YO LO CONOCÍ A ARSENIO ERICO


Por Osvaldo Bergonzi

Corre el año 1957. A principios de ese año me entero que Arsenio Erico fue designado entrenador de mi club, SOL DE AMÉRICA. Mi padre que fue su vicepresidente e interinó la presidencia durante la guerra del Chaco y hasta 1937 inclusive, me comenta que él lo vio jugar dos veces en Avellaneda, Buenos Aires, cuando viajó por razones profesionales. 

Me comentó que su aparición en la cancha producía una enorme ovación como él nunca había visto antes. “Se siente, se siente, Erico está presente”. Se trataba de un estribillo de guerra de los hinchas de Independiente  para atemorizar al adversario. En tiempos de Erico Independiente en su cancha era invencible. Desde las alambradas le pedían goles. Otros le decían “llenales la canasta a estos zapallos”.

En tanto Erico, un hombre muy educado y de una sencillez notable, se acercaba a saludarlos a sus seguidores. La gente al verlo acercarse se amontonaba para tocarle la mano. Luego arrancaba el partido y al rato venían los goles, de cabeza la mayoría. Allí estallaba el estadio y volvía a escucharse el estribillo atemorizante.

Seguía nuestra conversación cuando de pronto mi padre fue a su escritorio y volvió con una revista, EL GRÁFICO. En la tapa se lo veía a Erico con su cabeza a más de un metro por encima de las manos del desesperado arquero mientras el balón se aproximaba a corta distancia.  Su apodo SALTARÍN ROJO es por eso. No obstante, me aclaró que según él  suponía  el arte de Erico consistía en saltar en el momento exacto para alcanzar la pelota en el cenit. En estas circunstancias nadie lo podía alcanzar por más altos que fueran incluso el arquero. Pero no todo era cabeza y gol sino su extraordinarios  dribling, piques y soberbios pases pues EL SALTARÍN era generoso con sus compañeros. Tantas cosas me contó que quedé eufórico para que llegue el domingo. Yo era por entonces un muchachón enamorado del futbol.

Ese día recuerdo como si fuera hoy. Me levanté temprano y lo desperté a mi padre. – Hoy lo voy a conocer al gran Erico, le dije. – Si lo vamos a ver desde nuestras graderías, me contestó. Pero quiso el destino que sucediera lo imprevisto. Poco después de entrar a la cancha sobre la avenida quinta  y a punto de ir ambos a tomar lugar, mi padre se encuentra con su viejo amigo don Alfonso Gianni, por mucho años presidente del club. Con justicia hoy lleva su nombre nuestro pequeño estadio de villa Elisa.

– Américo, vení que quiero presentarte a nuestro nuevo entrenador, el gran Arsenio Erico, el arquitecto fue nuestro presidente durante la guera, le señaló – Es un placer para mí conocerlo, señor Erico, repondió mi padre a la vez que le indicaba mi presencia. En tanto yo quedé con la boca abierta. Mi nuevo ídolo estaba allí a unos pasos de mí. Me extendió la mano cariñosamente diciéndome, Hola. Me quedé paralizado. Mi padre me sacó del éxtasis. – ¿No vas a saludarlo? – Siiii, mucho gusto de conocerlo, señor Erico, le respondí en voz alta y el me sonrió.

A partir de ahí no faltaba en cada encuentro.

SOL DE AMÉRICA de la mano de Erico a punto estuvo de salir campeón por primera vez en su historia. Un gol fortuito en el último partido le privó de tal honor. Recuerdo un partido en particular. Fue en la cancha del OLIMPIA. Sol perdía 3×0 y finaliza la primera etapa. En el segundo tiempo empata el partido y dos disparos al palo hacia el final no pudieron dar vuelta el resultado. El comentarista de LA TRIBUNA escribía: Sol de America en el segundo tiempo  parecía Independiente de Avellaneda.

Arsenio Erico le tomó cariño a un jugador llamado Jorgelino Romero a quien después del entrenamiento lo llevaba con el Arquero a practicar saltos y a cabecear. Fui testigo de las horas que lo tenía a aquel gran jugador que fuera goleador paraguayo y en el campeonato mundial de Suecia del año siguiente hiciera un gran papel ante Francia,  Escocia y Yugoeslavia. Igual que su maestro marcó muchos goles de cabeza.

Erico fue un caballero de estampa dentro y fuera de las canchas. Cuando lo veía a mi padre lo saludaba con mucho respeto y a mí me daba un guiño. Con otros muchachos solenses al final de los partidos le cantábamos estribillos y él nos levantaba la mano.

Estoy tan feliz con la presencia de Arsenio Erico en nuestro país que hoy en su homenaje solo publiqué este recordatorio. Felicito a los organizadores de su repatriación pues así correspondía.

4 Responses to YO LO CONOCÍ A ARSENIO ERICO

  1. Carlos Brugada dice:

    Me imagino cuando le repatrien al general Stroessner, millones estaremos allí para llevarle al Panteon de los Héroes

    • JUAN JOSE dice:

      creo que si, asi será.
      en cuanto a ARSENIO ERICO, yo tambien lo conocí y quiero recordar a un argentino de apellido OSCAR BARCIELLA, productor de Vinagres ALCAZAR DE BUENOS AIRES , que mucho lo apreciaba fue una persona que lo atendió a ARSENIO dandole cargos en su empresa y de esa forma poder subsistir en sus ultimos años.
      solo a modo de acotacion de hechos referentes a nuestro gran ARSENIO ERICO

  2. karen dice:

    Mi abuelo El Centro delantero Jorge Lino Romero…gran jugador

    • osvaldobergonzi dice:

      Yo era un muchachito y lo conocí personalmente a tu abuelo durante los entrenamientos con Erico. Este tenía 20 pelotas y chutaba algunas veces rasantes y otra en emboquillada y lo colocaba a Jorge lino en diferentes posiciones. – Usted debe saltar para encontrarse con la pelota cuando los demás está abajo, le decía. -Así podrá dirigir en el lugar preciso. Aquellos entrenamientos se realizaban despues que el de conjunto y twrminaba casi de noche. Así Jorge lino se convirtió en el más destacado cabeceador que tuvo el Paraguay. En suecia marcó tres goles. Y en el último partido con Yugoeslavia incrustó tres parantazos 3×3 y con los yugoeslavos pidiendo hora. Mis respetos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: