YO NO SE ADULAR POR LA GENTE. YO NO ADULÉ POR NADIE


Por Osvaldo Bergonzi

Recuerdo a un amigo médico quien hace muchos años  fue a trabajar a varios lugares del interior del país. Así transcurrió más de un año. Finalmente recaló en Yabebyry, pueblo ubicado en Las Misiones. Quizá salió de Asunción por haber quedado viudo, y en tales circunstancias, buenos son los cambios de aires pues ayudan a sobrellevar los momentos mas sombríos de la vida.

Me contó, que la primera persona a quien vio en Yabebyry era una hermosa mujer. Ni bien se dirigió a ella le lanzó un piropo – A mendase nde rehe. La mujer se sorprendió y le respondió. – No entiendo lo que me dices. Mi amigo creyó que se trataba de un chiste dado que en el interior es común hablar nuestra lengua vernácula. Pero créanlo o no, allí más del 50% de la población no habla  guaraní si no es más. Hay una explicación pero escaparía a las intenciones de este artículo.

Enseguida mi amigo le hizo la traducción. – Quiero casarme contigo. – Pero si recién nos conocemos, contestó ella. Aquel flechazo no prendió y mi amigo fue a abrirse pasos al exterior donde hasta hoy se halla con buen éxito y  con un nuevo hogar. No doy su nombre porque no es necesario.

Este recuerdo viene a mi memoria por un solo detalle, el reportaje que le hizo el diario  LA NACIÓN  el pasado domingo a Fernando Lugo. Y en los reportaje donde no existen lazarillos que escriban los discursos se conoce mejor a las personas.

Un paraguayo célebre, Natalicio González, hablaba el guaraní a la perfección sin mesclar un solo vocablo del español y viceversa escribiendo o hablando la lengua de la madre patria. En ambas versiones sus palabras sonaban musicales por su perfecta expresión. Así se comentaba también respecto de Manuel Domínguez y Fulgencio R. Moreno.

Es común leer en las páginas deportivas. – Chutó por el travesaño o por el palo. Pero en el español las numerosas preposiciones exigen precisión en el lenguaje. Sin embargo, he aquí que un obispo, un presidente, alguien que se autodenomina docente se expresa diciendo YO NO SE ADULAR POR LA GENTE. YO NO ADULÉ POR NADIE. Al lector le traducimos sus palabras al español. YO NO SE ADULAR A LA GENTE. YO NO SE ADULAR A NADIE.

Y estas son solo algunas de sus expresiones. Sería muy largo enumerarlas. Por eso elegimos las referidas por considerarlas muy chocantes al oído. Me imagino la opinión de los presidentes con quienes habla. Ni que decir respecto al príncipe Felipe de España quien siempre concurre en representación de la corona española. Nuestra iglesia queda igualmente aplazada por no haberlo formado como se debe. Que un rotulado catedrático que se precia de tal hable de este modo quizá nos explique la mediocridad reinante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: