ANR : RAICES DE LA IDENTIDAD IDEOLOGICA


Definir con meridiana exactitud el pensamiento político del Partido Colorado, es un tema aún pendiente de dilucidar por completo, dada la variedad de ilustradas opiniones que al respecto se han formulado desde la misma fundación de la asociación partidaria, en setiembre de 1887.

 

 

Por Cándido Silva

 

 

Ciertamente, la ANR, como las demás instituciones afines de aquí, la región, el continente o el planeta, se crea con el propósito de acceder al poder público y así promover el bienestar de la comunidad nacional, en armonía con los cánones de la igualdad, la justicia y la soberanía popular. Las formas de gobierno y los marcos ideológicos escogidos izconde sociedad para alcanzar tales objetivos, son diversos y en oportunidades absolutamente opuestos en los métodos empleados.

 

Repasando brevemente el contenido de las doctrinas políticas universales y antagónicas, observamos, en un extremo, al Liberalismo, que pregona la libre empresa, la ausencia del rol regulador del Estado en las actividades económicas, los factores de la producción en poder de los inversionistas particulares, y la fría distribución de las utilidades conforme a la productividad de cada cual, una suerte de práctica sorda a los principios solidarios del humanitarismo bien entendido.

 

En el polo contrario, se alza la antípoda del Liberalismo, el Socialismo, que auspicia la utópica justa distribución de la riqueza entre los habitantes de un país y la colectivización de los medios de producción, vale decir, presencia omnipotente del Estado en la economía en desmedro de la iniciativa privada.

 

En otros términos, el Liberalismo propone la justicia social a través de la libertad económica (otra quimera), dejando en manos de la ley de la oferta y la demanda, el evangelio del mercado, la ventura de unos pocos y el infortunio de muchos ; mientras que el Socialismo, de concepción estatista, reacciona abiertamente contra el individualismo liberal y la oligarquía capitalista.

 

Paralelamente a las nombradas escuelas, se revela el Nacionalismo, doctrina que deriva del vocablo Nación, que se conceptualiza como “sociedad natural de hombres a los que la unidad de territorio, origen, lengua, religión, tradiciones, costumbres, sentimientos e intereses compartidos inclina a la comunidad de vida y crea la conciencia de un destino común”. Esta noción explica literalmente el porqué las Nacionalidades tienden siempre a constituirse en Estados soberanos.

 

Si bien el Nacionalismo no es todavía visto, al menos en derecho, como una ideología política, ostenta, no obstante, la fisonomía distintiva para merecer ese rango, puesto que similar al Liberalismo y el Socialismo, propende a la configuración de un modelo de Estado con características también exclusivas.

 

Y el Nacionalismo no impugna ni aprueba el Liberalismo o el Socialismo ; tan solo es diferente a esos dogmas radicales, ya que de buen talante acogería e instrumentaría elementos y recetas peculiares de estos últimos, toda vez que no ofrezcan marcados contrastes con su dialéctica y se allanen a su designio primordial.

 

Entonces, dónde situamos ideológicamente la Coloradismo ? Hallar la respuesta implica retrotraerse a la remota época de la conquista ibérica, en que el gallardo y altivo aborigen guaraní, en defensa de su terruño asaltado, opuso tenaz resistencia al europeo invasor.

 

La disposición guerrera de los nativos hacia los peninsulares jamás se hubiese aplacado de no mediar la prédica religiosa de los Jesuitas y la unión conyugal de los españoles con las hijas de los caciques. Fruto de estas nupcias entre el hombre blanco y la joven indígena, nace el mestizo, genuino prototipo de la raza paraguaya y vigoroso paladín de la nacionalidad.

 

Al protagonismo de la población autóctona y los mestizos, primitivos forjadores de la nacionalidad, sucede el común, el hombre de pueblo, que hastiado de las arbitrariedades de misioneros y colonizadores que obstruían los anhelos de libertad y autenticidad de los naturales, se subleva contra esos agentes foráneos, en la celebérrima Revolución de los Comuneros.

 

Lideraron ese movimiento armado José de Antequera y Castro, Fernando de Mompox y Zayas, Juan de Mena, entre otros expectables, quienes a la vanguardia de las fuerzas paraguayas, entre 1717 y 1735, se adelantaron en varios decenios a la tan mentada Revolución Francesa y su Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, en la batalla por neutralizar, o por lo poco, aliviar los excesos de la monarquía y las iniquidades de los catequizadores de la Compañía de Jesús.

 

Los próceres de la independencia patria, en la persona de José Gaspar Rodríguez de Francia, su más insigne referente, toman la posta dejada por nativos, mestizos y comuneros, escribiendo un nuevo y resplandeciente capítulo en la historia de la construcción de la nacionalidad, periodo en el que se destaca la enérgica postura del gobierno de entonces de no someterse a la voluntad de los porteños, que ansiaban anexar el Paraguay a la Provincia de Buenos Aires.

 

Tras la muerte de Francia, los López, Don Carlos y el Mariscal, desarrollaron análoga política a la del predecesor, aunque brindaron mayor apertura en materia de derechos individuales y libertades colectivas, pero ambos tuvieron que continuar bregando por desterrar del país la mentalidad antiparaguaya de los acólitos del porteñismo rioplatense, los posterior y tristemente afamados legionarios, fundadores del Centro Democrático, más tarde Partido Liberal.

 

Por último, el general Bernardino Caballero hereda los estandartes de la nacionalidad y asistido por una pléyade de políticos e intelectuales de la envergadura de Patricio Escobar y Juan Crisóstomo Centurión y otros de anterior raigambre liberal, caso José Segundo Decoud, plasma en un documento, el Manifiesto Fundacional del 11 de setiembre de 1887, el clamor de una sociedad que doliente todavía por las heridas que infligiera la genocida conflagración, demanda la formación de una asociación política que se haga eco de sus aspiraciones, reclamos y esperanzas de vivir en una patria próspera, fraterna, solidaria y especialmente con identidad propia.

 

En conclusión, el Partido Colorado no se alinea en las columnas del Liberalismo ni del Socialismo, dos fenómenos ideológicos que portentosa influencia ejercieron y ejercen en la evolución de los pueblos que los prohijaron para regir sus destinos.

 

El Partido Colorado, en definitivas, bebe de las fuentes del más puro Nacionalismo, ideológicamente reflexionando. Esta tesis, como es lógico suponer, será aliciente para la polémica y el debate edificante entre estudiosos, dirigentes partidarios e incluso aficionados a los asuntos de orden político.

 

Desde la perspectiva de la tendencia política, la ANR es un Partido de Centro, estacionado entre la Derecha conservadora, tradicional y reacia a los giros, y la Izquierda innovadora, progresista y revolucionaria.

 

Cual resultado de la experiencia acumulada, consecuencia del análisis de los hechos políticos acaecidos inmediatamente al derrocamiento del general Alfredo Stroessner, hoy día se puede afirmar categóricamente que la ANR es una asociación partidaria Nacionalista de Centro-Izquierda, moderadamente proclive a las modernas transformaciones y al dinamismo de las ideas predominantes en el orbe civilizado.

 

El Manifiesto Fundacional ya alentaba la adopción de medidas y la aplicación de reformas que estimulen el aprovechamiento productivo de los recursos naturales, de modo a operar un cambio benéfico en la situación económica, material y moral del pueblo paraguayo, bajo la vigilancia del Estado.

 

Por su parte, la Declaración de Principios de la ANR del 23 de febrero de 1947, en su punto 3, expresa que “el Partido considera que el Estado, servidor del hombre libre, interviene en la vida social y económica de la Nación para evitar el abuso del interés privado y promover el bienestar general, sin ocasionar injusticia a los particulares”.

 

Abreviando, el Partido Colorado busca acomodarse, a partir de 1989, a las propensiones políticas, económicas, sociales y culturales de cada tiempo, algunas de ellas de corte liberal y otras pocas de extracción socialista, cuidando puntillosamente de no traicionar, se entiende, los postulados medulares del Nacionalismo doctrinario.-

Anuncios

One Response to ANR : RAICES DE LA IDENTIDAD IDEOLOGICA

  1. HAGO LLEGAR ALGUNOS EXTRACTOS APARECIDOS EN LA PAGINA 87 DEL LIBRO EL PARTIDO COLORADO Y SUS MOVIMIENTOS.EL GUION ROJO DE MI AUTORIA; EDICION 1989

    QUE ES LA ASOCIACION NACIONAL REPUBLICANA (ANR) PARTIDO COLORADO; Es una asociación de hombres libres que busca promover el bienestar del pueblo paraguayo sobre la base de la igualdad ,la justicia y la soberanía popular,manifestada en forma republicana,democrática y representativa del Gobierno.Punto primero de la Declaracion de principios del Partido.
    La ANR Partido Colorado busca consolidar no solo la libertad politica del hombre sino tambien la libertad económica y cultural mediante la participación creciente del pueblo en los beneficios de la riqueza nacional y la educación en todos los niveles.
    El partido considera la personalidad humana como un valor substantivo y reconoce al individuo todas las libertades compatibles con la libertad ajena y la felicidad colectiva.
    El Coloradismo considera que el Estado servidor del hombre libre , interviene en la vida social y econòmica de la nación para evitar el abuso del interes privado y promover el bienestar general sin infligir injusticia a los particulares.Punto III de la Declaración de Principios.
    Considera asimismo que la democracia en la cual se asegura al pueblo una participacion creciente en los beneficios de la riqueza y la cultura,garantiza la evolución hacia una sociedad igualitaria sin privilegios ni clases explotadas .Punto IV de la declaración de principios.
    La ANR sustenta una ideología revolucionaria porque propugna el cambio de las estructuras socioeconomicas anticuadas que conspiran contra la justa distribución de los beneficios de la riqueza y la cultura entre el pueblo .Alienta una ideología nacionalista porque arranca de la premisa teórica de que el Paraguay correspondiendo a su ser histórico .ofrece una realidad cuya problematica debe ser tratada con atención a nuestras pecualiarides propias.
    Sostiene una ideología polular porque representa los intereses de la mayoría del pueblo paraguayo y es opuesta a toda forma de privilegio.Estima que mediante la capacitacion de las masas populares y la planificacion democratica ha de lograrse el creciente bienestar general del pueblo.
    COMO DEBE ACTUAR EL COLORADISMO EN LA LLANURA: Debemos nuevamente afianzarnos en la voluntad popular desarrollando una vigorosa defensa de los intereses superiores del Pais ante el desgobierno existente de una minoria que no permite vislumbrar atisbos clarificadores que permitan vislumbrar un futuro sin interrogantes que inquieten.
    Debemos ser concientes que perdimos el poder político frente a una oposición que aprovechó bien nuestras diferencias y la soberbia de ciertos pseudos dirigentes que en vez de preocuparse de la suerte de las masas populares y del partido politiquearon con el inevitable desenlace de la perdida del Gobierno de la Nación.A partir de en mas debemos de tener a la realidad como protagonista y planificar nuestro accionar para ser nuevamente una opcion valida en las proximas elecciones que se avecinan.HASTA AQUI POR HOY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: