THOMAS WHIGHAM: ¿SOBORNADO POR EL BRASIL?


Por Osvaldo Bergonzi

Resulta muy llamativo que THOMAS WHIGHAM aparezca presentando un libro sobre la Triple Alianza justamente cuando el Paraguay reclama la apertura de los documentos secretos, cosa que el Brasil se niega a pesar de la promesa inicial de Lula da Silva.

El periodista de la nación sorprendido por las respuestas de este escriba del Brasil lo interroga a profundidad. Gracias a eso quedó al descubierto. Sus respuestas infantiles lo desnudaron de cuerpo entero. Estas cosas no se hacen gratis. El periodista insiste y THOMAS WHIGHAM responde :

– No. Los problemas en el Brasil eran más bien de orden burocráticos. La gente acá cree que hay mucha documentación secretos, pero no creo que sea así. Por ejemplo, en el Archivo Nacional de Río de Janeiro, se pueden pedir como cinco documentos por día. Entonces es muy difícil hacer investigación con tanta burocracia.
– Sin embargo, siguen manteniendo clasificados ciertos documentos
– Sí, hay una sección en el Archivo de Itamarati en donde hay cosas que sí están prohibidas de mirar.
– ¿Cómo qué por ejemplo?
– Temas de disputas de tierras con Paraguay. De tres archivos, uno estaba cerrado. Pero no veo mucha trascendencia en esto, porque todo el mundo sabe que Brasil quería las tierras entre el río Apa y el río Branco. No hay ningún secreto en esto.
– ¿Por qué no lo muestran entonces?
– No lo sé, pero por qué –si tanto les interesa la historia– no revisan los documentos que se encuentran en el Archivo Nacional de Asunción, que está llenísima de cosas buenas, interesantísimas y muy poca gente la toca, muy poca gente. No hay necesidad de buscar cosas escondidas en otros lugares.

El personaje no ve nada anormal en eso cuando que en su país a los 50 años de los sucesos se reclama las publicaciones y en este caso transcurrieron 140. “No lo se” expresa muy campante y acto seguido nos recrimina diciendo que si tanto nos interesa la historia porque no revisamos nuestro riquísimo archivo nacional.

Señor THOMAS WHIGHAM. Usted sabe muy bien que en nuestro archivo nacional no existe un solo documento que avale el GENOCIDIO programado contra el Paraguay. O acaso no leyó lo dicho por Lula y Amorím: “Es dinamita pura”. Como ve no se trata de un mero tema de disputas de tierras cosa archisabida hasta por colegiales. Brasil siempre reclamó lo que finalmente nos robó. No hay ningún secreto en eso ni nosotros hoy necesitamos hurgar pues es cosa juzgada por un tratado. A nosotros los paraguayos nos interesa profundizar sobre el  GENOCIDIO cosa que a usted no le gusta. Usted vendió muy bien su pluma cuando sostiene que no existió genocidio:

– ¿Hubo genocidio paraguayo en esta guerra?
– Sí y no. A mí no me gusta mucho la palabra “genocidio” porque habla de un proyecto para eliminar a una raza entera, como hicieron los nazis con los judíos.

(Si y no pue, reza usted con nuestra jerga) Y justamente ahí radica el problema. Esos son los documentos que los brasileros esconden y que se halla esbozada en una nota de Caxias de noviembre de 1867 dirigida a su emperador. Por otra parte en otro libro suyo usted consigna lo siguiente. Yo lo cito a usted. Veamos.

“Un conocido historiador e investigador de la diplomacia americana durante la guerra, Thomas Whigham, se apersona en Maine, en la residencia que fuera de la familia Washburn. En ella funciona un museo debido a que siete hermanos de este tronco ocuparon importantes cargos. Cuatro de ellos fueron congresistas por diferentes estados, uno llegó a Secretario de Estado, otro a general y el que nos ocupa fue ministro residente en el Paraguay. El investigador es recibido por la responsable del museo. Ella le muestra todo lo que allí se exhibe. Pero lo que observa ya conoce, como la Historia del Paraguay escrita por el último de los nombrados hermanos. Supuso que hallaría algo más. No obstante, agradece la gentileza y se despide. Pero cuando está por abandonar el lugar ella lo llama y le dice que ha olvidado algo. Se trata de un baúl con papeles privados no clasificados que por alguna razón no se exhibe. Le informa que se trata de un diario. Bajan al sótano de la casa. Y una vez allí ella le muestra el viejo baúl. Destapan y encuentran el diario de Washburn y su esposa Sallie. Un misterio se está por develar. La última prueba del rompecabezas. Se trata de la prueba contundente de la colaboración del ministro americano en la conspiración tantas veces negada por él lo cual incluye a todos los residentes de su casa. Es la que falta para cerrar el Círculo de San Fernando y confirmar definitivamente la participación suya en connivencia con el canciller José Berges, Benigno y Venancio López, Antonio de las Carreras, Francisco Rodríguez Larreta y los demás. Se debe aclarar que este hallazgo sorprendente obedeció a la tenacidad del investigador, deseoso, no para hallar pruebas de una traición, sino de realizar un estudio desde el punto de vista de las relaciones diplomática entre el Paraguay y los Estados Unidos. Por eso pasa por alto el detalle fundamental, el ADN como hoy se diría. Debido a que quien escribe esta obra debió hilar muy fino durante sus 10 años de investigación sobre el hecho. Siempre lo hizo en base a pruebas circunstanciales y contradicciones de testimonios en juicio. Ahora transcurridos más de 140 años después de los hechos por fin pudo hallar la prueba escrita en un documento valido e indubitable encontrado en la residencia de los Washburn en Maine. La obra se tradujo al español y se publicó en Asunción sin percatarse nadie del detalle que aparece en las tres últimas páginas al final de ese extenso libro antes del capitulo de conclusión. Se comprende, todo diario por lo general es aburrido. Señala el tiempo y cosas sin mayor importancia”.(Compilación de Thomas Whigham y Juan Manuel Casal bajo el título La diplomacia estadounidense en el Paraguay durante la guerra de la Triple alianza. Abril de 2008 Servilibro. Asunción Paraguay.)

Yo creí que a usted se le pasó desapercibida la cita de Charles Washburn cuando en su conclusión nada dice al respecto. Supuse de buena fe que usted estaba concentrado en las relaciones diplomáticas. Y mire lo que usted transcribió en su libro:  Anotación de Charles Washburn del día 22 de febrero de 1868: “Se dice que el señor Berges, con uno o dos más, han bajado el río probablemente para tener una reunión con el enemigo”. (Obra citada, página 372 primer párrafo.) Nada menos que la complicidad de su embajador y la prueba de la traición al Mariscal López. (Asunción estaba desierta, NO EXISTÍA OPINIÓN PÚBLICA) Ahora me doy cuenta que usted olvidó eliminar el mes de febrero. Eliminó a partir de marzo y se le quedó colgado febrero. Y digo esto porque durante el cambio de notas entre el gobierno paraguayo y el embajador de su país, éste citaba su diario con fechas posteriores a febrero. Quedó usted atrapado en su propia mentira de negar la conspiración en su conclusión. Ahora se puede decir eso luego de leer su reportaje. Ahora me percato que ese libro traducido en el 2008 constituyó la cabecera de playa suya para presentar este otro  FALAZ Y TENDENCIOSO.

Es sabido que en el Paraguay no se vende más de 500 ejemplares en el primer año, a lo sumo mil en tres años. Sin embargo, su editora pagó traducción, costo de estadía en un hotel 5 estrella pasajes aéreos, etc. Una investigación de 20 años como usted señala. Y todo para decir que no existió  GENOCIDIO  y que los documentos que celosamente guarda el Brasil no son importantes. Confiese señor THOMAS WHIGHAM que tras todo esto se hallan propósitos inconfesables. ¿A qué país le conviene presentar como alegato su libro? ¿Acaso a  BANANA REPUBLIC?

Y como de costumbre, nosotros los paraguayos le hacemos el  bombo  a quienes con el puñal bajo el poncho pretenden destruir con medias verdades las justas reclamaciones del pueblo paraguayo. Entre todos los medios escritos solo se puede rescatar al periodista de la nación que  a THOMAS WHIGHAM lo colocó entre las cuerdas. Y le demostró que hace rato dejamos de llamarnos GRINGOLANDIA.

El gobierno paraguayo debería declararlo persona no grata a este personaje con pujos de maestro. A partir de ahora lo que usted será en el futuro señor THOMAS WHIGHAM se llama  MAESTRO CIRUELA.

FUENTE DIARIO LA NACIÓB REPORTAJE A THOMAS WHIGHAM DOMINGO 10 DE OCTUBRE  DE 2010

THOMAS WHIGHAM, AUTOR DE LA GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA

“Paraguay tiene derecho a reclamar la devolución de trofeos de guerra”

El investigador norteamericano lanzó su Volumen I sobre el conflicto de exterminio al Paraguay, el pasado jueves 7, en el Centro Cultural El Cabildo.

LLAMADAS
“Paraguay tiene derecho a reclamar, claro que sí. Yo no veo ningún inconveniente”.
– ¿Tuvo problemas en el Brasil para acceder a ciertos documentos sobre la Guerra de la Triple Alianza?
– No. Los problemas en el Brasil eran más bien de orden burocráticos. La gente acá cree que hay mucha documentación secretos, pero no creo que sea así. Por ejemplo, en el Archivo Nacional de Río de Janeiro, se pueden pedir como cinco documentos por día. Entonces es muy difícil hacer investigación con tanta burocracia.
– Sin embargo, siguen manteniendo clasificados ciertos documentos
– Sí, hay una sección en el Archivo de Itamarati en donde hay cosas que sí están prohibidas de mirar.
– ¿Cómo qué por ejemplo?
– Temas de disputas de tierras con Paraguay. De tres archivos, uno estaba cerrado. Pero no veo mucha trascendencia en esto, porque todo el mundo sabe que Brasil quería las tierras entre el río Apa y el río Branco. No hay ningún secreto en esto.
– ¿Por qué no lo muestran entonces?
– No lo sé, pero por qué –si tanto les interesa la historia– no revisan los documentos que se encuentran en el Archivo Nacional de Asunción, que está llenísima de cosas buenas, interesantísimas y muy poca gente la toca, muy poca gente. No hay necesidad de buscar cosas escondidas en otros lugares.
Derecho absoluto
– Usted cree que Paraguay tiene derecho a reclamar que abran los archivos de la Triple Alianza, que devuelvan los trofeos de guerra?
– Y por qué no? Paraguay tiene derecho absoluto a reclamar, claro que sí. Como cualquier investigador extranjero puede estudiar, qué se yo, la Historia del Arte Norteamericano en el Archivo Nacional de nuestro país. Yo no veo ningún inconveniente en que la gente investigue. El acceso tiene que ser libre en todos los sentidos.
– Su libro ¿Como lo caracteriza a López?
– Como un hombre de carne y hueso, con sus luces y sus sombras. En cierto sentido peleó bastante bien en términos tácticos, aunque la estrategia tenía poco para aplaudir, según mi forma de pensar. Era un padre amante de sus hijos. Durante el tiempo de sitio de Humaitá, él salió varias veces a pescar con sus hijos. Era un hombre como cualquiera, que tenía intereses, actitudes, algunas buenas y otras malas.
– La Guerra de la Triple Alianza pudo haberse evitado
– Oh, claro! Eso es obvio. Pero es cierto también que esto ocurrió con muchas guerras. La Primera Guerra Mundial también pudo haberse evitado.
– Claro, pero usted dice que en noviembre de 1864 Argentina y Brasil firmaron el protocolo de Río de Janeiro.
– Sí y no. Estamos hablando de protocolos, tratados… Podemos mirar una lista que no termina nunca. Se puede mirar esto con lo que pasó con la Guerra del Chaco con Bolivia. Los protocolos son numerosos. Hay que juzgar a las personas por sus propios actos, no tanto por lo que escriben.
– ¿Hubo genocidio paraguayo en esta guerra?
– Sí y no. A mí no me gusta mucho la palabra “genocidio” porque habla de un proyecto para eliminar a una raza entera, como hicieron los nazis con los judíos.
– Pero Paraguay quedó desbastado.
– Ya, pero gran parte de esas muertes fueron por epidemia y hambruna. Se puede decir que si el Mariscal López hubiera muerto antes, quizás más gente hubiese sobrevivido. El asunto no es buscar la idea de eliminar la raza paraguaya. Pero sí hubo masacres, hubo abusos, como en el caso de la batalla de Piribebuy, por ejemplo, las pérdidas fueron enormes. En la batalla de Yata’i, los uruguayos degollaron a todos los paraguayos heridos. Pero no hay que olvidar que en Quinteros, en la pelea entre blancos y colorados en Uruguay, diez años antes, se degollaron entre ellos.
– ¿Era una costumbre regional?
– Sí, era costumbre.
– Los abusos siguieron en Asunción durante la ocupación brasileña
– Sí, pero no hay que olvidar que Asunción estaba prácticamente vacía –por la evacuación ordenada por el Mariscal– cuando llegaron las tropas brasileñas.
– Hubo violaciones, asesinatos…
– No, el mismo duque de Caxías trataba de frenar los actos de sus soldados, pero sin éxito. Esa es una cosa sumamente común. Los paraguayos hicieron algo similar en Santo Tomé (Minas Gerais) en Brasil, por ejemplo. No es una gran sorpresa.
– Este enfrentamiento desigual de 20 contra uno, ¿Es idéntico a la batalla de las Termópilas?
– Hay un libro interesante sobre la guerra civil norteamericana que se llama “Por qué el Sur perdió la guerra”. El autor sostiene la tesis de que si los sureños peleaban como los paraguayos en la Triple Alianza iban a lograr su victoria. El mismo Washburn decía que el paraguayo no se rinde aún siendo 20 enemigos contra uno.

12 Responses to THOMAS WHIGHAM: ¿SOBORNADO POR EL BRASIL?

  1. antonio ferreira dice:

    Como siempre Director excelente artículo.
    Se confirma aquello *de que a los vecinos, no se los elige*

    • juan antonio pozzo moreno dice:

      Doctor Bergonzi, oportuna su intervención para enderezar los caminos torcidos de ocasionales “historiadores”. Los latrocinios cometidos por el Brasil en contra del Paraguay desde los bandeirantes hasta Itaipú, incluido el holocausto auspiciado por su emperador, están ocultas por la versión histórica esrita por los vencedores.

  2. Apreciado Dr. Bergonzi:
    He leido su interesante articulo sobre Thomas Whighan y debo decirle que mediante el mismo estoy conociendo aspectos fundamentales de esta tragedia de la guerra contra la triple alianza, que aniquilo al Paraguay y cuyas consecuencias aun sufrimos en la actualidad. No se si Mr. Whighan habra leido EL CIRCULO DE SAN FERNANDO, y otras obras de serios escritores e investigadores paraguayos,que narran esta escalofriante guerra contra un pueblo pacifico y valiente. Los vencedores difundieron una negra historia contra nuestros grandes heroes y padres de la patria. El Paraguay prefirio morir antes que perder su libertad como nacion soberana, como se vio obligado a hacer notar el propio imperio del Brasil por intermedio de Paranhos, Visconde de Rio Branco, al gobierno argentino. Por esta razon, le felicito estimado Dr. Bergonzi por su incansable labor en llegar a la verdad historica, que deben conocer las nuevas generaciones, los estudiantes universitarios y los profesionales, tan alejados de los estudios historicos y de los libros, como fuente de educacion del ciudadano, como proclamaba Juan Jacobo Rousseau. Cordialmente
    GABRIEL CHASE

  3. DR. FERNANDO B. COSTANTINI dice:

    Apreciado amigo Bergonzi. El articulo suyo,como otros, es de una rigidez y veracidad històrica necesaria en vispera de los 200 años de la Independencia Nacional. Me vino a la memoria lo que repetìa un ilustre profesor de Derecho cuando eramos estudiantes ” Nada es verdad, nada es mentira. Todo depende del cristal a traves del cual se mira”. Este señor llegò como un emininentisimo investigador pero “interesado”, lo cual ratifica que quiere dejar bien parado a su pais y al pàis y su regimen imperialista “seudo llamado Liberal” de Pedro II.En una obra lanzada en el Brasil ” As barbas do Emperador” de Lilia Moritz Schwarcz” Editado por la Companhia das Letras, Sao Paulo 2008. Entre algunos capitulos de sumo interes parael Paraguay son: Um monarca nos tropicos; como ser nombre no Brasil, A guerra do Paraguay o Voluntario numero um; un monarca vai caer, etc. Debe ser leido por los que le interesa saber los vericuetos de este seudo emperador y su cohorte, entre ellos su yerno-reemplazante de Caxias en el genocidio, odiado en el Brasil y enviado a esta guerra para sacarselo de encima. Los “titulos nobiliarios” denominados del “zapaton de madera o coturno”, ignorantes la mayoria pero “aportantes” para la vida de la tal Corte. Yo presente en el Concurso Roda Bastos una novela documentada con libros, relatos, e informes de varios paises que desnuda la “verdad” sostenida por el Brasil hasta nuestros dìas y su politica exterior casi semejante de los geoploticos nazis que las “froneras son moviles nunca definiticas” Ejemplo de la penetracion progresiva y estrategicamente orientada en las fronteras actuales del Paraguay rodenando a Itaipù que no pudieron excluirnos por la intervencion del Pdte L. Jhonson y su Secretario de Estado Dean Rush,el Alto Chaco con los matogrossense y asi todo. Lo peor e indignante y anti patriotico es la complancia de los Gobiernos Paraguayos de turno. Hubo Cancilleres que defendieron mas los “interes geopoliticos y economicos del Brasil” que los objetivos e intereses paraguayos. YA SI NOS VA. No se paraguayiza la fronetera. En cambio el otro estado enviuo un regimento de funcionarios de distintos Ministerios para “basileñar” a los llamados “Brasiguayos y sus descendientes” con documentaciones entregadas en un lapso de tiempo recordo, llegando el numero a màs de 300 mil.¿Y NUESTRAS AUTORIDADES QUE HICIERON Y QUE HACEN? NADA…NADA DE NADA. SIGUE LA COIMA Y LA COMPLACENCIA DELICTUAL Y DE TRAICION A LA PATRIA PARAGUAYA. ESPERAMOS QUE EN DECADAS MAS SEAMOS “EL PUERTO RICO DE LOS RAPAIS Y DE ITAMARATI. YBUENO CON LA DIPLOMACIA QUE TENEMOS SERA FACIL Y MANJAR SERVIDO EN MESA ESPLENDIDA Y ENTREGUSTA. CADA PARAGUAYO DEBEMOS SER “HITOS HISTORICOS”, DEFENSORES DE LOS OBJETIVOS E INTERESES NACIONALES. EJEMPLOS HAY MUCHISIMOS. POR CITAR EL CANCILLER JUAN STEFANICH TROCHE- FAMILIAR DE MI MADRE- QUE JAMAS ACEPTO UNA FRONTERA MENOR DEL pARAPITI ACOMPAÑADO EN ESTE GESTO PATRIOTICO POR EL DR. JERONIMO ZUBIZARRETA, SIN EMBARGO QUIEN GANO CON LAS ARMAS LA GUERRA FIRMO COMO POLITICO Y DIPLOMATICO LA ENTREGA DE LOS TERRITORIO PARAGUAYOS COMO LO FUE LA SUSTITUCION DE PATRIOTA PARAGUAYO POR EL TRAIDOR LOIZAGA EN EL TRATADO LOIZAGA- COTEGIPE. HAY Dr. yamigo tanta y tanta tela que cortar y definir. Ud. ya lo hizo con su obra ” San Fernando”. Excelente!!!!! Siga asi y no nos entreguemos jamas. Antes de la deshonra, LA MUERTE PERO CON DIGNIDAD Y PATRIOTISMO A ESTE VIENTRE GEOGRAFICO QUE NOS DIO LA VIDA.

  4. John Fatherley dice:

    Respondiendo a la pregunta de Gabriel Chase, el Profesor Whigham y otros interesados en la cuestion de La Gran Conspiracion de 1868 pueden encontrar Circulo de San Fernando (edicion en ingles bajo el titulo Circle of Fire – OCLC No. 537320966) en las bibliotecas de siguientes universidades norteamericanas:Massachusetts (Amherst), Maine (Orono), Pittsburgh (Pennsylvania), East Carolina, North Carolina (Wilmington y Chapel Hill), Florida, Rockhurst (Kansas City, Kansas), y Kansas.

    • Apreciado Dr. Bergonzi:
      El profesor Fatherley director del Instituto Rutherford B. Hayes en los Estado Unidos, nos ha dado una informacion muy valiosa sobre la version en ingles de EL CIRCULO DE SAN FERNANDO. Entonces, el senor Thomas Whighan esta obligado a leerlo cuanto antes. La interrogante que plantea su articulo: “SOBORNADO POR EL BRASIL” es muy grave, por lo que creo que este Sr. Whighan deberia responder en la brevedad y aclarar esta delicada cuestion. Recordamos aqui a Edward Hopking, cuyo exequatur de Consul de los Estados Unidos fue cancelado por el Presidente Carlos Antonio Lopez, por decreto del 1 de setiembre de 1854, con justa razon. Este senor Hopking intento llenarnos de grandes mentiras, a pesar de obtener grandes ganancias de sus negocios en nuestro pais. La historia no es una ciencia sistematica. Toda investigacion que narre acontecimientos debe pertenecer a lo que fue un dia un mundo real y autentico. Como usted bien conoce, surgio un revisionismo historico que ha levantado esa leyenda negra sobre el Paraguay, que se urdio ya en tiempos del Dr. Francia y posteriormente despues de la hecatombre de Cerro Cora. Hay una verdad de hierro: los vencedores dejaron un Paraguay en ruinas, que hoy todavia estamos sintiendo. Me viene a la memoria, estimado Dr. Bergozi, aquel canto del poeta argentino Guido y Spano:
      Llora, llora, urutau
      en las ramas del yatay
      ya no existe el Paraguay
      donde naci como tu
      Llora, llora Urutau

      Con mi estima de siempre
      GABRIEL CHASE

  5. john fatherley dice:

    Interesantisimo que Gabriel Chase incluye Mr. Hopkins en su discurso – porque Hopkins y Hayes eran amigos universitarios en Gambier, Ohio (Kenyon College)y al darse cuenta de la posibilidad de que Mr. Hayes llegue a la presidencia, Hopkins escribio una carta a Hayes desde la Argentina, avisandole de la cuestion del arbitraje en el Chaco y (supongo yo) con el fin de influirle a Hayes a favor del caso argentino. Pero Mr. Hayes no le hizo caso, y como sabemos nosotros, se fallo a favor del Paraguay. Esta carta referida se puede encontrar el el Centro Presidencial Hayes en Fremont, Ohio. Por supuesto entendemos que Mr. Hopkins no queria que el teritorio bajo el arbitraje tuviera posesion por el Paraguay porque el fue echado del Paraguay pero tenia el intereses economicos en esta region del Chaco Boreal.

    • Apreciado Dr. Bergonzi:
      Considero sumamente interesante la intervencion del Sr. Fatherley, a quien considero un investigador serio de nuestro pasado historico. Edward Hopkins, fue un hombre que mucho perjuicio causo al Paraguay. Charles H. Chase, ciudadano norteamericano, procedente de Boston, Massachusetts, que conocio y visito el Paraguay, al concluir la guerra contra la triple alianza (1864-1870) sabia de las andanzas de Hopkins. Charles H. Chase se unio en matrimonio con Micaela Talavera, hermana de Natalicio Talavera, corresponsal de guerra del Mariscal Francisco Solano Lopez. Por algunas cartas de Chase y documentos y relatos de familia, se pudo saber que le indignaba la conducta grosera, mercantilista y negrera de Hopkins, y esto habria transmitido a algunos de sus amigos en los Estados Unidos, con quienes se comunicaba. En diciembre de 1913 llego al Paraguay el entonces exPresidente Ted Roosevelt, por via ferrea, desde la Argentina, pues se empalmaba ese ano la linea ferroviaria de Encarnacion con la de Posadas, mediante un ferryboat, en Paso Pucu. Roosevelt llega a la ciudad de Villarrica y alli en la Estacion es recibido por el Sr. Chase y otro norteamericano Harrison. En Villarrica, el exPresidente es huesped del Sr. Chase, quien era su amigo de infancia, y se cuenta que despues lo acompana hasta Asuncion, en donde son recibidos por el Presidente paraguayo Eduardo Shaerer. Charles H. Chase, posteriormente, viajo a los Estados Unidos para acompanar a Roosevelt en la Guerra Hispano-norteamericana de 1898. Muchas anecdotas mas podria referir de este ilustre ciudadano norteamericano, que mucho quizo al Paraguay, pues formo una gran familia, pero sera en otra ocasion. Lo que deseo significar es que el fallo arbitral de 13 de agosto de 1860 en el asunto de las reclamaciones de la “Compania de Navegacion de los Estados Unidos y del Paraguay” fue favorable al Paraguay, pues establecio que el Estado paraguayo no era responsable hacia la Compania demandante de ningun perjuicio, ni compensacion pecuniaria en ningun caso. Sin embargo, como bien sabe Dr. Bergonzi, una transaccion del gobierno paraguayo dejo sin efecto este fallo, suscrito por Jose Berges por Paraguay y C. Johnson por Estados Unidos, mediante un acuerdo suscrito el 21 de mayo de 1888, entre los gobiernos del Paraguay y de los Estados Unidos, por medio del que convinieron que por transaccion definitiva el Gobierno de la Republica del Paraguay entregue a la Legacion Americana la suma de noventa mil pesos fuertes oro sellado de curso legal en la Republica. Los firmantes de esta transaccion fueron Jose S. Decoud Ministro de Relaciones Exteriores del Paraguay y John E. Bacon Encargado de Negocios de los Estados Unidos, siendo Presidente del Paraguay el General Patricio Escobar. Si bien estos hechos pertenecen ya a nuestro pasado historico, nos induce a pensar sobre la validez juridica de este acuerdo, y por otro lado su aspecto etico y moral. Nos preguntamos si es legal reconocer una deuda que ha sido rechazada por un arbitraje internacional. Por detras de todo esto estaba Hopkins, que entre bambalinas, en el escenario politico rioplatense, se dice que tenia una gran influencia. Algunos historiadores narran que Hopkins era una persona arrogante y soberbia, que no respeto ni siquiera la investidura del Presidente Don Carlos Antonio Lopez, en 1854, cuando atropello su despacho a empellones.
      Le saludo con alta estima
      GABRIEL CHASE

      • osvaldobergonzi dice:

        Gabriel: Le tu interesante comentario. Hay una parte que hay que aclarar. La guerra de USA con Espaa data de la fecha que dices. Pero aparece luego de la visita de Roosevelt en 1913 al Paraguay cuando Eduardo Schearer era el presidente, como si se tratara de un hecho posterior. Por otra parte desconoca la relacin de condispulos entre ambos. Yo vi la fotografa de la llegada de Roosevelt en la estacin de Villarrica. Otra cosa, en 1888 Jos Berges era finado de manera que mal podria suscribir documento alguno. Respecto de mister Jonh Fatherley, por aqu le apodamos JUAN PATERNAL que es la traduccin del castellano al ingls. Es ms, el mismo nos enva informacin firmando as. Por lo que le te tiene en muy buen concepto. Juan Paternal se encarg de traducir EL CRCULO DE SAN FERNANDO al ingls. Es un gran amigo. Respecto a la descendencia de Chase, e muy conocida. Contrajo matrimonio con una hermana de Natalicio Talavera, as se esparce esta estirpe en el Paraguay. Fue un matrimonio muy prolfico el de los CHASE-TALAVERA. sALUDOS MUY CORDIALES

  6. Apreciado Dr. Bergonzi:
    En mi carta anterior se ha deslizado un error, meramente material, al decir que posteriormente, despues de la visita del ex Presidente Theodore Roosevelt al Paraguay, en 1913, Charles H. Chase viajo a los Estados unidos para participar en la guerra contra Espana, en 1898. Debio decir, que, con anterioridad al viaje de Roosevelt, en 1913, al Paraguay, Charles H. Chase viajo a los Estados Unidos, y alli pudo haber entrevistado a Theodore que desempenaba el cargo de Secretario del departamento de marina. Lo que se sabe es que Chase formo parte del cuerpo de voluntarios que integraba el regimiento de Caballeria, que era comandado por Roosevelt, y a al que se denomino los “Rough Riders”, “duros jinetes” en castellano. Luego,, antes de regresar nuevamente al Paraguay, se comentaba que viajo a New York en donde habria participado en la campana en favor de Roosevelt para su eleccion como Gobernador en 1898. Pastor Urbieta Rojas, en su libro LA MUJER PARAGUAYA,(1962), pag. 41. afirma lo siguiente:”Fue Micaela Talavera, hermana del inspirado vate guaireno, la que en emotiva ofrenda, entrego al Presidente de la Republica las joyas donadas por las damas paraguayas como contribucion valiosa para la guerra”. Dona Micaela, con su madre Antonia Alarcon de Talavera, formo parte del grupo de Madame Elisa Alicia Lynch, que estuvo en Cerro Cora el 1 de marzo de 1870. Uno de sus hermanos el Presbitero Jose Joaquin Talavera fue fusilado en San Fernando, el 21 de diciembre de 1868. El otro hermano de Micaela, el tambien Presbiterio Jose Maria Talavera, estando en Cerro Cora fue llevado por una tribu llamada Caigua,indios montarases, que despues del 1 de marzo de 1870, habrian pedido un gran rescate para su liberacion. Era la misma tribu que habria ofrecido al mariscal Lopez, esconderle en el monte, pero el Presidente Mariscal rechazo porque solo podia llevar consigo a 12 hombres y no a los 413 valientes hombres y mujeres que le seguian con heroismo sin igual. Antonia Benita Alarcon de Talavera estaba casada con Carmelo Talavera y de este matrimonio nacieron 7 hijos. Hay todavia mucho que decir sobre la labor de los dos notables ciudadanos norteamericanos Charles H. Chase y Sanson Harrison, y el celebre medico Ingles Dr. Bottrell, quienes mantenian una estrecha amistad.
    Con la estima de siempre
    GABRIEL CHASE

  7. Apreciado Dr. Bergonzi:
    Como siempre sus observaciones son muy buenas. Deseo aclararle que coincido con usted en cuanto a las fechas, lo que ocurre es que mi frase, habria sido muy larga y se presta a una mala interpretacion. Coincido en mi carta anterior con sus fechas. El fallo arbitral fue dictado en Washington el 13 de agosto de 1860, que rechazo la reclamacion de la Compania de Navegacion de los Estados Unidos y del Paraguay, propiedad del Consul norteamericano Edward A.Hopkins, cuyo exequatur le habia sido cancelado por el Presidente Carlos Antonio Lopez el 1 de setiembre de 1854. Jose Berges fue el Comisario por la Republica del Paraguay, y C. Johnson Comisario por los Estados Unidos. Samuel Ward fue el Secretario e interprete. Posteriormente, 28 anos despues, se firma el PROTOCOLO SOBRE TRANSACCION DEFINITIVA DE LA RECLAMACION DE LA COMPANIA DE NAVEGACION DE LOS ESTADOS UNIDOS Y PARAGUAY, en fecha 21 de mayo de 1888. El Protocolo fue firmado en Asuncion, en el despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores, por el entonces canciller Jose Segundo Decoud y por Mr. John E. Bacon, Encargado de Negocios de los Estados Unidos de America. En ese tiempo muchos protestaron el Gobierno paraguayo no debio transar nunca; la supuesta deuda reclamada por Hopkins, fue resuelta en el fallo arbitral de 1860, que declaraba su inexistencia y que nada se debia a la Compania de Navegacion por parte de la Republica del Paraguay. Hopkins siempre fue considerado un aventurero. El Triunvirato formado en 1869 le concedio todo tipo de facilidades para establecer un obraje para corte de madera en gran escala en la llamada Villa Occidental, hoy Villa Hayes. Nunca pago tributos al Estado paraguayo, y siempre. arteramente, fue protegido del General Emilio Mitre comandante de las fuerzas argentinas de ocupacion. Emilio Mitre era hermano del General Bartolome Mitre, que fuera Presidente de la Argentina. Siempre sostuvo Hopkins, para complacer a sus patrones del rio de la Plata, que el territorio del chaco o de la villa occidental era de la Argentina, por disposicion del Tratado secreto de la Triple Alianza, suscrito el 1 de mayo de 1865. Era realmente Edward Hopkins un siniestro y temible mercader, con nuevas y fuertes influencias a partir del 15 de agosto de 1869, cuando bajo la direccion del Visconde de Rio Branco, el ministro Paranhos, se constituyo el gobierno provisorio del paraguay por Cirilo Antonio Rivarola, Carlos Loizaga y Jose Diaz de Bedoya.
    Con mi cordial saludo
    GABRIEL CHASE

  8. Colleen dice:

    Remarkable issues here. I am very glad to peer your article.
    Thank you so much and I am having a look ahead to touch you.
    Will you please drop me a e-mail?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: