PORQUE AVINAGRAR LA VICTORIA A DESTIEMPO


Por Cándido Silva

¿No sería conveniente, acertado y lógico disfrutar en el seno de la excepcional familia republicana, por lo menos lo que resta del mes de noviembre en curso, del rotundo triunfo del Partido Colorado en los comicios municipales del domingo pasado?

Para qué empañar aún tan legítimo deleite sacando a luz asuntos que podrían fracturar a destiempo la tan trabajosamente lograda cohesión de fuerzas, sublime misión partidaria que involucró a toda la población colorada del país, entre dirigentes y afiliados, y que certificara en las urnas, una vez más, el superior poder de convocatoria de ANR, a pesar de hallarse transitoriamente en la llanura política.

A nadie escapa que la prensa, ávida de la primicia candente que ofrecer a sus escuchas y lectores, aguijonea con persistencia a los políticos acerca de temas que en nada se relacionan con la reciente ventura electoral, cuestiones que por su propia naturaleza propenden a la dispersión doméstica antes que a mantener esa unidad que refrendara la hegemonía política del nacionalismo paraguayo.

Acaso es tan pretencioso encarecer a los líderes y directivos de algunos movimientos a que posterguen, digamos por unas cuantas semanas, aquellas materias que podrían reflotar prematuramente el hoy zambullido internismo, avinagrando estérilmente la ambrosía de la victoria.

Que gratificante será que podamos finalizar el presente año estrechados en el proverbial abrazo republicano, paladeando esta circunstancial bonanza política que bien podría tornarse estable si se acordaran de antemano, y cuanto antes, reglas de juego que preserven la institucionalidad partidaria por encima del pasajero movimentismo.

Esta conexión prácticamente sin grietas alcanzada para las municipales, tendría que ser el prototipo a seguir y perfeccionar tras las dos primarias que todavía restan celebrar previo al cotejo de fondo, las elecciones generales del 2013.

Directores y jefes partidarios, con el cercano concurso de la misma comunidad colorada, debieran ocuparse en consolidar definitivamente la actual preponderancia ganada a sufragio limpio en la mayoría de los distritos, con el auspicioso añadido de que las cabeceras departamentales y las ciudades más densamente habitadas serán administradas por gobiernos locales de extracción colorada durante el próximo quinquenio. Toda una consecución cuyo mérito se realza por haberse obtenido alejado de las mieles del poder central.

Ahora, reiteramos, habrá que concertar, tal cual se estila en las licitaciones públicas, una suerte de pliego de bases y condiciones a observar y acatar en el transcurso de los proselitismos de entrecasa, sea en el contexto de los comicios de renovación autoridades partidarias, en marzo o abril del año entrante, sea en el marco de la nominación de candidatos oficiales del Partido a presidente, legisladores y gobernadores, en el 2012.

No puede pasar desapercibido la declaración hecha días atrás por el titular del PLRA, Blas Llano, quien, asumiendo manifiestamente la impotencia de su Partido para por sí solo derrotar a la ANR, anunció que la experiencia del revés electoral de Carrizosa frente a Samaniego en Asunción, prueba que las alianzas tardías están condenadas al fracaso, razón por la que urgió a sus correligionarios, particularmente a los caudillos, a construir temprano coaliciones que puedan doblegar al aterrador adversario.

Entonces, lo sensato es que no se tome a la ligera lo expresado por el susodicho y se adopten las previsiones esenciales para que los electoralismos intestinos se verifiquen en ámbitos de respetuosa rivalidad, donde se debatan fraternalmente propuestas y se solicite el apoyo de los correligionarios sin apelar al rastrero recurso de insultar y calumniar al momentáneo antagonista quien, en última instancia, es un compañero de causa, algo que no se debe ignorar bajo ninguna circunstancia.

Afiliados y simpatizantes de la Nación toda, no se les pide que renuncien a sus más que justificadas ambiciones políticas, fueren personales o grupales. Se les ruega, eso sí, que se sometan sin reservas a las normas que rigen el cotejo democrático y que luego de concluidas las internas renazca la hermandad y se piense exclusivamente en la matriz republicana, insustituible puntal sin cuyo amparo y patrocinio ningún empeño prosperará, naufragando irremediablemente.

2 Responses to PORQUE AVINAGRAR LA VICTORIA A DESTIEMPO

  1. Lulu Rojas dice:

    Estimados amigos correligionarios, mil felicidades por la aplastante victoria.
    Le quiero pedir una ayuda si está dentro de sus posibilidades, es referente a datos, comentarios de la próxima Convención. Quiero ahondar mis conocimientos para poder opinar y, difundir lo aprendido entre los jóvenes principalmente.

    Un Gran Abrazo REPUBLICANO

  2. Marina dice:

    Excelente articulo! La fuerza partidaria radica en la unidad, y la capacidad de trabajar en equipo, evitando caer en el individualismo destructivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: