UNA NUEVA VERGUENZA INTERNACIONAL


Hernan Bonilla, distinguido analista uruguayo, da su parecer sobre los sucesos de Asunción en ocasión del juicio político a Lugo.

La política exterior del gobierno hace tiempo que ha dejado de lado el interés nacional para guiarse por afinidades ideológicas, la paparruchada de la patria grande, el latinoamericanismo infantil, las presiones de otros países y otra sarta de disparates. El país lo sufre, entregando derechos, padeciendo atropellos y dejando nuestro otrora prestigioso lugar en el concierto internacional en el fango. El último sobre Paraguay es un nuevo episodio de esta serie de terror.

Paraguay es un país que ha tenido problemas para consolidar su democracia a lo largo de la historia. Por eso los episodios de estos últimos días han despertado una especial preocupación. El juicio político del que fue objeto el ex presidente Lugo fue rápido, demasiado para mi gusto sí, pero perfectamente ajustado a la Constitución. En primer lugar la Cámara de Representantes votó iniciar el juicio político por 76 votos a favor y 1 en contra. Y luego el Senado votó por la remoción de Lugo por 39 votos a favor y sólo 4 en contra. Vale decir, el Parlamento paraguayo, tan democrático y legítimo como el presidente de la República siguiendo la Constitución destituyó al presidente, asumió el vice y siguen rigiendo la separación de poderes y las garantías individuales. No hay golpe ni nada parecido.

Esto es tan cierto que en su primer discurso después de conocida la votación del Senado el ex presidente Lugo reconoció el fallo y en la noche del domingo su abogado Adolfo Ferreiro en un programa de televisión declaró que el nuevo gobierno del presidente Federico Franco es legítimo bajo el derecho interno paraguayo.

Ahora bien, el tema de fondo para nosotros los uruguayos es otro. Si se dice, y con razón, que el juicio a Lugo fue demasiado rápido, ¿qué decir de la sentencia del Mercosur suspendiendo a Paraguay? ¿Quién analizó el caso? ¿Se escuchó al parlamento Paraguayo? ¿Hubo realmente quiebre institucional? Entonces si alguna de estas preguntas deja dudas el Mercosur actuó al menos tan mal como al Parlamento paraguayo que critica.

La verdadera razón por la que se quiere suspender a Paraguay, digámoslo claramente, es aprovechar el lapso en que la hermana República no sea miembro del bloque para meter por la ventana a Venezuela. Resulta casualmente que la incorporación del país bolivariano no se pudo concretar porque no ha sido ratificado por el Parlamento de Paraguay.  Esto es por lo tanto un atropello inadmisible al Parlamento democrático del Paraguay que nuestro país no debería avalar ya que al hacerlo termina de hundir lo que quedaba de nuestro respeto internacional. Ya éramos el hazmerreír del mundo esta semana por el absurdo de la marihuana y ahora nos sumamos al chavismo y al kirchnerismo para hacerle los mandados al mismo presidente que le suspende el envío de petróleo a Paraguay por falta de democracia pero se lo envía a una de las peores dictaduras que perviven en el mundo, como es Cuba.

Como uruguayo siento una profunda vergüenza de la actitud patotera que asume el gobierno del Uruguay, le pido disculpas al pueblo paraguayo por esta nueva afrenta y espero que los megalómanos continentales terminen de comprender que los asuntos internos de cada país los resuelven sus ciudadanos, no una reunión de cancilleres de los países que en 1870 descuartizaron al Paraguay. Por eso apoyo calurosamente la resolución de la Convención Nacional del Partido Nacional que el sábado se pronunció claramente sobre el tema.

El tufillo de Guerra de Triple Alianza que tiene este episodio lamentable es indisimulable. Y una vez más, como Flores en 1865, ahora colaboramos en atacar a un país que nada nos hizo y que es, o debería ser, nuestro aliado estratégico en el Mercosur frente a la prepotencia de los más grandes. Parece que nadie del gobierno leyó nunca a Herrera, parece que nunca hubieran conocido sus esfuerzos por reparar a los paraguayos los males que les hicimos sin sentido en el pasado. Por eso, ante este nuevo y lamentable episodio, digámosle a este gobierno entreguista y mandadero de los poderosos ¡Viva Herrera! ¡Viva el Paraguay!

3 Responses to UNA NUEVA VERGUENZA INTERNACIONAL

  1. abogado luis alberto cabrera c. dice:

    sin comentarios, esta todo dicho

  2. Odón Frutos CIP 241.515 dice:

    Señor Director
    Me permito, una vez mas, transcribir un comentario sobre el “Caso Paraguai” de uno de los bloguistas mas leídos del Brasil, publicado en el Diario Veja del 26 ppdo.

    Diario veja
    Blog
    Reinaldo Azevedo
    Análises políticas em um dos blogs mais acessados do Brasil

    A “Tríplice Aliança reforçada” – Brasil integra esforços que buscam dar um golpe na soberania paraguaia. É inaceitável!

    No post anterior, há um relato sobre a reunião da OEA que discutiu a crise no Paraguai. A proposta de que a entidade esperasse o resultado da reunião da Unasul para, então, se posicionar é ridícula. Desde quando existe uma relação de subordinação ou algo parecido entre um grupo e outro? Na Unasul, coalhada de bolivarianos e delirantes, os paraguaios não têm a menor chance. Ali, quem dá as cartas — realmente “marcadas”, como afirmou o embaixador Hugo Saguier (post anterior) — são democratas como Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, Cristina Kirchner… Tenham paciência!
    Saguier falou de uma “Tríplice Aliança”, desta vez reforçada, referindo-se aos três países que atuaram juntos na Guerra do Paraguai: Brasil, Uruguai e Argentina. O conflito praticamente destruiu o Paraguai, que lutou sozinho. Há certo exagero retórico de Saguier? Há, sim! Mas é compreensível.
    A soberania paraguaia está sendo agredida de maneira escancarada e miserável. Se a Constituição do país tivesse sido violada e se o novo governo estivesse sendo imposto à população debaixo de porrete, vá lá. Mas, evidentemente, não é o que aconteceu. A solução é legal e legítima. O argumento de que não houve o “devido processo legal” é, perdoem-me as opiniões contrárias, cretina.
    O que significa “devido processo legal”? É aquele que está adequado à legalidade que existe. A do Paraguai é aquela. O Brasil não gosta? Pode até tentar convencer o Congresso paraguaio a adotar a nossa Constituição, por exemplo, mas não tem o direito de impô-la a ninguém. O Planalto, por acaso, decidiu questionar os marcos legais do Irã ou da Venezuela? Ora, como não lembrar do inefável Luiz Inácio Lula da Silva a comparar os protestos contra as fraudes nas eleições iranianas à torcida de um time derrotado num jogo de futebol??? Naquele caso, o próprio Conselho da Revolução Islâmica, formado pelos aiatolás, admitia a existência de fraudes. Lula e o governo brasileiro não! Justificativa oficial: o Brasil não se mete em assuntos internos de outros países.
    Mas pretende ter esse grau de ingerência no caso do Paraguai? A Constituição e a legislação paraguaias — segundo as quais o próprio Fernando Lugo foi eleito — também o depuseram e determinaram seu sucessor. E cabe aos paraguaios mudá-las se e quando acharem que não servem. Uma coisa é a mobilização de países em defesa dos direitos humanos ou no combate a golpes, o que não está caracterizado no Paraguai. Outra, distinta, é a tentativa de impor sua vontade na base da intimidação. Isso, sim, constitui uma tentativa de golpear a soberania de um país.

    Por Reinaldo Azevedo

  3. Myriam Bareiro dice:

    Los paraguayos celebramos que hayan periodistas que entendieron y que entienden que nuestro país es SOBERANO y que se actuó cumpliendo la CONSTITUCION de nuestro país.
    ¡Viva el Paraguay!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: