PARAGUAY: UNA ISLA RODEADA DE TIERRA Y DE MALOS VECINOS


La trágica historia del mayor genocidio del Continente Americano y de 200 años de opresión al noble pueblo paraguayo.

Por Emilio R. Chaves emiliorchaves @ gmail.com

En el año 1808 un importante contingente de militares paraguayos acudió a defender Buenos Aires contra la invasión inglesa. El Cnel. Paraguayo Fulgencio Yegros, héroe de nuestra Independencia, combatiendo en primera línea fue herido en esa oportunidad.

En agradecimiento ni bien independizada la Argentina, emulando a las potencias coloniales, nos envió a fines de 1810 un ejército para someternos. Después de las cruentas batallas de Cerro Porteño y Tacuary, los argentinos fueron derrotados en 1811 y el grueso del ejército invasor fue capturado, inclusive su Comandante el General Belgrano. A pesar de la sangre derramada, los prisioneros fueron tratados con nobleza como hermanos, al Gral. Belgrano, se le permitió conservar su espada y se liberó a los prisioneros para que regresen a su tierra.

Más tarde otros paraguayos acudieron a pelear por la libertad de América a las órdenes del Gral. José de San Martín. El Cnel. paraguayo, José Félix Bogado, peleó en toda la campaña, comandó el Regimiento de Granaderos a Caballo a su regreso del cruce de los Andes y participó en el desfile de la victoria. La población de Buenos Aires se volcó a las calles y los llenó de flores. Este es el origen del nombre de la conocida calle Florida en Buenos Aires. Hoy un pueblo de la Provincia de Santa Fé lleva su nombre.

Nunca hubo reciprocidad ni solidaridad por parte de Buenos Aires y los demás vecinos con Paraguay. A pesar de que el principio del derecho de libre navegación de los ríos ya fue establecido en la Convención de Viena en 1814, el Paraguay siguió siendo expoliado por Buenos Aires con trabas y tasas extorsivas que impedían nuestra navegación y comercio. Recién después de l50 años de explotación despiadada la Argentina firmó el Convenio de Libre Navegación pero aún así hasta hoy continúan las trabas ilegales de todo tipo. El Tratado del Mercosur se viola permanentemente y solo se cumple parcialmente. No nos dejan desarrollarnos y esta es una de las razones de que muchos paraguayos se vean forzados a emigrar a España, Argentina y otros países. No existe solidaridad. Continuamos extorsionados hasta hoy y la prueba irrefutable de esta infame explotación son las dos grandes hidroeléctricas de Yacyretá e Itaipú donde nuestros vecinos para hacer una comparación (aproximada – no exacta) venden nuestra energía a VEINTE pero a Paraguay, co-propietario del 50 % de las usinas, solo nos pagan UNO y se niegan con prepotencia y coacción regularizar esta injusta situación a pesar de los insistentes reclamos.

Inclusive Buenos Aires autorizó, a mediados del siglo XIX , a una cañonera de los Estados Unidos para que remonte el río Paraguay y venga a amenazarnos por una disputa comercial.

Más tarde en 1865 con el pretexto de liberar al Paraguay de la supuesta dictadura del Presidente Francisco Solano López, quien se oponía a la extorsión de los vecinos y defendía con valentía los derechos del pueblo paraguayo, impulsados por el sanguinario emperador Pedro II, Brasil, Argentina y Uruguay firmaron el infame tratado secreto de la TRIPLE ALIANZA para someter al Paraguay, un país pequeño, pensando que les sería fácil. Todo el pueblo paraguayo se alistó en defensa de su libertad y de la patri. Durante cinco largos años combatió valientemente a los aliados invasores e inclusive enfrentando a fuerzas muy superiores les infligió aplastantes derrotas como las batallas, Estero Bellaco, del Boquerón del Sauce, de Curupayty y Acayuazá. El Mcal. López peleó hasta morir al frente de sus últimos soldados, nunca nos rendimos.

Después de 4 y 1/2 años de combates y exasperado por esta no esperada y tenaz resistencia de los paraguayos, por las miles de bajas sufridas y ante la rebeldía y presión de sus generales para que se firme la paz y termine esta masacre, el Emperador del Brasil, cambió los mandos militares y nombró a su yerno, Gastón de Orleáns, Conde D¨Eu, con las expresas instrucciones de quemar y masacrar a los pueblos y ciudades que continuaran resistiendo.

GENOCIDIO: en efecto al atacar y sitiar la Ciudad de Piribebuy, donde inclusive mujeres y niños adolescentes tomaron las armas, se toparon con una feroz resistencia y en el combate murió el General brasileño, Juan Manuel Mena Barreto,

el más experimentado militar que tenían y Comandante de los atacantes. El cobarde Conde D¨Eu, quien se encontraba prudentemente a 20 kilómetros de la batalla custodiado por miles de soldados. Al enterarse de la muerte de su Comandante ordenó masacrar a la Ciudad. Al capturarla, todos los hombres hábiles ya habían muerto combatiendo; el hospital y la iglesia fueron quemados con los muchos heridos dentro. Mujeres y niños fueron asesinados. Genocidios semejantes de todo un pueblo fueron cometidos por los Nazis, matando a todos los habitantes, en los pueblos de Lídice en Checoeslovaquia y Oradeur sur Mer en Francia. De Piribebuy en adelante y hasta el final de la guerra, las tropas invasoras violaban, saqueaban y indiscriminadamente asesinaban a la población civil que aterrorizada huía y se refugiaba en los montes. Aclaro que los comandantes y el Ejército argentino se retiraron y se negaron a participar en estos hechos criminales pero sí participó una unidad al mando de un sanguinario Coronel uruguayo, Hipólito Coronado.

Solicito públicamente por este medio al Presidente Mujica, quien también sufrió violación de sus derechos humanos, que cambie el nombre de este genocida del pueblo que lleva su nombre, porque esto es una ofensa a la memoria del gran héroe Gervasio Artigas y al noble y querido pueblo uruguayo.

Ahora nuevamente, una patota de gobernantes irresponsables de países poderosos, violando la Carta de las Naciones Unidas , la Carta Democrática Interamericana de la OEA y la Convención Americana de derechos Humanos, con el pretexto falso y perverso de defender la democracia, con amenazas de bloqueos y sanciones ilegales que violan el derecho internacional, pretenden reeditar la infame Triple Alianza y forzarnos nuevamente a aceptar un gobernante que la abrumadora mayoría del pueblo paraguayo, representado en su democráticamente electo Parlamento, no quiere y rechaza.

El que no conozca la historia volverá a cometer los mismos errores. Se acabó el tiempo de

los países poderosos con proyectos colonialistas y explotadores. Las cosas han cambiado, ya no hay enemigos chicos y la prueba es que un pequeño país de gente muy valiente, Vietnam, derrotó a la primera potencia militar del mundo, EEUU y los guerrilleros de Afganistán derrotaron a Rusia, la segunda potencia militar del planeta y los obligaron a abandonar el país huyendo en forma humillante.

El pueblo paraguayo sufrió la infame INTERVENCION y GENOCIDIO DE LA TRES CUARTA PARTE DE SU POBLACION EN LA GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA. También tuvimos gobernantes abusivos, dictaduras y por esto, para defendernos de dictadores y gobernantes que no respetan las leyes, el pueblo libre y soberano votó por una Constitución incorporando una cláusula de escape, el JUICIO POLÍTICO, que no es lo mismo ni tiene los mismos procedimientos que un juicio ordinario. Viendo la arbitrariedad de los gobiernos que nos acusan con pretextos falsos, violando impunemente los más elementales derechos humanos y sus propias leyes, nuestros vecinos harían muy bien en imitar nuestra Constitución. Me sorprende la falta de hombría de sus parlamentarios que no reaccionan en defensa de los derechos humanos y los convenios firmados, que son leyes de sus repúblicas.

El pueblo judío como el nuestro, viene sufriendo persecuciones y genocidios desde hace dos milenios pero, es un pueblo muy trabajador que logró superarse a pesar de tener todo en contra, La Biblia, 1 Pedro, 2:9 dice que es el pueblo escogido por Dios, tiene algunas de los científicos más brillantes del mundo, justo, y sobre todo muy valiente. El Canciller argentino Sr. Timmerman, es una vergüenza para la Nación Argentina. Mintió públicamente para tratar de justificarse ante el pueblo argentino mostrando una supuesta sentencia falsa, que dijo ya estaba preparada antes del juicio político. Es un inmoral, totalitario, más nazi que Adolfo Hitler y debería renunciar a su condición de judío.

Estoy muy indignado por la conducta injusta, ilegal y fascista de la Presidenta argentina Cristina Fernandez de Kirchner, Presidenta de un Gobierno peronista porque mi padre era amigo del Gral. Juan Perón y ambos, mi padre, ex Embajador del Paraguay en Argentina y el que suscribe corrimos peligro y arriesgamos sin dudar nuestras vidas para salvar la vida del General Perón en el año l955. El Paraguay, como es su tradición, observó estrictamente el derecho internacional y de asilo. Se plantó ante las fuertes presiones por parte del Gobierno militar y las injustas represalias sufridas posteriormente.

En efecto, cuando las Fuerzas de la Revolución Libertadora ya ingresaban triunfantes a Buenos Aires, una madrugada a las 2 a.m.el Gral. Perón llegó a nuestro domicilio particular en la calle Virrey Loreto, en el barrio de Belgrano y solicitó asilo. Una hora después,

3

escuchando las comunicaciones entre los comandos revolucionarios ( aclaro que toda la Ciudad de Buenos Aires estaba en ese momento prendida a sus radios, sintonizadas en la

banda por la que se comunicaban los comandos sublevados), el Almirante Isaac Rojas preguntaba a Toranzos Montero y otros generales por el paradero del Gral. Perón. “Nuestros comandos en la capital nos informan que ya dejó el Edificio Condor y se habría asilado en las Embajadas de Paraguay o Venezuela”, le informaron. El Almirante Rojas pidió entonces que se identifique en cual Embajada estaba y se manden enseguida tanques a cañonear y quemar esa Embajada. “Después pediremos disculpas”, dijo. Esto escuchó todo Buenos Aires inclusive el Gral. Perón. En vista de este grave peligro, el Agregado Naval Cap. De Navío Juan de Dios Cardozo que estaba en mi casa, sugirió que llevemos al Gral Perón a una cañonera de la Armada Paraguaya, que estaba fondeada en Dársena Norte y ordenar al Capitán Cesar Cortese, que enseguida prenda las calderas y se aleje de la costa.

Para llegar allí subimos a dos automóviles en los que viajaban el Gral. Perón ladeado por mi padre y el Dr. Rubén Stanley, Consejero de la Embajada. También venían el Cap.- de Navío Cardozo y el General Demetrio Cardozo, Agregado Militar de nuestra Embajada. Uno de los vehículos manejaba el que suscribe, quien entonces tenía 19 años, y el de atrás con el Gral. Perón, el chofer de la embajada de nombre Cornelio. Esa madrugada había llovido y al pasar bajo las vías del tren en la calle Salguero, donde había mucha agua, al motor del coche donde iba el Gral. Perón le había salpicado agua y comenzó a fallar pero al rato el motor recobró su ritmo normal y seguimos. Al llegar a la Dársena nos encontramos con tropas de la Infantería de Marina que estaban llegando y un oficial de marina nos paró. El Cap. De Navío Cardozo que estaba en el primer coche le dijo: somos diplomáticos de la Embajada paraguaya y venimos a asistir a un buque de la Armada paraguaya que está sin provisiones desde hacía varios días. Nos dejó pasar y no distinguió al Gral. Perón porque los vidrios del segundo coche estaban empañados y pasamos raudamente. Nadie salía a las calles, la Ciudad en esa oscura madrugada estaba completamente desierta, corrimos un gran riesgo, a corta distancia se escuchaban disparos y retumbaban los cañonazos de los tanques que después nos enteramos combatían a paramilitares de la Alianza Nacionalista.

En esa época el mar territorial era de 12 millas, mi padre ordenó al Comandante del buque

retirarse a 30 millas y nos retiramos antes de que el buque partiera. Mi padre se apresuró en regresar a la casa porque de acuerdo al derecho internacional, debía preparar la nota comunicando que el Paraguay había concedido asilo al Gral. Perón A pesar del pedido de mi madre de que no regrese al centro porque seguían los disparos y el peligro existente, mi padre fué al Palacio San Martín, Cancillería argentina, y entregó la comunicación al Sr. Amadeo. La noticia que se difundió rápidamente en todo el mundo encolerizó al Almirante Rojas quien pidió hundir la cañonera pero, los generales Aramburu, Lonardi y otros se opusieron porque el buque ya estaba fuera de las aguas argentinas y sería un gran escándalo internacional.

Así se salvó el Gral. Perón y éste agradecido hasta morir, siempre llamaba a mi padre en el día de su cumpleaños. El Gral. Perón nos había pedido que nunca hablemos sobre los detalles del asilo y mi padre hasta morir cumplió el pacto de silencio. Hoy yo hago público estos hechos en defensa de mi país, para exponer la nobleza del pueblo paraguayo y la conducta infame e ingrata de la Presidenta Peronista Cristina Kirchner, irresponsable, que no conoce nada de derecho internacional ni de derechos humanos, que agrede sin ningún justificativo legal válido al sufrido pueblo paraguayo, que trafica con los derechos humanos a cambio de los bonos que le compra el dictador Hugo Chaves , que pretende instalar en la República Argentina una monarquía, pasar el gobierno a su hijo al estilo de sus amigos del caribe que se eternizan en el poder y además, con su demencial conducta, ineptitud y la pública y notoria corrupción de su Gobierno está destruyendo aceleradamente la economía de la propia República Argentina.

El dictador Stalin para implementar su fracasada colectivización forzada de la agricultura deportó a Siberia a 8.000.000 de Ucranianos que no estaban de acuerdo. A la muerte del dictador solo l.000.000 de ucranianos regresaron vivos. Estos crímenes no prescriben y hoy, en este momento, la República de Ucrania está reclamando indemnización a Rusia, la heredera de la Unión Soviética, por los 7.000.000 de ucranianos asesinados. Esta es la ideología que por la violencia nos quieren imponer Hugo Chavez y los dictadores bolivarianos.

En la OEA, en vez de montar ese circo, lo justo sería que se comience ya a discutir como van a indemnizar al Paraguay los países responsables del horrendo genocidio

cometido durante la Guerra de la Triple Alianza. Estos delitos de lesa humanidad no prescriben.

Yo no soy parte del Gobierno de Franco, no lo voté a el y ni siquiera soy político. Soy un ciudadano común. Puedo decir lo que me parezca justo y me hago responsable de lo que digo porque vivo en un país libre y soberano. Sería muy justo que los textos de historia escolares de Brasil, Argentina y Uruguay, que fueron redactados con datos totalmente falsos a medida de los vencedores, cuenten la verdad de lo ocurrido en la Guerra de la Triple Alianza, como en Alemania, para que las nuevas generaciones tomen conciencia y nunca más se repita este horror bajo los cielos de América.

Por lo que hemos sufrido los paraguayos rechazamos y no aceptaremos nunca ningún tipo de intervención extranjera en nuestros asuntos internos. En Sud América no existe ningún país tecnológicamente avanzado que pueda considerarse potencia militar y esto quedó demostrado en la guerra de Malvinas.

El Paraguay opta por la paz, el respeto al derecho internacional, honra los convenios firmados y sus deudas. No tenemos miedo a nadie y no nos preocupan las amenazas. Hoy con la tecnología existente y con nuestro pueblo valiente que tiene fé en Dios y en la Patria, vamos a pelear hasta morir e inflingiremos 100 veces más daño de lo que puedan hacernos a cualquiera que ose y cometa el error de agredirnos. Se les acabó el tiempo a los opresores colonialistas. SUFRIMOS LAS DOS MAYORES GUERRAS DE AMERICA. NUNCA NOS RENDIMOS Y NUNCA NOS RENDIREMOS.

10 Responses to PARAGUAY: UNA ISLA RODEADA DE TIERRA Y DE MALOS VECINOS

  1. Daniel Etcheverry dice:

    Excelente!!!!

  2. Hernan dice:

    El pueblo paraguayo es un pueblo orgulloso, laborioso e indoblegable. Fue el primer país de América en instalar telégrafos, ferrocarriles y acerías. La oligarquía porteña, coludida con el imperialismo inglés, brasileño y los cipayos legionarios, destruyeron el gran desarrollo del Paraguay para someterlo y convertirlo en una neocolonia empobrecida. Los federales argentinos y los blancos uruguayos siempre estuvieron del lado del Paraguay. El general Perón fue un sincero amigo del pueblo paraguayo y del coloradismo, que es el movimiento nacional por excelencia, nacionalista, profundamente arraigado en las tradiciones, y con amor por el pueblo y la justicia social. Cometen un error Timerman, Cristina, Roussef, Mujica y Chávez, si creen que con sanciones y boicots lograrán doblegar a un gobierno con el que no están de acuerdo. Antes se ganarán la enemistad de todo el pueblo paraguayo, sobre todo porque los que ahora quieren dar lecciones de democracia son los mismos que siempre jodieron al Paraguay desde la Triple Infamia, y el pueblo paraguayo no olvida. El gobierno argentino, si quiere apoyar a Lugo y estar en contra de la destitución, debe demostrar ante todo que los argentinos siempre seremos HERMANOS incondicionales del pueblo paraguayo, y por nada del mundo castigaríamos al pueblo paraguayo por culpa del gobierno que tienen, ni trataríamos de extorsionar al gobierno paraguayo con amenazas contra el pueblo paraguayo. Si, por el contrario, eligen el camino de la extorsión y el ensañamiento, no conseguirán más que aglutinar al heroico pueblo paraguayo para resistir a una afrenta contra su inquebrantable dignidad. No apoyo la destitución de Lugo, considero que fue una fantochada provocada por los intereses creados, en un espurio contubernio entre el lamentablemente corrompido Coloradismo de hoy, y el cipayo e inmundo Partido Liberal, que se pusieron de acuerdo para hacer un juicio político en donde reunían una ensalada de acusaciones variopintas y la mayoría de ellas endebles y risibles, contra un gobierno que, mal que bien, representaba un cambio frente a un vetusto y rancio bipartidismo que ya había cumplido su ciclo histórico y que hoy no representa más que los intereses de los terratenientes y de las mafias. Pero considero que lo peor que se puede hacer es ofender, chantajear y amenazar al pueblo paraguayo. El Paraguay necesita una revolución, y esa revolución no vendrá ni del lamentablemente hoy corrompido coloradismo, ni del liberalismo legionario y cipayo, ni del minoritario, exótico y antinacional comunismo, ni de obispos mentirosos, estafadores y chantas, ni del “socialismo del siglo XXI”, ni de ninguna receta importada. El pueblo paraguayo, organizado en sus sindicatos, agrupaciones políticas y movimientos campesinos que hoy están movilizados en defensa de un liderazgo vacilante, traidor e inoperante, necesita recuperar sus gloriosas tradiciones de justicia social e independencia económica, de los López y de Francia, del primigenio Partido Colorado y de la mejor parte del coloradismo que hoy subsiste, del socialismo humanista y enteramente nacional de Ignacio A. Pane, Blas Garay y Natalicio González, de la Revolución Febrerista de 1936 y del gobierno del general Morínigo de 1940-1948 (los únicos que realizaron la reforma agraria), y de la tradición colectivista de las misiones jesuíticas, y con todo ese acervo avocarse a la revolución nacional que necesita el Paraguay, y que, repito, no vendrá de la mano de los intereses creados de los partidos tradicionales, ni de Lugo, ni de los comunistas, ni de Chávez.

  3. Artemio Santacruz dice:

    Súper está este artículo. Hay difiundirlo por facebook

  4. rolo arpea chaves dice:

    FELICIDADES TIO, EXCELENTE , ABRAZOS

  5. RUBEN FRANCO dice:

    MUY BUEN RELATO. Yo le conoci al Cap. Cardozo, era amigo mi padre, era un gran señor, vivia sobre la calle Rca. de Colombia.

  6. Carlos Jorge dice:

    Paraguay ya peleó con todos sus vecinos. Es una proeza. En poco más de dos siglos invadió dos naciones mucho mayores (un acto inteligente) y fue invadida por otra.

  7. Carlos Jorge dice:

    Los lectores tienen que estar atentos. Toda vez que si ataca otra nación, el proposito es demagogico (como la guerra de Beagle y después Malvinas en el caso de Argentina). Es para tirar provecho de los sentimientos de amor al país, en beneficio de algun populista.

  8. A los malos vecinos les molesta que siendo grandes naciones. No pueden subyugar al Paraguay.. A eso se debe la eterna humillación que intentan Imponernos. Ya caerán estas dos viejas URRACAS y el viejo Caduco. Los tres EX-GUERRILLEROS.- ” No hay mal que dure cien años “.-

  9. osvaldobergonzi dice:

    Este trabajo es el fruto de alguien que participó como fiel testigo de los acontecimientos políticos y diplomáticos que soportó y soporta el Paraguay. Dos vecinos que casi nos exterminaron persisten en su empeño en la actualidad al hacer padecer necesidades a nuestro pueblo pures no pagan el justo precio por nuestra energía. Las mismas ya está todas amortizadas como cualquier inversión de alto costo. Y nosotro no podemos protestar pues la Argentina tiene la llave de la navegación marítima y no respeta tratados que protegen a los paises sin salida al mar. Más bien cabría decir PÉSIMOS VECINOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: