EL PROTOCOLO AYALA-PUEYRREDON: LA ENTREGA DE YACYRETÁ


Dr. HUMBERTO ZARACHO

Corría el año 1926. Gobernaba el Paraguay el Dr. Eligio Ayala. Este asumió el gobierno el 15 de agosto de 1924, al ser proclamado por el Congreso Nacional como presidente constitucional. Fue candidato único por el Partido Liberal, no tuvo contendor porque el Partido Colorado no participó de los comicios presidenciales por falta de garantías. Hubo mucha expectativa sobre su gestión presidencial, puesto que el país se encontraba desgarrado por la cruenta guerra civil de 1922/1923 protagonizada por los liberales gondristas (los saco pucú) y liberales schaeristas (los saco mbyky). Aunque el Dr. Ayala se recibió de abogado, durante su permanencia en Europa se especializó en temas económicos y financieros. A su regreso al país, el presidente Manuel Gondra le nombró Ministro de Hacienda (1920).

Durante su segunda presidencia, designó embajador ante el gobierno de los EEUU al Dr. Eusebio Ayala quien, el 1º de febrero de 1926, junto con el Dr. Honorio Pueyrredón, embajador argentino ante el mismo gobierno, refrendó en la sede de la embajada argentina de la ciudad de Washington D.C., un documento bilateral conocido como Protocolo Ayala-Pueyrredón sobre el mejoramiento de la navegabilidad del río Paraná y la utilización de las caídas de agua en la isla Apipé con el objetivo de establecer una gestión industrial de las aguas de éste recurso hídrico compartido con la Argentina. En el acta el diplomático argentino dejó de manifiesto que “consecuente con instrucciones de su gobierno se hallaba empeñado en reunir todos los elementos posibles que pudieran servir para decidir la utilización de las fuerzas hidráulicas de que el país dispone y que en ese sentido había ya informado a su gobierno remitiéndole todos los antecedentes recogidos”. Y agregó que “no obstante carecer de autorización expresa para suscribir este convenio se decidía a hacerlo porque el llenaba una alta aspiración para ambos países, bien entendido, naturalmente, que su intención era ad-referendum de la aprobación de su gobierno”. A su vez, el Dr. Ayala señaló que “de acuerdo con un cambio de ideas tenido antes de ahora con el Embajador Argentino y ante el hecho de que existan aguas comunes limítrofes entre ambos países que pudieran ser materia de convenio a los efectos de su aprovechamiento industrial, se había dirigido a su gobierno solicitando la autorización correspondiente para suscribir este protocolo, la que había recibido por cable”. En nota dirigida por el Dr. Eusebio Ayala al canciller paraguayo Dr. Enrique Bordenave (su medio hermano) donde le decía: “Como V.E., tiene conocimiento, desde el mes de agosto del año pasado respondiendo a una invitación del embajador argentino Pueyrredón, había mantenido correspondencia con este diplomático acerca de un convenio para el aprovechamiento de las caídas de agua del
Alto Paraná en el lugar llamado Apipé
”. Le informó, además, con más detalles del proceso de las tratativas sobrte los aspectos técnicos mantenidos “con la conocida firma COOL and Cº, 101 Park Avenue, N.Y.” (1)

El Protocolo Ayala-Pueyrredón hubiera sido de gran importancia para el desarrollo y el futuro económico de nuestro país si éste no hubiera contenido algunas cláusulas funestas por ser contrarias a los intereses nacionales. Es necesario conocer su texto para que la generación actual y las posteriores puedan conocerlo debidamente. El mismo rezaba así: “Artículo 1º. El Gobierno del Paraguay presta su conformidad para que el Gobierno Argentino, por sí o por las empresas que autorice debidamente, practique en la mencionada parte del Río Alto Paraná las obras y estudios que considere convenientes para la utilización industrial de las caídas de aguas existentes en ese lugar. Artículo 2º. Las obras a que se refiere el Artículo anterior deberán ejecutarse de tal modo que no perjudiquen la navegación y por el contrario en cuanto fuera posible tiendan a mejorarla. Artículo 3º. Si las caídas de agua utilizadas para la generación de energía estuvieren en jurisdicción común, o si para la utilización de las caídas se instalasen obras en territorio paraguayo, o si en general el Paraguay prestara su ayuda y cooperación en forma permanente para la ejecución, mantenimiento y aprovechamiento de las obras de utilización de las caídas de agua, tendrá derecho a obtener para los individuos o entidades radicadas en su territorio, energía eléctrica en las mismas condiciones en que se distribuya el público en territorio argentino, hasta un maximum del siete y medio por ciento (7 1/2%) de la producción total de fuerza, siempre que no fuere posible a la Argentina conceder una cantidad mayor. Artículo 4º. La aplicación del Artículo anterior estará a cargo de una comisión internacional constituida por ambos gobiernos. Artículo 5º.- Si las obras se ejecutaran en las riberas y aguas de dominio exclusivamente argentino, el Paraguay no tendrá derecho a reclamar participación alguna en la energía producida. Artículo 6º.- En caso de tener que ejecutarse obras permanentes en territorio paraguayo el Gobierno del Paraguay procederá a las expropiaciones que fueren necesarias, por cuenta de la empresa. Las propiedades adquiridas en territorio paraguayo, las obras efectuadas en el mismo y la empresa encargada de las obras en cuanto estuviera radicada en el Paraguay, quedarán sujetas a la jurisdicción paraguaya. Artículo 7º.- Si las obras no se ejecutaren en el término de diez años contados desde la vigencia del presente convenio, cada una de las altas partes contratantes tendrá la facultad de denunciarlo. Leído el presente protocolo y hallándolo exacto, lo firmaron en dos ejemplares sellándolo con sus respectivos sellos”.

Como puede observarse, el Protocolo preveía la entrega ignominiosa de nuestro patrimonio hídrico a la Argentina a cambio de un insignificante y mendicante siete y medio por ciento de la utilidad total que produciría la futura represa hidroeléctrica. El Protocolo fue aprobado por el gobierno argentino en virtud al Decreto del 24 de octubre de 1926. Debido, tal vez, al temor a una eventual reacción del pueblo paraguayo, el gobierno del Dr. Eligio Ayala jamás lo envió a consideración del Congreso. Mediante ello nunca entró en vigencia. Llamativamente este hecho es muy poco recordado por los historiadores nacionales.

A contrario sensu casi cincuenta años después los presidentes constitucionales del Paraguay y la Argentina, generales Alfredo Stroessner y Juan Domingo Perón, coherentes con sus sentimientos integracionistas y de recíproca asistencia entre ambos países, suscribieron en 1973 el TRATADO DE YACYRETA que estableció el beneficio de la utilidad de la producción hidroenergética en partes iguales para ambos países ribereños del río Paraná. Que el distinguido lector juzgue la diferencia entre ambos instrumentos internacionales.

(1) PEÑA VILLAMIL, Manuel. “Eusebio Ayala”, pág. 74, Edit. El Lector, Asunción

2 Responses to EL PROTOCOLO AYALA-PUEYRREDON: LA ENTREGA DE YACYRETÁ

  1. Juan Antonio Pozzo Moreno dice:

    Entre 1984 y 2014, cuarenta años, Paraguay aprovechó menos del 7% del emprendimiento binacional. En Yacyretá, desde su puesta en funcionamiento, Paraguay aprovechó solo alrededor del 5% de la producción. La propuesta de 1926, aunque ínfima por su desproporción, supera a las espectativas previstas en los tratados de 1973.

    • ramón britez dice:

      Aprovecho solo el 5% por falta de infraestructura, lineas de transmisión y por falta de carga, es decir, por más que hubiéramos querido usar el 50% no era posible pues no hay carga suficiente lado Paraguayo. También hay que considerar que la energia hidroelectrica no se puede almacenar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: