NOTA EDITORIAL


AL PUEBLO COLORADO ¡SALUD!

 EL PECADO DE LILIAN SAMANIEGO

La acción humana siempre conlleva un fin interesado. Estudiamos con el fin de perfeccionar nuestros conocimientos para ocupar un lugar en la comunidad. Trabajamos con el fin de progresar. Contraemos matrimonio con el fin de constituir una familia. Así se mueve la humanidad y es bueno que así sea. No se puede negar a nadie tener un interés o aspiración en la vida.

 No obstante, en el terreno de la política tales cosas sufren algunas desviaciones o distorsiones dado que los intereses convergen. Sucede en forma permanente cuando la acción de uno empalidece a otros. Esto se puede corroborar en nuestro propio partido donde luego de la debacle del 20 de abril, algunos, al igual que los corchos, todavía se resisten en ir al fondo. Debido a este fenómeno humano la convocatoria del 11 de septiembre pasado para festejar un aniversario más de nuestro nacimiento tuvo secuelas terribles en algunos sectores.

Lilian Samaniego al asumir el cargo de presidenta de la ANR tuvo por fin ordenar la casa y una vez logrado ese primer pasó levantar los ánimos caídos en medio de un desconcierto generalizado donde un presidente con permiso no se animaba ni a salir a la vereda de su casa por temor a que lo escupan o tal vez le den una golpiza. Así, le entregaron a ella el presente griego para tomarse los responsables de la derrota un resuello. En tanto esta mujer comenzó a trabajar arduamente. La junta volvió a tener vida. Soportó la adversidad de los primeros momentos y prosiguió su rauda marcha hasta llegar a su clímax el 11 de septiembre donde 25.000 gargantas coloradas vibramos al son de nuestras banderas y nuestra polka. Allí nos encontramos con renovados ánimos en el rojo pendón. Allí nos dimos cuenta que solo perdimos una batalla y no la guerra, más por causa de nuestros jactanciosos y enfatuados mariscales que con sus desatinadas conductas condujeron a la tropa a una derrota segura. Allí nos abrazamos todos. Allí olvidamos nuestros rencores pasados, allí se mezclaron ex presidentes del partido y de la república con ese fervoroso pueblo colorado muñidos de nuevos aires de esperanza, allí la veteranía vibró con su juventud.

Esto resultó intolerable para Nicanor Duarte Frutos quien a partir de ahí no escatimó adjetivos para descalificar a la protagonista principal. Estamos informados que ordenó, luego pidió y hasta suplicó que los dirigentes no concurrieran a la plaza de la democracia.  Le siguieron otros críticos de otros sectores. Nada escapaba a la crítica, desde el Chapulín Colorado hasta los más nimios detalles. Efectivamente, recibieron el impacto en sus respectivas líneas de flotación. Y sus naves, ya destartaladas luego de la paliza del 20 de abril quedaron a punto de zozobrar. Así ellos lo interpretaron y era menester, para no terminar en el fondo, renovar sus ataques como si tal actitud iba a calafatear sus naves cuando que la organizadora lo hizo con el solo fin de unir a la familia colorada para las próximas batallas electorales. Resultaron igualmente intolerables las cuatro victorias en seguidilla en justas municipales bajo la actual administración. Resultaron igualmente intolerables los paneles, talleres y cursos de formación política organizados en la junta, y para colmo, una de ellas con el apoyo de una de las más prestigiosas fundaciones a nivel mundial como lo es la Konrad Adenauer, hasta hace poco tiempo coto de caza exclusivo del PLRA.

Estas cosas en nuestras política criolla provocan celos terribles y sino que lo digan los  guiones que sufrieron injustos exilios por su solo pecado de haber llevado al poder a la ANR el 13 de enero de 1947. Pero hay un consuelo de tontos. Este fenómeno humano no solo sucede en el Paraguay sino en todas partes. La envidia política es un surtidor de fuertes odios. Cuidado. No caigamos en estas cosas, de lo contrario, debemos olvidarnos del año 2013.

One Response to NOTA EDITORIAL

  1. francisco dice:

    no caigamos de nuevo en los insultos y el sectarismo, unamonos todos para demostrar de nuevo que el partido colorado no son esos pocos como nicanor, sino gente limpia y buena que sigue esos colores por conviccion y no por intereses personales.
    todos los articulos excelentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: