LA DEFENSA NACIONAL


A pesar de su importancia, la Defensa Nacional es un tema que poco interés despierta en la sociedad paraguaya. Y esto se debe, a la escasa información que reciben los ciudadanos sobre esta cuestión de fundamental importancia para la existencia misma del Estado, la seguridad y el bienestar de la población en general, ya que la Defensa Nacional está ligada a su existencia y supervivencia.

 POR EL DR. ANDRES HUMBERTO ZARACHO

 

 

1.   Introducción

La Política Nacional es el conjunto de previsiones y medidas adoptadas por el Estado para lograr el Bienestar General dentro de un marco de Seguridad Integral y fundamentalmente en un ambiente de paz.  En el caso del Bienestar el cúmulo de previsiones y medidas se traducen en acciones dirigidas al Desarrollo Nacional; y en el caso de la Seguridad en acciones referidas a la Defensa Nacional. Estos conceptos surgen de la finalidad que tiene el Estado-Nación en alcanzar el BIEN COMUN,

Para afianzar la Defensa Nacional se requiere buscar soluciones eficaces, para lo cual deben participar órganos de máximo nivel en la conducción política del Estado, así como los representantes de los demás sectores económicos, sociales, culturales y, especialmente, sus Fuerzas Armadas.

La Defensa Nacional no es una situación que se manifiesta exclusivamente en el ámbito militar, pudiendo generarse en los diferentes campos expresión del Poder Nacional: político (como la subversión); económico (como la extrema pobreza) o sicosocial: (cuando el tráfico ilícito de drogas amenaza la seguridad nacional). O sea, abarca los distintos campos de expresión del Poder Nacional: Político, Económico, Militar, Psicosocial y Científico-Tecnológico. Requiere entonces el empleo de todo el Poder y Potencial Nacional, debiendo participar los organismos del Estado y entidades privadas, junto a toda la ciudadanía, sin exclusiones de ninguna naturaleza”.

Por todo esto el Art. 4º de la Ley Nº 1337/99 “De Defensa Nacional y Seguridad Interna”) establece que: “La defensa nacional constituye un derecho y un deber de todos los paraguayos en la forma y términos que establecen la Constitución Nacional y las leyes”.

2.   Definición

Uno de los errores en que se incurre con mayor frecuencia, consiste en confundir la Defensa Nacional con la Defensa Militar. En este contexto, la Defensa Nacional es “el conjunto de previsiones y acciones que adopta el gobierno en forma permanente para asegurar la soberanía, seguridad e independencia del Estado-Nación”.

Para el efecto el gobierno debe de actuar con autonomía suficiente que permitan alcanzar y preservar los Objetivos Nacionales e Intereses del Estado dentro de un ambiente de paz pública.

3.   Finalidad

Como instrumento de la Política Nacional, la Defensa Nacional tiene por objetivo garantizar la Seguridad Integral del Estado, contra los antagonismos,  amenazas y agresiones provenientes del campo externo o interno. Es decir, mientras que la Seguridad Integral de la República es uno de los fines esenciales que debe perseguir un Estado, por su parte la Defensa Nacional es un medio para lograr ese fin.

Para la consecución de tales objetivos debe adoptar las siguientes acciones: a) Mantener la inviolabilidad de la soberanía e independencia del país, así como la integridad de su patrimonio material e histórico-cultural; b) Hacer frente a las amenazas y agresiones externas e internas que atenten contra la Seguridad Integral, así como contra la  paz pública y social originadas por la subversión, el terrorismo, el narcotráfico, el lavado de dinero y otros fenómenos sociales; c) Hacer frente a los desastres causados por fenómenos de la naturaleza o por la  acción del hombre.

Ante las nuevas manifestaciones de la guerra (fría, revolucionaria, psicopolítica, etc.) han surgido nuevas estrategias para que la sociedad puedan combatirlas que comprenden acciones políticas, militares, económicos y sicosociales.  

3. Vías de acción

Las acciones o estrategias que el Estado emplea para garantizar la Seguridad Nacional no son uniformes. Algunas no son de carácter militar, constituyendo la Vía Pacífica; mientras otras son de carácter bélico o Vía Violenta.   

En las primeras las acciones se identifican como “Crisis o Luchas”. En estas se emplean los medios diplomáticos para defender los Intereses Nacionales, sin recurrir a la fuerza.

En las Guerras o en los Conflictos armados internacionales y no internacionales, cuando la vía pacífica dejó de ser eficaz para defender al país de una agresión, entonces se recurre a la fuerza, es decir, al enfrentamiento armado complementado con acciones políticas, económicas y sicosociales apropiadas a la situación que se afronta.

5.  Ámbitos de la Defensa Nacional

Las previsiones y acciones de la Defensa Nacional  se producen en dos ámbitos:

a.  Defensa Interna: es  el conjunto de previsiones y acciones adoptada por el gobierno en forma permanente, para encarar los antagonismos, presiones y agresiones que afectan la Seguridad Integral y se desarrolla en el territorio nacional. Se fundamenta en el principio de legítima protección y seguridad de la vida pacífica del país, ante las agresiones  motivadas por cuestiones políticas, económicas, sociales, etc., dirigida a alterar el orden constitucional y legal. Estas agresiones se manifiestan a través de las acciones siguientes:

  • Operaciones Sicológicas.
    • Alteración del Orden Público mediante huelgas, manifestaciones públicas y otras acciones de fuerza ejecutadas al margen de las normas legales y administrativos.
    • Atentados contra el Orden Interno mediante acciones de sabotaje, terrorismo, narcotráfico y guerrillas.
    • Apoyo a la subversión interna, sea mediante el abastecimiento de armas, municiones o recursos diversos o proporcionando personal especializado (instructores o unidades).

La Defensa Interna se realiza a través de sus dos componentes:

 

  • La Defensa Interior del Territorio: es el conjunto de previsiones y medidas de carácter permanente en el ámbito nacional destinadas a mantener el Orden Interno y a restablecer el Orden Público.
  • La Defensa Civil: está constituida por las acciones y medidas adoptadas por el Gobierno para proteger y apoyar a la población ante los daños causados por los desastres o catástrofes de diversa índole prestando ayuda adecuada y oportuna a las víctimas. En el país se hace efectiva a través de la Secretaría Nacional de Emergencias.

 

b. Defensa externa: es el conjunto de previsiones y acciones que adopta y ejecuta el gobierno para garantizar en forma permanente los Intereses nacionales, la soberanía e independencia del Estado, y su integridad patrimonial  frente a cualquier forma de amenaza o agresión externa. Se ejecuta mediante la previsión, planeamiento, preparación, coordinación, ejecución y control de la guerra o del conflicto armado internacional. Durante la misma continúan aplicándose las acciones políticas, económicas y sicosocial en apoyo de las operaciones militares de acuerdo a las necesidades del conflicto.

En caso de agresión externa, el Presidente de la República, previa autorización del Congreso, podrá declarar el Estado de Defensa Nacional para disponer, integrar y movilizar todos los recursos nacionales orientados a la defensa nacional. (Art. 16º, Ley Nº 1337 “De Defensa Nacional y Seguridad Interna”.

6.    La Defensa Nacional como sistema

La Defensa Nacional se puede hacer efectiva a través del Sistema de Defensa Nacional, que se constituye en base a un conjunto de organismos jerarquizado e interrelacionado del Estado, cuyo funcionamiento se regula por normas y procesos específicos con la finalidad de garantizar la Seguridad Integral del Estado”.

La finalidad del Sistema de Defensa Nacional es planificar y garantizar la preparación, dirección y ejecución de la Doctrina de la Defensa Nacional. Cada vez que una amenaza o una agresión afecten un Interés Nacional definido como OBJETIVO NACIONAL, debe producirse una reacción inmediata y adecuada del SISTEMA DE DEFENSA NACIONAL.

Es urgente que en el Paraguay se estructure el Sistema con la promulgación de una ley especial, y que la conformen los Ministerios, entes autónomos y autárquicos, el Consejo de Defensa Nacional, el Sistema de Defensa Civil y una Dirección Nacional de Informaciones) que debe ser creada),  así como por representantes de los distintos sectores industriales y productivos del país.

7.    La Defensa Nacional y la Gobernabilidad

Una visión anacrónica que todavía persiste en determinados ámbitos de la sociedad separa los conceptos de Seguridad y Defensa Nacional con el Estado de Derecho. Según esa visión, la organización, el funcionamiento, los objetivos, y los medios propios de la Defensa Nacional son ajenos a los de éste último.

Sin embargo, la acción de empuñar las armas para defender a la nación, es una gran responsabilidad –derecho y deber- que compete a todos los paraguayos. En efecto, cuando las armas se usan es para proteger y defender al pueblo y a su gobierno legítimo. Es el esfuerzo y sacrificio del pueblo y de sus FFAA, que permite a los otros miembros de la sociedad vivir sus vidas en paz y seguridad.

Hay realidades insoslayables. Los militares tienen poder y constituyen un grupo de presión eficaz sobre los órganos del gobierno. Por ello es necesario mantenerlos dentro de un sistema que asegure su subordinación a las autoridades legítimamente constituidas.

8.     Conclusión

 La Defensa Nacional ya no es en la actualidad un problema solamente de naturaleza militar sino también un problema político, cuya atención constituye responsabilidad del Estado. Debe ser implementada dentro del marco de una política suprapartidaria, estable y concensuada con todos los sectores políticos bajo la dirección del Gobierno Nacional y con la participación de la ciudadanía. De ahí que la responsabilidad del poder político en la asignación de recursos para articular la Defensa Nacional es siempre una cuestión compleja y controvertida.

En consecuencia, sería importante que el Congreso Nacional formule y apruebe una norma que establezca que la Defensa Nacional es una Política de Estado. Igualmente que propicie el estudio y debate de las Políticas de Seguridad y Defensa Nacional, asegurando su cumplimiento y aplicación. Así mismo, con el objeto de fortalecer al Consejo de Defensa Nacional, plantear la revisión de su estructura orgánica y competencia, y asignarle el presupuesto necesario que permita su funcionamiento y el cumplimiento de sus objetivos.

La actitud que el Paraguay debe asumir para su Defensa, ante cualquier amenaza interna o externa, debe basarse en una Política Militar disuasiva y no agresiva,  tendiente al respeto y apoyo del sistema de gobierno democrático, a los Derechos Humanos y al orden jurídico internacional.

Finalmente, resulta, además, imprescindible crear una “cultura de defensa” que involucre a toda la sociedad, incorporando todos estos valores mencionados en nuestro sistema educativo, introduciendo su estudio en los colegios y universidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: