EL DESAFÍO DE LILIAN Y OTRAS MENUDENCIAS


Por Zacarías Pane

Lilian Samaniego le coloca a Nicanor en una posición difícil. Le ofrece que regrese al sillón de la ANR previo retiro de su pedido de permiso. En tanto ella no renunciará. Pero si acatará la decisión de la junta de gobierno o la del propio Nicanor.

Este último no suele salir para no exponerse. Solamente concurre a actos con sus adherentes. Ahora debe tomar una decisión. La jugada política que se le tendió demuestra astucia. Nicanor tiene la junta para él si desea. Con tal manifestación Lilian demuestra una gran seguridad. Que el pueblo colorado decida con quien o con quienes seguiremos la ruta hacia la victoria.

En la última convención los seguidores de Nicanor y Castiglioni protagonizaron el espectáculo que provocó la renuncia de un antiguo dirigente de la ANR. Fueron muy bien identificados por los medios de comunicación que transmitían a cada momento en vivo las instancias.

Lo más llamativo resultó la decisión de los convencionales, en su inmensa mayoría electos por los movimientos de Nicanor y Castiglioni. Se suponía que ellos debieron seguir las directivas de sus jefes. Pero no lo hicieron. ¿Por qué? Según Castiglioni fueron comprados como “animales” . Esta clase de lenguaje indecente resulta inapropiado. Si ellos en su momento aprobaron las listas es porque estaban seguros de su lealtad.

Da la impresión que ambos dirigentes suponen que 20 de abril es una realidad virtual. Nunca existió. En consecuencia no es necesario analizar sus consecuencias. Sin embargo, en aquel acontecimiento fatal para la ANR van a encontrar la explicación del porque sus propios convencionales optaron por modificar los estatutos.

Se sienten sin liderazgos y se aferran a cualquier tabla salvadora que pudiera servirnos para recuperar el poder. Así, aparece la figura de Cartes, un empresario triunfador en el deporte al frente de un club que obtuvo con él tantos campeonatos como lo consiguió en toda su historia.

Este fenómeno sucede en el país. Hay ausencias de liderazgos firmes en todos los partidos. Y Horacio Cartes aparece como una esperanza. Le endilgan un pasado tenebroso. Pero se exponen a una querella dado que el personaje obtuvo una resolución judicial favorable conforme a los términos de su abogado defensor, Gustavo De Gasperi. Esos sucesos judiciales ocurrieron en tiempos de Stroessner cuando fueron a parar a la cárcel numerosas personas por robo de divisas según la jerga periodística de la época.

Pero resulta que el abogado de Cartes es liberal y él en ese tiempo no era colorado. ¿Como se explica entonces que Rubén Ramírez Pane+, personaje importante vinculado al gobierno no haya podido ejercer influencias para impedir el encierro de un hijo suyo apodado  AUTO PAPÁ? ¿Y sin embargo, Cartes, sin ser colorado y  con un abogado contrario al gobierno  logra demostrar su inocencia?

One Response to EL DESAFÍO DE LILIAN Y OTRAS MENUDENCIAS

  1. Antonio dice:

    Elemental mi querido Director: Por entonces, Cartes era empleado de Cambios Guaraní… y Ud. sabe muy bien quien era el propietario de esa empresa… ¿o no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: