ASPECTOS POSITIVOS Y NEGATIVOS DE LA LEY 2421/04 DEL IMPUESTO A LA RENTA PERSONAL


Ante todo aclaramos que no estamos ni en contra del Impuesto a la Renta Personal ni de cualquier impuesto que responda a principios económicos y sociales justos, que cumpla con  el principio de igualdad, respete las leyes y las garantías Constitucionales.

LEY 2421/04 DE ADECUACIÓN FISCAL. IMPUESTO IRACIS: Fue positivo y muy alentador que se reduzca el porcentaje de impuesto a la renta a las empresas del 30 al 10 % porque somos un país mediterráneo con demasiadas dificultades y costos extras para llegar al mar y todas nuestras empresas, más aún las PYMES necesitan ventajas para poder competir, crear mano de obra y exportar. Con solo el mercado interno que es muy limitado nunca vamos a poder rebajar nuestra alarmante tasa de pobreza y desempleo.

Este es un factor positivo y venimos escuchado que solo en el Paraguay no rige el Impuesto a la Renta Personal. A esto decimos que solo en el Paraguay una empresa que tiene una utilidad anual de 50 millones de Dólares paga igual (10 % de impuesto a la renta) que un almacenero de campaña que ni siquiera gana lo suficiente para atender debidamente la salud de su familia. En todos los países, en Japón, Europa, EEUU, América Latina, etc. las empresas que ganan millones de Dólares pagan más, un mayor porcentaje de impuesto a la renta que los que ganan poco y este porcentaje llega en algunos países hasta un 55 a 60 %.–

Se publica que el Impuesto a la Renta Personal va a recaudar unos 25.000 millones de Gs. al año lo que equivale a solo unos 5 a 6 millones de Dólares. Cual es la lógica de castigar a la gente innecesariamente con más impuestos perjudicando el ahorro y la inversión mientras se deja que grandes empresas extranjeras, graneleras, de telefonía celular , bancos etc. giren al exterior miles de millones de Dólares en solo unos pocos años pagando una suma ridícula de impuestos en el país que genera sus ganancias. Con solo aumentar la tasa al 20 % a las empresas o individuos que ganan más de 2 millones de Dólares o su equivalente en Gs. 8.700.000.000.= al año, el Estado puede recaudar fácilmente más de 100 millones de Dólares más al año y comenzar de una vez buena a arreglar las rutas y cambiar los 10.000 puentes de madera del país que se caen a pedazos. Con esto todavía estaremos en ventaja y muy por debajo de los tributos de la mayoría de los países.

Esto es lo muy negativo y muy injusto que solo ocurre en este país y da la impresión que los que planearon esta Ley están subordinados y al servicio de intereses extranjeros que no son los del pueblo paraguayo. Antes de aprobar el Impuesto a la Renta Personal debe corregirse primero esto que es lo más injusto que tiene esta Ley 2421/04.

IMPUESTO A LA RENTA DEL PEQUEÑO CONTRIBUYENTE (IRPC):

En el año 2004 cuando se aprobó la Ley 2421/04 se estableció un máximo de ingresos brutos de Gs. 100.000.000.= para tributar bajo la categoría de pequeño contribuyente. El Guaraní no tiene un valor estático, se devalúa permanentemente, el salario mínimo que regía en el año 2004 era de Gs. 962.413.= y con los sucesivos aumentos en el 2012 es de Gs.. l.658.232.= o sea el Guaraní sufrió una devaluación del 70 % en este lapso y sin embargo el Ministerio de Hacienda neglicenció y nunca ajustó el máximo de ingresos de los pequeños contribuyentes que hoy debió ser ya de Gs. 165.823.200:= Esto es algo muy injusto porque el propio proyecto de Impuesto a la Renta Personal está fijado en salarios mínimos que es un valor variable y se ajusta automáticamente. Esta discriminación viola el principio de igualdad garantizado por nuestra Constitución y castiga a los pobres, a los almaceneros, al pequeño contribuyente a afrontar muchos gastos extras y contabilidad muy complicada. En la aprobación de estas leyes hubo mucha presión y apuro con el pretexto de que era una condición del F.M.I. y no se estudió debidamente estos aspectos muy injustos.

IMPUESTO A LA RENTA PERSONAL:

Este proyecto precisa también de muchos cambios y ajustes. El Sr. Borda ya en el 2004 prometió formalmente al Parlamento y al país que a cambio de la nueva Ley 2421 de impuestos a la renta seguiría de inmediato una adecuación y racionalización del gasto público. Nada de esto se cumplió con las contrataciones prebendarias de miles de funcionarios incapaces e innecesarios en las instituciones públicas sin cumplir con la Ley de la función pública y se ha dilapidado el enorme superavit fiscal que tuvo el Estado en los últimos años de bonanza gracias al aumento internacional de los precios de nuestros productos de exportación. Ya fuimos engañados varias veces y no se puede confiar más en promesas. Lo primero que se debe incluir expresamente en la Ley es que el 100 % de lo recaudado con el IRP sea destinado a Obras Públicas que es nuestro mayor déficit.

Se dice que el IRP va a cerrar el círculo. Esto no es creíble ya que semanalmente por la prensa nos enteramos de todo tipo de contrataciones dudosas, de contratos de excepción, adquisiciones del Estado sobrevaloradas, licitaciones amañadas, ventas de tierras fiscales a precio vil, otras varias irregularidades y despilfarro masivo de dinero público. Entrega sin ningún justificativo de US$ 35.000.000.= de dinero del pueblo paraguayo a una ONG que ni rinde cuentas. Leímos en los diarios que se desvió la suma de US$ 7.000.000.= de lo recaudado con el Imagro para fines no previstos en la Ley. Ya existen suficientes impuestos y medios para realizar un Gobierno eficiente pero ni el IRP ni nada funcionará si no se cierra el círculo de la evasión y la corrupción.

Paraguay es un Estado prebendario y está entre los peor administrados del Continente. En nuestro país la nómina salarial del Estado es del 10,6 % del PIB mientras que en Brasil es del 2,1 %, en Argentina del 2 % y en Uruguay del 4,4 %. Además, las violaciones muy frecuentes de las leyes y la falta de seguridad jurídica hacen que el país sea considerado por las calificadoras internacionales como inconveniente e inseguro para invertir y por esto no vienen industrias que podrían suplantar a importaciones y es una de las razones principales de la falta de trabajo y el triste éxodo de nuestros compatriotas al exterior.

Precisamente el proyecto de Impuesto a la Renta Personal es un claro ejemplo del abuso y la falta de seguridad jurídica ya que el Ministerio de Hacienda se atribuyó facultades legislativas y con la reglamentación viola y grava aspectos que no están previstos en la propia Ley como ser que las Sociedades Simples tributen el impuesto a la renta correspondiente y además deben tributar el Impuesto a la Renta Personal. La doble tributación no está permitida. Además Tributación se atribuye autoridad para intimar sin justificativo documental y exigir al contribuyente sea quien que provea las pruebas. Esto significa invertir el sentido de la prueba lo cual es ilegal ya que nadie puede ser acusado sin pruebas fehacientes y además es muy peligroso porque en países como Venezuela y Bolivia se han utilizado estas tácticas para persecución política. También se pretende gravar la venta ocasional de inmuebles. Una persona que no tiene ingresos ni dinero y que por motivo de estar con problemas de salud se ve obligado a vender su vivienda debe registrarse y pagar como contribuyente del IRP. Esto no es impuesto a los ingresos sino al patrimonio, lo cual no está autorizado por Ley. Con las reglamentaciones se viola la Constitución vigente, que en su Artículo 179 es muy clara: TODO TRIBUTO CUALQUIERA SEA SU NATURALEZA O DENOMINACIÓN SERA ESTABLECIDO EXCLUSIVAMENTE POR LEY RESPONDIENDO A PRINCIPIOS ECONÓMICOS Y SOCIALES JUSTOS.

No nos oponemos a ningún impuesto justo pero precisamente vemos que no hay respeto por las leyes vigentes por parte de los recaudadores y en un tema tan delicado como son los impuestos no se puede confiar en ningún Gobierno y menos aún en recaudadores tan arbitrarios e injustos que castigan a los pobres mientras son muy generosos con los que ganan millones. No se puede aprobar el IRP antes de corregir todo lo ilegal. Ya se corrigió algo pero falta mucho. Por esto lo más importante y prudente es incluir en la Ley de IRP que las reglamentaciones y la variación del mínimo imponible preparadas por el organismo recaudador deberán ser previamente aprobadas por el Parlamento en cada caso de acuerdo a la situación económica, otros factores y precautelando el aspecto legal. Hay que prevenir en la misma Ley estos abusos en el futuro. Es muy grave que se hayan otorgado tantas atribuciones al Ejecutivo, como ser variar arbitrariamente el porcentaje de los impuestos y que se estén estableciendo tributos no previstos en la Ley por decreto, porque esto es atribución exclusiva del Parlamento y en ninguna parte la Constitución autoriza a delegar.

———————————-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: