DEL TRIBUNAL DE CONDUCTA A LA PRESIDENTA DEL PARTIDO COLORADO


Asunción, 27 de Enero de 2011

A Dra. LILIAN SAMANIEGO, Senadora de la Nación

Presidenta de la Asociación Nacional Republicana-Partido Colorado

E.S.D.

SEÑORA PRESIDENTA:

Nos dirigimos a la señora Presidente para poner en su conocimiento cuanto sigue:

1. LA ACCION DE AMPARO.

El día miércoles 26 de Enero de 2011 fue recibido en Secretaria una CEDULA DE NOTIFICACION, dirigida al Tribunal de Conducta del Partido Colorado, por medio de la que se notifica del proveído de esta misma fecha, dictado por el Juzgado Electoral de la Capital del Segundo Turno, de feria, a cargo del abogado Alcides Bobadilla, secretaria Paulo Salerno Lemos. La citada providencia fue dictada en los autos caratulados “RANULFO PEREIRA DELVALLE C/TRIBUNAL DE CONDUCTA DE LA A.N.R. S/AMPARO CONSTITUCIONAL”.

La ACCION DE AMPARO fue promovida contra la ASOCIACION NACIONAL REPUBLICANA (ANR), específicamente contra la Resolución TC 23/2010 de 28 de diciembre de 2010 dictada por el Tribunal de Conducta, con el argumento de “ser la misma totalmente ilícita y violatoria del fundamental derecho a la defensa precautelada en la Constitucional Nacional”. La demanda de amparo fue instaurada por los Abogados MIGUEL ANGEL VILLALBA R. bajo el patrocinio de los Abogados ALFREDO PORRO y JORGE ANTONIO ESPINOLA en representación del señor RANULFO PEREIRA DELVALLE y del “FRENTE PARA LA VICTORIA, VANGUARDIA COLORADA-PROGRESISMO COLORADO”.

Como medidas de urgencia, el Juez dispuso dejar provisoriamente sin efecto la Resolución TC 23/2010 de 28 de diciembre de 2010, dictada por el Tribunal de Conducta y dispone la inscripción provisoria de la candidatura a Presidente de la Seccional Colorada de Maciel, del Señor Arnulfo Pereira Delvalle con C.I. No. 1.721.898, por el Frente para la Victoria. Igualmente, el Juzgado ordeno la reintegración del mismo al padrón partidario, previa contra cautela que deberá prestar el peticionante en secretaria.

2. EL PARTIDO COLORADO: PERSONA JURIDICA

Debemos señalar a la señora Presidente que el Tribunal de Conducta es un simple órgano o dependencia del Partido Político, denominado ASOCIACION NACIONAL REPUBLICANA-PARTIDO COLORADO. No goza de personería jurídica alguna. Es la Asociación Nacional Republicana, cuya sigla es A.N.R., igualmente denominada PARTIDO COLORADO, la entidad que tiene personalidad jurídica. Es decir, constituye una persona de existencia ideal, creada por la ley. Es lo que se llama una persona jurídica, moral o ficticia. El Gobierno del Partido, conforme al Art. 6 de los Estatutos partidarios es ejercido por la Convencion, la Junta de Gobierno y las Comisiones Seccionales. Independientemente de estos órganos gubernamentales se instituyen: El Tribunal de Conducta y el Tribunal Electoral Partidario. El Estatuto, Art. 31 determina que LA UNICA AUTORIDAD QUE COMO ATRIBUCION Y DEBER PUEDE EJERCER REPRESENTACION OFICIAL DEL PARTIDO es el Presidente de la Junta de Gobierno.

El Tribunal de Conducta al no ser persona jurídica no puede promover acción alguna ni puede contestar acción alguna. NO PUEDE ESTAR EN JUICIO. La persona jurídica es el Partido Colorado; por tanto es la Asociación Nacional Republicana-Partido Colorado, la única que tiene personalidad jurídica. En consecuencia, es sujeto activo y pasivo de derecho. El Representante del Partido es el Presidente de la Junta de Gobierno. El Tribunal de Conducta al no poder estar en juicio, tampoco puede deducir o contestar demandas, recursos o cosa similar. Los Miembros del Tribunal de Conducta son solo personas físicas, visibles, seres humanos que tienen capacidad de derecho, pero que carecen de representatividad legal, en forma individual o colectiva, para estar en los Tribunales, por una dependencia u órgano de la persona jurídica denominado Partido Colorado. En este sentido, el propio escrito de demanda promueve la ACCION DE AMPARO en contra de la ASOCIACION NACIONAL REPUBLICANA (ANR) Tribunal de Conducta, contra la Resolución No 23/2010 de 28 de diciembre de 2010. Sin embargo, la providencia del Juez Alcides Bobadilla, tiene por iniciado el presente amparo constitucional, “en contra del Tribunal de Conducta de la Asociación Nacional Republicana, hecho que revela su falta de conocimiento de principios elementales del Derecho, de la democracia y de la organización del Estado y de los Partidos Políticos.

3. NATURALEZA DEL ACTO O RESOLUCION DEL TRIBUNAL DE CONDUCTA.

Por otra parte, el Juez desconoce la naturaleza del acto o resolución dictada por el Tribunal de Conducta del Partido Colorado, que esencialmente es un simple Tribunal Ético o moral y no un Tribunal Jurídico. El Tribunal de Conducta no conoce ni juzga la conducta del afiliado desde el ángulo jurídico-penal sino la conducta ética, que escapa al Derecho. Sus decisiones analizan la conducta del afiliado según las reglas éticas y no bajo las reglas jurídicas, es decir esa regla cultural ética aplicada exclusivamente al obrar humano. En este sentido, la moral como la religión forma parte de la ética. A ningún estudiante de Derecho escapa que la separación entre Derecho y Moral ya se venia intentando a inicios del siglo XVIII, lo que también confunde el Juez. La coercitividad es la característica que distingue y separa el Derecho de la Ética y la Moral Esta es la interpretación del propio Estatuto del Partido Colorado, Art. 133, que expresa que:”EN CASO QUE LA INCONDUCTA DE ALGUN AFILIADO COMPORTASE UN DELITO DE DERECHO COMUN O ELECTORAL, el Tribunal de Conducta, de oficio, pasara los antecedentes a la Justicia ordinaria”.

4. EL TRIBUNAL DE CONDUCTA NO ES ORGANO JURISDICCIONAL.

El Tribunal de Conducta no es un órgano jurisdiccional, por lo que sus actos no tienen relación alguna con la Justicia Electoral, y menos con la Justicia Ordinaria. Mientras que el Tribunal Electoral partidario tiene otra función y, en todo cuanto no se halle previsto en los Estatutos del Partido, se debe ceñir a las prescripciones del Código Electoral, Por otra parte, la decisión o resolución que dicta el Tribunal de Conducta no constituye un Acto Administrativo, porque no es un Tribunal u órgano del Estado. Tampoco es un acto jurídico, pues no tiene por fin inmediato crear, modificar, transferir, conservar o extinguir derechos, como lo clasifica el Derecho Civil. Lo que ocurre es que al adoptar cualquier decisión, el Tribunal de Conducta como Tribunal Ético, debe emplear una forma instrumental, la forma escrita más simple.

5. INCOMPETENCIA DE LA JUSTICIA ELECTORAL

Cualquier examen detenido de este caso nos conduce a afirmar que la Justicia Electoral no es competente para juzgar las resoluciones del Tribunal de Conducta, en grado de apelación o alzada. Los Tribunales, con un sentido general y amplio, no pueden juzgar las cuestiones éticas o morales, sino asuntos de orden jurídico, sean de naturaleza civil y comercial, laboral, penal, contencioso-administrativa, constitucional, electoral, etc. No podría entender la Justicia Electoral de una Resolución de un Tribunal Ético como es el Tribunal de Conducta del Partido Colorado, porque sus decisiones nada tienen que ver con conflictos derivados de elecciones generales, departamentales, municipales y de los diversos tipos de consulta popular establecidos en la Constitución. No se trata tampoco de cuestiones relativas al Registro Cívico Permanente ni en lo atinente a la constitución, reconocimiento, organización, funcionamiento, caducidad y extinción del Partido y movimientos políticos del Partido Colorado y alianzas electorales. El Tribunal de Conducta, por lo demás no tiene competencia alguna en cuestiones electorales o relativas a organizaciones políticas del Partido Colorado. Por esta razón, el Juez de esta causa que recibió la demanda de amparo debió rechazar y ordenar su archivo, por su notoria improcedencia, Sin embargo ordeno algunas medidas de urgencia, cuando debió resolver su rechazo “in limine”. Y descociendo aun mas la naturaleza del Tribunal de Conducta señalo audiencia de sustanciación del amparo constitucional para el día miércoles dos de febrero de 2011, a las 10 horas. Error, craso error, pues el Presidente ni ninguno de los Miembros del Tribunal de Conducta tiene la representación oficial o legal del Partido Colorado, para estar en juicio. El Tribunal de Conducta solo aplica el Código de Ética del Partido Colorado.

6. AGOTAMIENTO DE LAS INSTANCIAS PREVIAS.

El Juez de esta causa desconoció asimismo claros preceptos del Código Electoral Paraguayo, cuyo Articulo 36 expresa: “Las cuestiones y litigios de los partidos, movimientos políticos y alianzas electorales, no podrán ser llevados a la Justicia Electoral sin antes agotar las vías estatutarias y reglamentarias internas de cada partido, movimiento político o de las bases acordadas por las alianzas. Los interesados podrán solicitar a la Justicia Electoral la fijación de un plazo dentro del cual deberán agotarse dichos procedimientos; en caso de incumplimiento del mismo, el Tribunal respectivo podrá abocarse al conocimiento de la causa, de oficio o a pedido de parte”.

El Estatuto del Partido Colorado tiene resuelto claramente la vía de la recurribilidad de las resoluciones del Tribunal de Conducta, en dos articulos. El primero, el Articulo 71 inc. a) que dice: “Se Pierde la condición de afiliado al Partido: Por expulsión decretada por el Tribunal de Conducta y en su caso, ratificada por la Convención”. El segundo, el Articulo 131 que señala: “Las sanciones de suspensión, expulsión y otras que se pudieran prever, serán establecidas en el Código de Ética y serán aplicadas únicamente por el Tribunal de Conducta, cuyas resoluciones serán apelables ante la Convención Ordinaria”. Por lo tanto, el demandante RANULFO PEREIRA DELVALLE debió, obligatoriamente, agotar previamente las instancias administrativas internas del Estatuto partidario, antes de deducir la demanda de amparo constitucional. Esa instancia previa es interponer contra la Resolución del Tribunal de Conducta, el recurso de apelación o alzada ante la Convención Ordinaria del Partido Colorado. Recién después de haberse agotado este procedimiento, y ante el silencio de las autoridades de gobierno del Partido Colorado, solicitar a la Justicia Electoral la fijación de un plazo prudencial, pasado lo cual, recién el Tribunal electoral respectivo podrá abocarse a entender en la causa.

PETITORIO: Señora Presidente: Debido a que los Miembros de este Tribunal no asistirán a la Audiencia fijada por el Juez de la causa, por ser totalmente improcedente y por constituir una extralimitación de funciones jurisdiccionales y abuso de derecho, es que solicitamos que esta ayuda-memoria sea pasada al representante o apoderado del Partido Colorado, a fin de que se adopte las medidas que a este caso corresponda.

Aprovechamos para saludar a la señora Presidenta con nuestra más alta consideración.

BERNARDINO CANO YEGROS WASHINGTON ASHWELL

ESTEBAN OJEDA SALDIVAR LUIS ENRIQUE CHASE PLATE

ELISA DEL ROCIO FERNANDEZ SCHOLL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: