PRINCIPALES PUNTOS A TENER EN CUENTA EN EL PRESPUESTO GENERAL DE GASTOS PARA EL 2013


Por Gerardo Meza c. *

El Presupuesto General de Gastos de la Nación es un instrumento de la planificación expresado en términos financieros, en el cual se reflejan los gastos y aplicaciones así como los ingresos y fuentes de recursos.  Los municipios, entidades desentralizadas y el propio Estado de la administración central, tendrán durante un ciclo anual las bases de sus políticas económicas y sociales especificas que deriven en objetivos definidos para las diversas áreas que interactúan en la acción del gobierno de la administración central, entidades descentralizadas y  municipios.

En definitiva, el presupuesto público (PGN) es una herramienta que permite planificar las actividades de los entes gubernamentales, incorporando aspecto cualitativo, para trazar el curso a seguir durante un año fiscal con base en los proyectos, programas y metas realizadas previamente.

En este momento el Ministerio de Hacienda está cerrando los últimos números del presupuesto estatal para el próximo año. El PGN es el instrumento más importante para cumplir el plan de la nación en sus función de Estado organizado políticamente.

En este presupuesto se debe poner énfasis a las inversiones públicas ante que a los gastos sociales, por lo tanto es importante que en este sentido debe formularse, sancionarse y ejecutarse en forma tal que asegure el logro de los objetivos previstos en el plan.

Es una herramienta de administración, planificación, control, gestión gubernamental y jurídica; ofrece un espacio para la coordinación de las acciones relativas a asuntos políticos, económicos y sociales.

Las Autoridades Nacionales deben aplicar los Principios del Presupuesto Público; que son los siguientes:

· Equilibrio: Se refiere a la estricta igualdad que debe existir entre el cálculo o presupuesto de ingresos y el cálculo o presupuesto de gastos.

· Unidad: Indica que en el presupuesto no deben existir ingresos corrientes con destinación especifica, a excepción de aquellas autorizadas previamente por Ley.

· Especialidad: Consagra que el presupuesto no debe elaborarse de forma global sino detallada y su destino debe ser para atender el objetivo social.

· Universalidad: Significa que en el presupuesto deben incluirse todos aquellos conceptos que generen rentas e igualmente los que suponen la realización de gastos.

· Periodicidad: Indica el lapso de tiempo por el cual estará en vigencia un determinado presupuesto.

· Coherencia Macroeconómica: Las políticas presupuestarias del gobierno deben ser coherentes con los mecanismos del Banco Central del Paraguay.

Tipos de Presupuesto en el Paraguay:

Nuestro país ha optado por la implementación del Presupuesto por Resultados. El Paraguay ha puesto en marcha la implementación del Presupuesto por Resultados (PPR), a través de tres instrumentos: a) Indicadores de Desempeño; b) Evaluación de Programas Públicas y; c) Balance Anual de Gestión Pública. Desde el año 2005 en adelante y en forma gradual se han implementado reglamentaciones, directrices y acciones en este sentido.

Esta determinación responde a la necesidad prioritaria de mejorar la eficiencia y eficacia del gasto público. Con la implementación del Presupuesto por Resultados se pretende mejorar la forma en que los bienes y servicios de las entidades Públicas lleguen a los ciudadanos, de tal manera a otorgar mayor transparencia a la utilización de impuestos abonados por los mismos, con lo cual el Ministerio de Hacienda con esta herramienta debe reafirmar su compromiso con la responsabilidad Fiscal.

La tarea fundamental de política presupuestaria y fiscal del gobierno de Federico Franco se debe, por razones de su corto mandato, de llevar a cabo acciones que nos permitan cumplir con la visión de País, consolidar la estabilidad macroeconómica, contrarrestar y prever los impactos que puede traernos la crisis financiera internacional, estimular la demanda al interior del país y fortalecer el crecimiento y desarrollo. Para ello, se debe concertar y coordinar los esfuerzos de los diferentes sectores del gobierno y de los principales actores sociales y políticos del país.

Para el año fiscal 2013, se espera una recuperación de la actividad económica. Se debe mejorar la recaudación de impuestos que fomenten el crecimiento del país y permitan destinar recursos para las prioridades del gobierno.

Se estima un tipo de cambio promedio de G 4.571 por dólar, un PIB estimado de entre 8,5% y el 10%, un crecimiento del 25% en las importaciones con relación al cierre de este año; y un aumento del 15% de las recaudaciones tributarias con relación al cierre de 2012.

Son las variables que se manejan para la elaboración del proyecto de Presupuesto 2013 (informó el Ministerio de Hacienda).

Este presupuesto 2013 debe otorgar prioridad a los sectores de salud y educación, así como la seguridad poblacional, infraestructura y producción, protegiendo el suministro de insumos básicos en cada sector; apoyar el desempeño coordinado del gobierno en su política económica y social, así como en los programas y proyectos en un contexto externo todavía inestable (Mercosur) y con recursos limitados.

Este Presupuesto del 2013 debe cambiar totalmente las orientaciones enfocado más en gastos económicos, que generen inversión, que en gastos sociales, de asistencialismo que no resuelven el problema de la pobreza, al contrario, la incrementan al desalentar el trabajo.

Se debe lograr un balance entre los ingresos y egresos al fortalecer los ingresos y racionalizar los egresos o gastos y así coadyuvar a la estabilidad macroeconómica.

El escenario de gastos para el 2013 debe ser prudente, atendiendo a que Federico Franco, debe entregar el Gobierno en agosto del próximo año como ya adelantáramos precedentemente.

El Ministerio de Hacienda informó que para la Administración Central se propone mantener las erogaciones al mismo nivel que este año. El presupuesto del 2012, aprobado en el Congreso asciende a G 27,8 billones (USD 6.247 millones) y un crecimiento del 3%en los gastos de los entes descentralizados, ascendió aproximadamente a más USD 6.000 millones,( El Parlamento aprobó aumentos salariales que van del 10% al 54% para este año. El PGN 2012 contempla destinar G 10,7 billones. (USD 2.404 millones) a los servicios personales, pago de salarios, horas extras, jornales, 32,4% más que el ejercicio fiscal 2011; el Congreso sanciono varias ampliaciones presupuestarias, de esta forma ampliando el presupuesto de gastos del año en curso( la ciudadanía se pregunta se repetirá en el Presupuesto General de Gastos de la Nación 2013 incluir los cerca de 2000 millones de dólares, para contratar ´´Empleados´´ de 2 a 6 meses en todas las Instituciones Públicas Centralizadas y Descentralizadas).

El Presupuesto General de Gastos de la Nación del 2012 fue altamente deficitario. El Ministerio de Hacienda necesita para cubrir este descalce del PGN 707 millones de dólares para financiar el presupuesto vigente, lo que representa 3% del Producto Interno Bruto (PIB).En cuanto al gasto, el primer semestre crecieron en 29% con respecto al mismo periodo del 2011 y se advierte que con este nivel de crecimiento, al final del ejercicio solo se asegura el financiamiento para los gastos corrientes, (compuestos principalmente salarios y jubilaciones; que de cada G 100 recaudados, G 92 son para salarios, por lo cual provoca que el fisco deba endeudarse para ejecutar obras ).

De esto se desprende que las necesidades de financiamiento del presupuesto deficitario son grandes, ya que el escenario sitúa al Tesoro Nacional con un requerimiento de 707 millones de dólares.

Para ello precisa recaudar 32% más. Recaudar más para pagar salarios de funcionarios públicos y contratar prestamos para obras, (los prestamos, como todos las anteriores, serán un festín de coimas, comisiones, actos políticos en las inauguraciones a medidas que se hacen).

Las opciones de liquidez más accesibles que tiene el gobierno son los Bonos del Tesoro Público, los recursos adicionales de Itaipú, (si no se espera la ley del FONACIDE); y el aumento de la recaudación, salvo contrario, tendrían que apostar a una baja ejecución presupuestaria y a la deuda flotante como alternativas para cubrir el déficit financiero.

El Congreso acaba de darle un oxigeno al Poder Ejecutivo, con la aprobación de los Prestamos y donaciones que estaban pendientes. El objetivo principal del fisco para este segundo semestre es ejecutar con estos préstamos los gastos de capital contemplados en el presupuesto, que tienen impacto directo sobre la generación de empleos y la dinamización de la economía.

Para el efecto con la aprobación de préstamos y donaciones por un monto de 381 millones de dólares, por el Congreso, como así también la aprobación de los préstamos programáticos del BID de 100 millones de dólares (para calzar el PGN.)

Estos recursos son destinados exclusivamente a gastos de inversión. Además, se requiere mejorar la recaudación tributaria por encima del escenario base. La obtención de estos prestamos (recursos) posibilitaría avanzar en los proyectos de infraestructura: 133 Km de pavimentación asfáltica, construcción de autopista Luque-Ñu Guazú –Asunción de 6,3 Km; construcción de 718 Km de empedrados, construcción de tres viaductos sobre Madame Lynch, destinar 50 millones de dólares para la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) y financiar por 20 millones de dólares la reparación y construcción de escuelas.

Este PGN 2013 debe de dar un gran soporte, focalizando los Gastos Económicos, y no priorizando los Gastos Sociales (como es el PGN 2012), debe apuntar a la Inversión; gran parte de los gastos sociales, deben estar canalizado a través de la Inversión, y no a través del gasto directo como tenemos el PGN 2012, Porqué o si no sería duplicar o triplicar tal vez la asistencia que podría recibir una misma persona, entonces el Estado estaría incurriendo en deudas internas o externas o subiendo los impuestos para fondear este presupuesto.

Después de la Constitución; la Ley del Presupuesto General de Gastos de la Nación, es la más importante de la República. Es vital para la vida económica, política y social del país. La falta de políticas estables que permitan elaborar un presupuesto que destine la mayor cantidad de los tributos de los contribuyentes a obras y servicios de salud, educación y seguridad, y no a salarios.

El PGN 2012 solamente aseguró el financiamiento para los gastos corrientes, compuestos principalmente por salarios, horas extras y jubilaciones, que de cada G 100 recaudado G 92 son para salarios, por lo cual provoca que el fisco (la Población) deba endeudarse para ejecutar obras.

En este nuevo Presupuesto General de Gastos de la Nación para 2013, el Poder Ejecutivo y el Congreso tienen la responsabilidad compartida, para no cargar al Estado (al Pueblo), con el nombramiento(o contratación), de más funcionarios y mejores salariales, en algunos casos del primer mundo, dejando de lado los Gastos Económicos y priorizando los Gastos Corrientes. Con un 92% del Presupuesto General de Gastos 2012 que va para pagos de sueldos y otros gastos rígidos. No hay mucho margen de maniobrabilidad lo que queda para el Estado, sin fuente de financiamiento.

*UNA: Economista

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: