LUIS MARÍA ARGAÑA: EN POLÍTICA LOS CABALLOS PUEDEN VOLAR, CUANTA VERDAD (1)


Por Osvaldo Bergonzi

Esta expresión ocurrente de Lilo Argaña se la dijo a Andrés Rodríguez cuando éste le prometió apoyar su candidatura presidencial para el próximo periodo, es decir, 5 años más tarde. No solo se expresó así con el finado ex presidente sino con todos nosotros. Con tal afirmación nos señalaba que los escenarios políticos cambian a veces cada semana. Por eso echó mano a la posibilidad que los caballos vuelen en 5 años pues el transcurrir de tanto tiempo puede hacer tabla rasa el escenario y los actores del presente.

Y cuanta perspectiva barruntaba el último caudillo de la ANR pues los acontecimientos recientes le están dando tanta razón. Hasta hace poco, Juan Carlos Galaverna, nos presentaba a Horacio Cartes como un exitoso empresario que abrazaba el coloradismo en la llanura cuando nadie nos daba ni el saludo. !Hay de los vencidos exclamaban los romanos en las guerras contra las Galias! Nos recuerda a los ex contestatarios a quienes la gente se les alejaba como si fueran leprosos, entre ellos, Galaverna. Y más tarde éste colma de gente un club de Ypacarai que grita a viva voz su nombre a cada contorsión suya.

Entre tanto Lilian Samaniego ya anunciaba a Cartes como el futuro candidato de la ANR para la presidencia de la república. Desde nuestras páginas quedamos sorprendidos pues no solo Horacio Cartes se afiliaba a la ANR sino connotados profesionales y empresarios a los cual se le agregaban ciento de miles.

Le enviamos a los principales el libro de nuestra autoría BERNARDINO CABALLERO, EL AUTENTICO I con una dedicatoria agradeciendo la decisión de apostar por el Partido Colorado. Lilian se convertía en la panacea de la unidad en el disenso, nuestro slogan. Logra integrar los tribunales electoral y de conducta por consenso, caso único en los anales de la historia de la ANR.

Tanto fue el entusiasmo que para la internas municipales participaron más de 100 movimientos internos. Así aparece un nuevo escenario. Los movimientos de las vedette de ayer quedan en la cola, incluso en algunas mesas a cero. Hasta movimientos regionales los pasaban por encima. Nos referimos a los sectores de Nicanor Duarte Frutos y Luis Castiglioni.

Al primero lo castigaban por erigirse en el Mariscal de la Derrota, apodo despreciable difícil de eliminar más aun cuando tuvo la oportunidad de apoyar a Castiglioni el mismo día del aniversario de la muerte de Argaña (marzo 23) en que el público presente ovacionó durante varios minutos a su vicepresidente.

Al segundo lo censuraban por declarar ante los canales de la CNN que había anulado su voto y luego en otra declaración ante el mismo canal desdiciéndose,  que votó en blanco. Es decir, ni en una ni en otra apoyó a su partido. Aducía fraude. Pero nunca se presentó a verificar la actas electorales ante el desafío reciente del entonces presidente del Tribunal Electoral Partidario, Oscar Germán Latorre, con lo cual quedó demostrada su derrota, por pocos votos es cierto, pero derrota al fin.

Entre tanto, empacado y enfatuado Duarte F. queda bastante molesto con las referidas  demostraciones de afecto y cariño a Castiglioni en el mismo  PC del MRC. Por entonces pocos sabían que Duarte F. ya había recibido la inyección letal del veneno del iluminismo. En política constituye una práctica común.

No se crea que estas cosas suceden solo aquí. Teodoro Roosevelt quiso imponer candidaturas en 1912 para impedir que su antiguo amigo convertido en enemigo (Van Buren)  sea presidente de los Estados Unidos por segunda vez. Así dividió a su partido (republicano) y se quedó tanto él como Van Buren sin el pan y sin la torta como vulgarmente se dice. Gracias a su torpeza fue electo un obscuro profesor universitario (autsider demócrata) llamado Wodrow Wilson. En tanto Roosevelt quizá algo pichado o desquiciado decidió ir a cazar tigres al Pantanal (1913). Se quedó unos días con sus paisanos Charles Chase y Sampson Harrison en Villarrica, se supone,  para meditar su tremenda metida de pata.

Durante los años 2009 a 2011 funcionaron a la perfección las internas coloradas. Nadie se ofendía. Y si lo hacían eran silenciados. Fueron un ejemplo de civismo al extremo de asustar a nuestros adversarios. Por otra parte, nadie discutió nunca los fallos del Tribunal Electora Partidario compuesto por honorables personas bien reconocidas por sus correligionarios al extremo que los convencionales presentes en la convención que los ungió levantaron la mano en forma unánime, otro detalle inédito en los anales de la ANR. Sin duda un mérito de su presidenta.

Arnaldo Samaniego, hermano de la entonces presidenta interina del partido, triunfa en Asunción contra todos los pronósticos de las encuestas por poco mas de 2.500 votos. Cartes Aporta  recursos y votos pues era por esa época vox populi la unión de los dos movimientos internos. Y así fue pues poco después Lilian vence a Castiglioni en las internas partidarias por la presidencia de la ANR. Así, la dupla  entre Castiglioni y Zacarías se desmorona tras dos contundentes derrotas consecutivas (municipales y partidarias). En consecuencia Zacarías  opta como Efrain Cardozo en 1940 “no conviene andar con muertos”.

Y aquí nos detenemos para analizar lo que sigue con la mayor objetividad posible en nuestra próxima entrega.

2 Responses to LUIS MARÍA ARGAÑA: EN POLÍTICA LOS CABALLOS PUEDEN VOLAR, CUANTA VERDAD (1)

  1. Artemio Santacruz dice:

    Qué grande era este estadista! Lo que perdió el Paraguay con su asesinato. Ojala que el héroe civil quien fue robado, injuriado y hasta baleado tenga la Justicia para reparar una parte por lo menos de la gran deuda que tenemos con él.

    • Dr. Bergonzi: Teddy Roosevelt decia que «‘el ingrediente mas importante en la formula del exito es saber como trabajar con la gente»‘. Es posible que en su estancia en Villarrica, en 1913, de paso para su excursion al Pantanal, Teddy haya conversado largamente con los dos norteamericanos Charles Chase y Sampson Harrison, bostonianos los dos, sobre las peripecias de la politica en Estados Unidos.
      Pero volviendo a la actualidad, podemos afirmar que Luis Maria Argana como Roosevelt, sabia cautivar a la gente. Fuimos testigos de como sabia persuadir y convencer a la gente. Fue uno de los ultimos caudillos que vio el Paraguay. Atentamente

Responder a Artemio Santacruz Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: