NUESTROS MEJORES DESEOS A MARTÍN CHIOLA


Por Osvaldo Bergonzi

Nos enteramos de buena fuente que el senador Martín Chiola atraviesa un momento muy delicado en su vida. El mal que padecía se agravó y tuvo que salir de urgencia del país para hacerse tratar en el Brasil.

Recordemos que Martín fue ministro de Salud durante el gobierno de Luis Ángel González Macchi en el gobierno de unidad nacional iniciado el 28 de marzo de 1999. Durante su mandato ninguna denuncia de carácter penal le fue atribuida. Su gestión fue de las mejores en la referida cartera ministerial.

Su hija, Cielo Chiola, tiene razón en reclamar la solidaridad de sus correligionarios a quienes tanto su padre ayudó. En los momentos duros de la vida se conoce a los amigos. Por lo que sabemos nadie movió un dedo siquiera para conseguirle un lugar en un avión de línea. Bien que algunos  bailan y saltan  para ofrecer sus servicios a los mandamases de turno facilitándole sus aviones privados. Pero como en este caso, Martín, no tiene nada material que dar a cambio, lo ignoraron. Son muchos los dueños de aeronaves.

Es cierto que en la política no existe la verdadera amistas sino conveniencias debido a la naturaleza de esta actividad. Pero en el Partido Colorado eso no ocurría. La ANR siempre fue una excepción a la regla que eleva la solidaridad por encima de de todo. Hemos sido testigos de esa práctica. Cuantas veces vimos con nuestros ojos cómo los amigos se desprendían de lo que no tenían para ayudar al correligionario al extremos de organizar contribuciones para pagar el cajón.

Recordamos muy sentidamente el entierro de Víctor Morínigo, todo un ejemplo de la tan saludable la amistad colorada. Más aun cuando aquellos hombres exhibían como timbre de honor un ejemplo de vida al servicio de la patria y de su partido luego de haber ejercido importantes cargos.

Esperemos que estas reflexiones nos obliguen a replantear muchas cosas. La amistad no constituye la práctica de beber, comer y compartir alegremente en el día fijado para su recordación sino la convicción de contar con ella para enfrentarnos no tan solos a las tremendas pruebas que somos sometidos durante los avatares de la existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: