LA FANTOCHADA DE CANCUN


Por Osvaldo Bergonzi

La  UNION PANAMERICANA, antecesora de la  OEA nunca pudo resolver nada. Lo probamos nosotros los paraguayos con sabor amargo cuando nuestros delegados  enviados a Washington, los eminentes negociadores Juan José  Soler y Cesar Vasconcellos, debieron regresar a casa a fines de 1932 por la inacción de este organismo de parar la guerra del Chaco.

Por eso fue creada la OEA organismo que en adelante nombraría representantes permanentes de diversas nacionalidades de nuestro continente en las capitales americanas en tanto los países enviarían a sus embajadores a su sede que funciona en la capital de Norteamérica.

En la actualidad como antaño no resuelve nada de importancia, es cierto. Pero sí ofrece capacitación y ayuda a los diversos Estados como bien lo confirma nuestro colega Carlos María Ocampos, representante de la OEA ante los gobiernos de Méjico y Ecuador durante varios años.

Esta ayuda proviene de los Estados Unidos, país que contribuye con más del 80% de los ingresos de la OEA. Solamente cerebros de mosquitos pueden llevar adelante una iniciativa que  elimina al país que paga los platos de la boda. Así, lo echan del barrio sus vecinos solo porque al paranoico de Hugo Chávez se le ocurrió esta idea disparatada. Esta es la verdad, mientras los tontos que creen en este demente le hacen el bombo.

Hasta ahora las noticias no nos dicen quien pondrá el dinero para mantener un costoso aparato para no resolver nada. Escuchamos las declamaciones de Lugo apoyando la expulsión de los países del primer mundo, Estados Unidos y Canadá. No nos debe extrañar, los paraguayos somos ingratos. En nuestra lengua vernácula no existe la voz GRATITUD.

Solamente las autoridades de Villa Hayes cada 12 de noviembre le rinden homenaje al presidente norteamericano del mismo nombre que falló en favor del Paraguay por la posesión del Chaco frente a las pretensiones argentinas.

La iniciativa en esa oportunidad no partió del Presidente Ruterford Hayes sino de los representantes del pueblo norteamericano. El único país que nos defendió ante la angurria de nuestros vecinos con Asunción ocupada. No solo nos saquearon nuestros legítimos territorios sino que no contentos con ello casi nos exterminaron en el más grande genocidio conocido de América

Lugo debió callarse. Por referencia de nuestra historia era el menos indicado para hablar. Pero el hombre todavía tiene la cara de piedra de pedir cada vez que puede ayuda norteamericana. Por otra parte, la decisión de eliminarlos a los países del primer mundo nos indica la incapacidad de los demás en convertirse en países de esa calidad. En suma una fantochada más de Chávez y sus SÚCUBOS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: