REIVINDICACIÓN HISTÓRICA


Por Beato Bareiro

La generación de hoy no puede juzgar al Presidente Stroessner por ser su contemporáneo. Se encontrarían muchos detractores, y tal vez, muchos más defensores. Para juzgar los hechos habría que tomar distancia, verlo en la perspectiva de las coordenadas de espacio y de tiempo.
         Al hombre no se lo juzga aisladamente, sino también su entorno y circunstancias, decía Ortega y Gasset. La historia lo juzgará desapasionadamente en medio de esas cuatro décadas que se desarrolló su gobierno. De esta misma manera fueron juzgados nuestros héroes nacionales, algunos de los cuales pasaron de tiranos al pedestal de Héroe, en el análisis frío, serio y objetivo.
         Así tenemos que el Dictador Perpetúo José Gaspar Rodríguez de Francia, tirano y odiado en su época, luego fue reivindicado a pesar que se le atribuyen varios asesinatos, incluyendo el de algunos próceres nacionales.  Con Don Carlos Antonio López, el gran estadista paraguayo, la cosa mejoró, pero igual pesan sobre él hechos de torturas y de varias ejecuciones políticas y en sus cárceles no respetaban los derechos humanos.
         El Mariscal Francisco Solano López, el máximo héroe nacional, acusado de tantos vejámenes y fusilamientos por razones políticas, incluyendo las páginas negras de San Fernando donde ejecutó a miembros de su propia familia. Dejó un país aniquilado y condenado a la miseria, pero después de un análisis histórico, Juan E. O´leary reivindico su figura y lo que fue el villano del ayer se transformó para siempre en el Héroe nacional.
         Eusebio Ayala, el mejor presidente de la hegemonía liberal, cerró diarios por no estar de acuerdo con la línea de la publicación. El Mariscal José Félix Estigarribia, héroe de la Guerra de Chaco, a decretazo implantó la Constitución más dictatorial de nuestra historia.
         Sin embargo hoy, con toda justicia, calles, avenidas, plazas, escuelas y colegios llevan sus nombres. Las instituciones educativas celebran sus natalicios y homenajean sus nombres. La ciudadanía le rinde tributo a los padres de la nación y les llama con toda honra, próceres y héroes de la patria, Estamos orgullosos de estos dignos prohombres de nuestra nacionalidad.
         El Presidente Stroessner tendrá también su O´leary, y con el tiempo se le juzgará en el tiempo y en el espacio, alejado de las pasiones. Entonces se tendrá en cuenta que en los países limítrofes al Paraguay existían grupos guerrilleros, como los Tupamaros en el Uruguay, los Montoneros en la Argentina y que toda Latinoamérica era un polvorín sumidos en guerrillas fratricidas. En el Paraguay se sofocó los embriones de la guerrilla para precautelar la seguridad nacional. En el Paraguay de Stroessner no explotaban departamentos, no habían coches bombas, no había secuestros (Salvó uno que fue descubierto y la víctima se salvo y fueron castigados los culpables), ni asesinatos políticos o sindicales. El orden era la premisa para asegurar la seguridad ciudadana, aún que para ello se tuvo que apresar a muchos culpable y lamentablemente a otro tanto de inocentes. Los derechos humanos de una minoría no fueron respetados para asegurar los derechos de una mayoría que quería dormir afuera en los días de calor, que quería tomar tereré en la vereda, de almaceneros que no quería enrejar su pequeño negocio, de vecinos que no quería amurallar sus casas o simplemente de chicos que querían jugar fútbol en la calle.
         En el plano económico fue la nota más alta. De un país sumido en la miseria y en el atraso, emergió uno que asfaltó rutas, que abrió caminos, que construyó escuelas, hospitales, puentes y centenas de obras públicas. Superó su mediterraneidad y su falta de recursos enérgicos, construyendo dos colosos de la economía como las represas que aprovechan la fuerza del río Paraná para iluminar y desarrollar no solo nuestro país, sino para vender energía y permitir el ingreso de divisa sana, creando mucha fuente de trabajo, además de las regalías que benefician a cientos de municipios.
         La estabilidad monetaria fue otra torre de fortaleza del gobierno Stronista. La moneda americana que marca pauta en las importaciones y exportaciones se mantuvo estable por 26 años y luego a pesar de su suba se mantuvo controlada.
         Hay que consignar que en la época de la hegemonía liberal hubo 21 revueltas y revoluciones, 22 presidentes en 30 años. La revolución de 1.947 y la anarquía imperante antes de 1.954 había calado hondo en la ciudadanía. Es era el ambiente o la antesala del gobierno del presidente Stroessner.
Seguridad, fuente de trabajo, floreciente economía, desarrollo, y estabilidad hizo que el periodo que va de 1.954 a 1.989 sea denominado con el de Paz y Progreso. La historia considerará todo estos elementos para decidir si el Presidente Stroessner fue villano o héroe nacional. El tiempo lo dirá.  

2 Responses to REIVINDICACIÓN HISTÓRICA

  1. Goethe dice:

    Espectacular, és muy cierto.

  2. José Gamón dice:

    totalmente de acuerdo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: