ISMAEL ROLÓN: UN RECUERDO PERSONAL


Por Osvaldo Bergonzi

Este apóstol de la libertad ha dejado de vivir entre nosotros aunque si estará para siempre en el recuerdo de todos sus  compatriotas y de los extranjeros que lo conocieron y decidieron afincarse en nuestro territorio.

Corre el año 1987. Yo trabajaba entonces en la profesión con  el doctor Fernando Levi Rufinelli a quien le importaba un bledo que me siguiera en forma permanente una motocicleta de la policía. En tanto él, desde ABC Color, durante años había lanzado sus misiles dominicales de grueso calibre bajo el título  EL SISTEMA hasta el cierre definitivo de ese medio.

La verdad que no era el mejor método para encontrar clientes. Lo cierto es que los casos nos llegaban a pesar de todo. En eso estábamos cuando recibo una llamada en que me piden tramite la personería jurídica de LA HERMANDAD EVANGÉLICA DE MARÍA. Las hermanitas se presentan a mi domicilio y me explican sus deseos de establecer su congregación en el Paraguay.

Acepté el caso pero bajo la condición de no cobrar un solo guaraní. Así llegaron los papeles al ministerio del interior donde sufrieron una larga demora. Mi tío, el general Amancio Pampliega, me recomendó. – Por qué no lo vas a ver al Arzobispo, Ismael Rolón, es nuestro amigo de familia. Así llegué a él en compañía de las hermanitas. Ellas le explicaron que su congregación se rige por la autoridad mayoritaria en el país donde se establecen, Y en el caso del Paraguay él era la autoridad a quien debían su respeto.

Monseñor Rolón hizo todo lo que estuvo a su alcance cuando derivaron el expediente a su despacho. En los dos encuentros que tuve con él pude ver que me hallaba frente a un hombre en apariencias muy humilde. Pero que por dentro bullía una firmeza de carácter que muy pocos pueden ostentar. Era de esas personalidades que infunden respeto a primera vista.

Pude comprobar su amistad. En la madrugada del 25 de diciembre de ese año de 1987 el primero que apareció en la casa de Pampliega fue Monseñor Ismael Rolón, antes de enviarse los restos mortales del general al reciente inaugurado  PARQUE SERENIDAD. Antes de esto ofició una misa de cuerpo presente rodeado de contados familiares y amigos. Se acordó de las hermanitas. – Seguimos en el combate Monseñor, le respondí. Sonrió y poco después, al ser trasladado el cadáver, rezó unas plegarias frente al féretro de su amigo.

One Response to ISMAEL ROLÓN: UN RECUERDO PERSONAL

  1. Puchero coloó dice:

    Pero al partido colorado le persiguió tenazmente y actuó siempre más como politíco que como sacerdote. Que Dios lo tenga en su gloria pero que no lo suelte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: