PIEDAD: ME ENVIAN A UNA MUERTE SEGURA


Por Osvaldo Bergonzi

En tiempos de la desaparecida Unión Soviética los castigados por las razones que fueran iban destinados a la Siberia a vivir por uno o más años. Durante el verano, que allí dura tan solo dos meses, las mínimas oscilan entre 2º a 5º de manera que no se pueden cifrar esperanzas en invierno con días de una a  dos horas de luz a lo sumo y mínimas de 50º bajo cero. Si a eso se le suma las condiciones penosas de los castigados la muerte sobreviene como una salvación.

Trasladado el tema a la política, específicamente en nuestras filas, el caso del castigo se traduce supuestamente en enviar a reclutas de delegados y apoderados de la ANR a localidades donde los liberales casi siempre nos ganan. – Nadie quiere ir a Limpio, presidente, le dice Carlos Paredes Ozuna a Argaña hacia fines de 1996, en vísperas de las elecciones municipales. – Ponelo a Juancito. – Ya le platee, no quiere. – Entonces, Luisito. – Ya se anotó y se fue a Carapeguá.

La puerta del despacho de la presidencia estaba entreabierta en tanto Ramos (el antiguo funcionario) me instaba a entrar. – Qué tal che, me dice Argaña. – Bien presidente, le respondí. – En PATRIA anda todo tranquilo, parece. – En verdad que si. – ¿Sabés che que nadie se quiere ir a Limpio? – Ah sí, yo me voy a ir. – No me digas che, ¿y PATRIA? – Que quede solo Miguel T., además estoy al día contigo y con nuestras documentaciones, le respondí. – Es cierto, son dos semanas nomas, Paredes, anotale a Nosferatu para Limpio.

Al rato asumí el cargo. Lucho González Macchi se sorprendió de verle a uno de los directores de PATRIA en su despacho para recibir directivas. El era jefe de campaña del Departamento Central. Así, me dirigí a una muerte anunciada. Recuerdo que unos días antes de las elecciones vino a ayudarme por propia iniciativa, Horacio Galeano Perrone.

En limpio existe una realidad inapelable. Allí viven mucho más liberales que colorados, es decir, eso se traduce en las inscripciones. No obstante, di batalla con las huestes con que contaba y nuestra derrota no fue de ningún modo abultada. Pude apreciar como las damas liberales muerden en la cancha. No se dan sosiego. Además son muy lindas, elegantes y educadas. Pero muerden que da miedo.

Esto viene a cuento para nuestros futuros delegados. La derrota no nos desmerece si realizamos nuestro trabajo con ahínco y tesón. Hay lugares donde las cosas se presentan difíciles. Pero aun así hay que aceptar el desafío. Resulta muy alegre elegir Paraguarí, Itapua y otros departamentos donde la ANR se constituye en un bastión infranqueable para después regresar pavoneándonos de la victoria lograda.

One Response to PIEDAD: ME ENVIAN A UNA MUERTE SEGURA

  1. Goethe dice:

    Que bueno es nombrarle al gran lider Luis Maria Argaña! Inolvidable el profesor mártir de la democracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: