperan que el aumento de la tasa de interés por los bonos del BCP,(letras de regulación) ayuden a controlar la liquidez del sistema, o el dinero circulante que aumentará el próximo año, a causa de una mejora de la actividad económica, principalmente en lo que hacen a los rubros productivos.

    Por un lado se tiene la superzafra de la soja y, por otra parte, está la reapertura de los mercados de la carne, que ingresarán importantes flujos de divisas al país.

    El tipo de cambio también es otra de las variables con las que puede contar el BCP para cortar un poco la inflación que viene desde afuera con los productos importados.

    Por su parte, que el Banco Central también puede hacer uso de las llamada medidas macroprudenciales que están muy de moda en Brasil, y en Perú. “Ocasionalmente el Banco Central puede ir variando encajes por los depósitos, pero sinceramente creemos que no va a optar por el uso continuado de medidas alternativas, creemos que básicamente irá por movimientos en la tasa de interés de referencia”, ( en esta lucha por la Inflación, se queda solo el BCP, porque la Policitica Fiscal(Poder Ejecutivo y Poder Legislativo, son los factores mas fuertes que empujan la inflación )

    Otras de las herramientas de la banca matriz en lo que respecta al tipo de cambio, los economistas advirtieron que la apreciación del guaraní que conllevaría el aumento de actividad y el mayor influjo de divisas, debido al aumento de las exportaciones, provocará un descenso del tipo de cambio. Al igual que este año, esperamos que el BCP intervenga en caso de movimientos bruscos y así mantenerlo dentro de ciertos márgenes entre 3.800 y 4.400 guaraníes por dólar”,

    No obstante,se esperan que una vez normalizada la situación a fines de 2013 se vuelva gradualmente a niveles cercanos a los actuales en torno a 4.200 guaraníes.

  4. Fernando dice:

    Dr Meza Caballero, su artiulo no tiene desperdicio, como dice el mismo :BCP prepara artillería para evitar suba desmedida

    La expectativa de inflación es para lo que se viene el próximo año, por lo que se van a tomar medidas proactivas atendiendo el fuerte dinamismo que va a tener la economía en el 2013, En ese sentido,no le que otro que la política de mantener inalterables las tasas de los IRM en la última reunión de política monetaria de este mes. “ necesariamente tienen que subir la tasa de referencia.como dice el articulo, No se descarta un aumento en la tasa de interés de los Instrumentos de Regulación Monetaria (IRM), que actualmente está en torno al 5,5%.

    En lo que respecta a este año, que las cifras a nivel de inflación son muy alentadoras para el 2012, y que va a estar dentro de un rango del 4,5% máximo.
    El BCP se debe preparar“ para lo que va ser el año que viene, la expectativa de un fuerte dinamismo de la economía en su conjunto, y atendiendo a eso,que dentro de su funcción de para la inflacion ccon las herramientas que tienene la banca matriz , viendo cuáles van a ser las medidas que va a tomar el Banco Central, atendiendo esta fuerte recuperación que se anuncia para el año que viene”,
    Su Articulo Dr Meza, considera que un mayor flujo por el fuerte ingreso de divisas que vamos a tener, consecuentemente, sumado a una presión eventual en el tipo de cambio y una cantidad posterior de circulante muy fuerte en la economía traerá una presión en el nivel de precios.

    “Tenemos que tener en cuenta la apertura del mercado de la carne que categóricamente tiene influencia directa en el índice de precios, atendiendo a eso, ´´ya no va a ser placentero ir a los supermercados ´´

    • Gerardo dice:

      Fernando. MAS DEUDAS PUBLICAS LLEVAN AL MISMO DESTINOS: DÉFICIT FISCAL E INFLACIÓN.

      Se deberia orientar el crecimiento de la deuda. Y es urgente el Gobierno del Nuevo Rumbo modifique este Modelo PGN: Modificando la Constitución Nacional a travez de una enmienda, con esto el PGN va a tener una figura Constitucional: 60% para gastos corrientes y 40% para gastos de capital.

      El incremento de la deuda en estos dos últimos años fue muy importante (36,5%), por lo que sugiero orientar ese crecimiento y alinearlo con el tope previsto en la Ley de Responsabilidad Fiscal, en 1,5% del PIB y modificar el modelo del Presupuesto General de Gastos de la Nación, dándole una FIGURA CONSTITUCIONAL.. Que no respetar estos límites de La Ley de Responsabilidad Fiscal y seguir con este modelo del PGN acarreará consecuencias catastróficas para el país dentro de unos años.

      Estuvimos excedidos en los últimos años con respecto a las emisiones de nuevas deudas y estas ya están por encima del 1,5% del PIB. Igualmente, si el déficit llega al tope del 1,5% todos los años, la deuda va a seguir creciendo, a un ritmo más moderado, pero va a seguir creciendo.(Ejemplo de otros Países que se se endeudan es un consuelo de tontos)

      “En algún momento hay que ponerle un tope al nivel de deuda en sí mismo y recuperar el equilibrio fiscal”.

      Que a medida que aumente el nivel de la deuda, también se incrementan los riesgos y se vuelve al país más vulnerable ante los shocks internacionales, como están sufriendo muchos países con la apreciación del dólar.El Gobierno debería tener en cuenta estas experiencias de estos países como Grecia, Argentina, entre otros.

      Que en nuestro caso, como empezaron estos países como Grecia, Argentina, Brasil, Venezuela, entre otros, como tenemos un nivel relativamente bajo todavía de endeudamiento sobre el PIB (18%), el impacto es más limitado, obviamente, “pero supongamos que dentro de 10 años el nivel de endeudamiento ya esté en 30% o 40% del PIB, estos shocks en estas situaciones serían mucho más fuertes para el país”. y estaríamos con los problemas de deudas como estos países..

      Que el hecho de administrar bien la deuda en los últimos 15 años nos resguardaron de los impactos que sienten otros países de América Latina, y principalmente Brasil.

      Con esta política de endeudamiento y con este modelo del PGN, en una década podríamos llegar a la situación similar de nuestro vecino, que afronta un endeudamiento público del 65% del PIB, con una economía en recesión y serios problemas en sus finanzas públicas, y ahora siente con fuerza los embates del tipo de cambio.(Debemos tener en cuenta que los tipos de cambios con referente al Dolar no podemos manejar, pero si podemos modificar este modelo del PGN)

      “Lo importantes es ceñirse a los topes establecidos, porque es moderado y más manejable en el tiempo. Pero si ni siquiera respetamos esos topes y tenemos déficit del 3% y 4% del PIB, estonces las consecuencias serían caóticas”.

      Que en estas condiciones la deuda podría crecer hasta aproximadamente US$ 500 millones por año, “Ese es el límite de crecimiento razonable y que puede ser manejable para nosotros”.

      Con la administración de Horacio Cartes nuestra deuda externa creció 36,5% en los dos últimos años y superó los US$ 3.679 millones a agosto último. Equivalen al 18% del PIB.
      Atentamente

      Responder

  5. Benigno dice:

    Dr Gerardo Meza,

    Excelente articulo. No hay tan lejos a ver donde esto ya a pasado. Solo hay que mirar a argentina. Es muy procupante la emision de los bonos. Si ese dinero fuera destinado a infrastructura fuera diferente, pero usted y yo sabemos que ese dinero va ir a los politicos y para cubrir gastos rigidos.

    • Gerardo dice:

      Benigno. El círculo vicioso del déficit fiscal y el impuesto inflacionario

      Todos los días nos despertamos con una novedad en el frente económico. Sin embargo, sin ser noticias diarias, las tendencias que contribuyen a explicar los desequilibrios macroeconómicos existentes siguen su curso natural.

      Una de las principales tendencias, que durante los últimos años parece haberse convertido en una normalidad, es el déficit fiscal. Debe distinguirse que si bien el resultado es el mismo, el tesoro puede verificar un rojo financiero por insuficiencia de ingresos o por exceso de gasto público.

      En lo que va del año siempre esta por por encima los gastos públicos en porcentajes , mientras los ingresos tributarios están por debajo en porcentajes. Basta con ver un poco los números para que no queden dudas: No es un problema de ingresos, sino de gasto.

      Atrás quedaron los “superávit gemelos” (fiscal y comercial), pilar del modelo económico kirchnerista. Según estimaciones propias, 2015 cerrará con un rojo fiscal por encima de los 700. millones de dolares (2,9 % del PBI). Sin contabilizar las nuevas deudas que se esta gestando , superará mas del 3% del PIB , aunque podría profundizarse aún más si la clase política deciden continuar ampliando las partidas destinadas a gasto público.

      La insuficiencia de ingresos tributarios y las limitaciones para endeudarse siempre llevan a los Gobiernos a utilizar la fuente de financiamiento más nociva para la economía: la emisión monetaria.

      No es nueva la existencia de cierto consenso entre los economistas de que una de las causas de la inflación es el financiamiento monetario del déficit fiscal. Es en este contexto en el que resulta interesante estimar la magnitud del impuesto inflacionario como fuente adicional de financiamiento.

      Si bien no es técnica y legalmente un impuesto, como cualquier tributo el monto recaudado, surge de multiplicar una base imponible, en este caso las tenencias monetarias, por su respectiva alícuota impositiva, la tasa de inflación.

      Y como en economía, al igual que en muchas otras disciplinas, todo gira como una rueda, analizando el impuesto inflacionario volvemos al punto de partida: el déficit fiscal, que, financiado a través de emisión monetaria, alimenta la dinámica inflacionaria.

      Por otra parte, es necesario destacar que el Gobierno no sólo se beneficia con el aumento del impuesto inflacionario debido al incremento de la emisión y la inflación, sino que esta última hace crecer la base imposible de los tributos. De esta forma, el alza del nivel de precios es lo que permite romper récord de recaudación mes a mes. Una vez más, el problema no sería tan grave si los gastos del sector público crecieran en línea con los ingresos, pero en Paraguay el gasto vuela.

      De esta forma, con el paso de los años, el manejo fiscal de la gestión kirchnerista ha ido mutando (al igual que el resto de las variables), aunque en el relato se refieran a “El modelo”. Este pasó de basarse en la solvencia fiscal a financiarse a través del impuesto inflacionario.

      El Gobierno del Nuevo Rumbo tendrá por delante la complicada tarea de comenzar a recomponer el equilibrio macroeconómico. No será fácil, ya que las interrelaciones existentes hacen difícil decidir por dónde empezar y a quién cargar el costo.

      Sin lugar a dudas, la recomposición del frente fiscal es una de las claves. Se debería aumentar la presión tributaria(los poderosos en en EL PARAGUAY QUE REMOS DEBEN PAGAR IMPUESTOS), PORQUE ES LA MAS BAJA DE REGION, por lo tanto, se puede hacerse por el lado de los impuestos. No otra opción es rever el gasto público. Y aunque nadie quiere ser el “presidente del ajuste”, para volver a poner a la economía en la senda del crecimiento será necesario llevar a cabo un reordenamiento macroeconómico de carácter integral.
      Atentamente

  6. Esteban dice:

    Dr Meza Caballero, su Articulo le desnuda a estos políticos corruptos, prebendarios y clientelistas:como usted dice el
    BCP: debe mantener el equilibrio fiscal es fundamental
    , como esta el rango del PGN que tanto el 2012 y el 2013 el país cerrará con un déficit presupuestario. Ante esta situación , como es su función de la casa bancaria es mantener el equilibrio del fisco en superávit, caso contrario, se deben recurrir a otros mecanismos para que la inflación disminuya.
    que el gran desafío es mantener el equilibrio fiscal para el 2014, por más que sea tolerable tener un fisco con déficit de 1 a 2 años.

    Como dice su Articulo que para el 2013 se tendrá un mayor dinamismo económico, por lo que ya se tiene que pensar en políticas contracíclicas, es decir, gastar menos teniendo en cuenta que si el sector público como el privado gastan mucho, generarán presión a la economía.

    No obstante, como mencionó su ensayo que el 2013 será un año muy bueno en términos de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y que los desafíos son los que normalmente toda banca central tiene que administrar en momentos de expansión.

    “Se ve una gran expansión en las exportaciones para el 2013. Eso significa que para el año que viene ingresarán mayores divisas al país. Toda esa situación genera incertidumbres en cuanto al cambio porque eso otra vez depende del nivel de actividad económica. Si hay mayor actividad económica, se dinamizarán las importaciones”,

    Las importaciones son un mecanismo de sacar divisas del país. Con el equilibrio entre oferta y demanda, es decir, exportaciones e importaciones se tendrá algún tipo de cambio equilibrado o con algunas oscilaciones, aunque será difícil predecirlo hasta el momento de su ejecución.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 463 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: