ÉPOCAS Y PERSONAJES


Una página que rescata hechos y personajes de la historia tanto de nuestro país como de otros países. En algunos casos reflejan folklóricas nostalgias pero en otros nos señalan interesantes novedades que pueden servirnos de ejemplo para corregir conductas. A partir de este número nuestro semanario publicará el último capítulo del libro inédito de nuestro director titulado LOS HEREDEROS DE LA ESPADA. El mismo aborda el genocidio perpetrado por el Brasil contra el Paraguay señalando por sus nombres a los autores, cómplices, instigadores y encubridores con pruebas irrefutables. En esta página se incluye además una interesante relación de Leandro Prieto Ruiz y el evangelio del próximo domingo 16

PEDRO II Y EL BRASIL ORDENAN “LA SOLUCIÓN FINAL” EN EL PARAGUAY

PRIMERA PARTE

En realidad el emperador Pedro II del Brasil nunca debió haber sido emperador. Su ancestro Pedro I de Portugal tuvo amoríos con Teresa Gille Lorenzo, la hija de un mercader llamado Lorenzo Martins. Los que debieron ocupar el trono eran los hijos de Ines de Castro, esposa de Pedro I de Portugal, pero como esta fue repudiada por la nobleza portuguesa poco después se la manda asesinar en forma alevosa. Los instigadores de la muerte de Inés, Pedro Coelho y Diego López Pacheco expiaron de un modo terrible su crimen; al primero le fue arrancado el corazón por el pecho, y al segundo por la espalda. Incluso el rey Pedro mordió los corazones. Así, del fruto del amorío con la hija del mercader desciende Juan IV, fundador de la Casa de los Braganza en Portugal, que tampoco debió ser rey pues en Portugal reinaba Felipe IV de España heredero legítimo de Manuel I de Portugal, es más, tenía derechos de herencia del lado paterno y materno. De manera que había que perpetrar un nuevo crimen para que esta casa pudiera fundarse en Portugal. Pero como Juan es un pelele, su esposa, Ana de Guzmán, fue la que toma la iniciativa y con un grupo de forajidos conspira, organiza una revolución y ordena el asesinato del Ministro Vasconcellos con lo cual se pone punto final al reinado de Felipe IV. A esta mujer se la acusó reiteradas veces de ser una asesina consuetudinaria. Además era apostata, renegaba de su tierra natal, España.

Fallecido el pelele Pedro I de Portugal queda de regente ella con dos hijos en el orden sucesorio, Alfonso y Pedro. Pero este último alegando la demencia de su hermano mayor lo persigue hasta exiliarlo, y no contento con esto, le roba su mujer, María Francisca de Saboya Nemours, la cual muere poco después como si se tratara de un castigo divino. En tanto el supuesto demente fallece en raras circunstancias. La gente al ver en los museos el retrato de Pedro II de Portugal queda espantada. Es el vivo retrato del criminal nato de Cesare Lombroso.

Del segundo matrimonio de Pedro II con María Sofía Pfalz-Neoburg, proviene Juan VI de Portugal padre del emperador Pedro I del Brasil y IV de Portugal y padre de nuestro personaje. Interesante historia familiar, ¿no es cierto? (Historia de Portugal, resumen genealógico.)

Además hay que agregar que esta casa real como otras, por razones políticas, cruzan sangre con parientes hasta el segundo grado de consanguinidad en numerosas oportunidades lo cual puede explicar la aparición de taras, deformaciones físicas y síquicas tanto entre los Braganza como en la Casa de Borbón. Tíos con sobrinas, hermanos y primos hermanos entre si son moneda corriente entre ellos y explican muchas conductas. El futuro emperador Pedro II del Brasil nace en Río de Janeiro el 2 de diciembre de 1825 con el nombre de Pedro Alcántara de Braganza Borbón y Halsburgo.

Pero vayamos a los hechos para demostrar su responsabilidad en el genocidio del Paraguay. Al principio de la guerra sus intenciones no pasaban de salvar el honor de su imperio. La alianza con la Argentina le seducía y le aseguraba la victoria de antemano. Conforme a la expectativa de los aliados la aventura guerrera no llevaría sino unos meses, o a lo sumo un año, más aun, luego de la rápida rendición de un cuerpo importante del ejército paraguayo el 12 de septiembre de 1865 en la ciudad brasilera de Uruguayaza sin disparar un tiro. Al parecer los paraguayos no eran tan bravos ni leales como se los pintaban pues sin mayores tropiezos el comandante de la plaza señalada, Juan de La Cruz Estigarribia, fue comprado por el oro imperial, y además, a instancia suya y de los legionarios paraguayos le siguieron otros jefes y oficiales. (Los Legionarios. Juan E´Oleary. La Legión Paraguaya. Juan B. Gill.)

No obstante, algunos recordaron que poco antes un dispar resultado sucedió en Yatay donde 3.000 paraguayos a las órdenes del Mayor Pedro Duarte vendieron cara la derrota al extremo de sucumbir antes que rendirse. A lo cual debe agregarse que muchos de los sobrevivientes de esos dos hechos de armas pronto fueron reincorporándose a su patria tras fugarse y cruzar el río Paraná.

Los problemas reales de Pedro II comienzan el 18 de julio de 1866 donde tras 3 días de encarnizados combates más de 4.000 brasileros sucumben ante las fuertes trincheras de Punta Carapá y Ñaró del Boquerón del Sauce, la batalla más sangrienta hasta el momento luego de la de Tuyutí, el 24 de mayo de ese año donde también se ocasionaron muchas bajas al Brasil. A pesar de resultar esta última gran batalla, la más grandiosa del continente sudamericano, una terrible derrota paraguaya. En menos de dos meses las bajas llegan a más de 10.000 hombres muertos. La opinión pública del Brasil y la oposición al gobierno no se hace esperar. La llegada de las listas de los muertos produce el llanto de padres, parientes y amigos de los caídos valientemente por su patria.

El pueblo de la Argentina que al principio apoya tímidamente el conflicto dado el engaño de su presidente, Bartolomé Mitre, de presentar la toma de Corrientes como un ataque paraguayo sin previa declaración de guerra, una vez recuperado dicho territorio la tendencia generalizada de ese país apuesta por la paz con una república hermana. Más aún luego de conocido el tratado secreto suscripto a espaldas del pueblo. Entre tanto, las sublevaciones e intentos de golpes en el interior para derribar al gobierno de Mitre primero y Domingo F. Sarmiento después, se sucederán en forma intermitente con los Saa, Varela, López Jordan y compañía.

Entre las batallas de Estero Bellaco (2 de Mayo de 1866); Tuyutí (24 de Mayo de 1866); Yataity Corá (2 de Junio de 1866) y Boquerón del Sauce (18 de Julio de 1866) puede calcularse alrededor de 15.000 muertos aliados en tan solo 3 meses. El Paraguay pierde un poco menos dado que fue atacante en solo dos oportunidades. Es bueno señalar que en las anteriores guerras internacionales, la de Argentina y Uruguay contra el Brasil (1827) y la Del Brasil y Uruguay contra la Argentina (1852) finalizaron en una o dos batallas y los muertos nunca pasaron de 2.000 a 5.000. En cambió ésta, ya dura más de un año y medio y ni siquiera se ha tomado registro del número de bajas en las campañas de Mato Grosso, de Corrientes y Uruguayana lo cual nos llevaría a cifras de terror. Es en estas circunstancias que el Mariscal López propone al general Bartolomé Mitre una entrevista. El 12 de septiembre se reúne con él en Yataíty Corá. Hablan durante casi 5 horas. Se presenta incluso Venancio Flores con quien López intercambia algunos golpes verbales por su responsabilidad en la guerra lo que ocasiona el retiro del oriental de la reunión. Pero lo que llama la atención es la ausencia de Polidoro, el representante brasilero. Se explica, ha recibido orden de Pedro II de solo reunirse para recibir la rendición incondicional del Paraguay.

El instrumento de la entrevista redactada por López hace ver si la sangre derramada hasta el momento no es suficiente para suscribir una paz honrosa entre los beligerantes a lo cual Mitre le recuerda el tratado secreto, no obstante, se compromete a someter a la consideración de sus aliados, en realidad, al Brasil. En la Argentina enseguida prende la idea y en el Uruguay también al extremo que al ex cónsul paraguayo en Montevideo, Juan José Brizuela, pronto lo ponen en libertad.

La presión que recibe Mitre a favor de la paz es constante en su país pero aún así siempre sucumbe ante el Brasil por intermedio casi siempre del mandadero del emperador, José María de Silva Parahnos. Entre tanto los recursos aliados se agotan y no es tan fácil encontrar financiamiento. Unos días después de la entrevista se produce el gran descalabro de Curupayty donde sucumben 10.000 aliados como si se tratara de un mensaje de paz.

EL MANDATO DE GASORY

Refieren los historiadores que poco antes de escalar las cumbres de Cerro Cora, al frente del resto de su ejercito, el Mariscal Francisco Solano López se detuvo en el arroyo Gazory, cristalina corriente de agua que fluye entre las piedras del macizo de Amambay, donde aquellos escuálidos soldados apagaron la sed y descansaron brevemente, protegidos por el follaje del bosque cordillerano. Era una especie de “adiós a la vida”, antes de rendir el supremo tributo de la existencia, cumpliendo la consigna de Vencer o Morir.

El Mariscal López contempló con orgullo y admiración a aquellos últimos bravos que llegaban al epilogo de un drama clásico, con la inmensa sencillez de los verdaderos héroes. Tras unos momentos de reflexión, creyó llegada la hora de encomendar un mandato supremo, al más gallardo de sus generales. Una vez formada la tropa en semicírculo, el Mariscal ordenó que se acercara el centauro de Ybycuí. Y ante tan gloriosos testigos, le encomendó la misión de levantar la bandera, cumplido el sacrificio que avizoraba ya en el horizonte. Las palabras “SI LO JURO”, pronunciadas con energía y decisión por el General Bernardino Caballero, resonaron en aquel improvisado campamento. Este acto de hondo dramatismo es denominado por los historiadores “el mandato del Gazory”.

El mariscal podía, pues, culminar su ascensión al calvario. La causa que había defendido, quedaba encomendada en buenas manos. Así, Caballero fue ungido como heredero de López. Levantó al rojo pendón de la invicta Caballería paraguaya, el mismo que años después seria el emblema de su partido. Esto explica porque los veteranos del 70 permanecieron siempre leales al Gral. Caballero. Era él el elegido por López para que se convirtiera en abanderado de la causa nacional en el porvenir. Y aclara la adhesión de las grandes masas nacionales y populares al coloradismo paraguayo. (Extraído del libro Breve Historia de la Línea Nacional y Popular)

Leandro Prieto Ruiz.

SANTO EVANGELIO DEL DOMINGO 16

Evangelio de nuestro señor Jesucristo según san Juan

Jesús dijo a los judíos: “yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que come de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo”. Los judíos discutían entre si diciendo: “¿Cómo ese hombre puede darnos a comer su carne?”

Jesús les respondió: “Les aseguro que si no comen la carne del hijo del hombre y no beben su sangre no tendrán vida en ustedes.

El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el ultimo día, porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre la verdadera bebida, el que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mi y yo en él, así como yo que he sido enviado por el padre que tiene vida, vivo por el padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mi.

Este es el pan bajado del cielo no como el que comieron sus padres y murieron. El que como de este pan vivirá eternamente”. Jesús enseñaba todo esto en la sinagoga de cafarnaún.

4 Responses to ÉPOCAS Y PERSONAJES

  1. GRACIELA DELMAS dice:

    Muy bueno, pero espero que Leandrito no abandone el partido como lo hizo su padre.

  2. Leandro Prieto R. dice:

    Mi estimada Graciela:

    Me gustaría disipar sus dudas comentándole que me considero un republicano cabal y no concibo un Paraguay sin la visión ideológica, doctrinaria y principista que nuestro Partido Colorado contiene.
    No solo soy colorado por tradición, sino también por convicción, lo cual es muy importante ya que esto quiere decir que mi adhesión al partido es por medio del corazón pero también a través de la razón.
    Soy colorado por tradición en honor a mis abuelos paternos y maternos quienes lucharon, vivieron glorias y sufrieron penurias en la cárcel, con la persecución, con la discriminación ideológica y la agonía del destierro.
    Soy colorado por tradición porque mi madre y mi padre continúan el sagrado apostolado de sus progenitores y me enseñaron que ser colorado no es solo el color, la polka y las elecciones, sino que el ser colorado significa una forma de vivir, una entrega total fundamentada en el principio apodictico de servir y proteger a los más débiles y necesitados.
    Soy colorado por convicción porque conozco la historia, la filosofía, la ideología y el pensamiento de mi partido, gracias a mi padre, quien, desde muy pequeño me encamino hacia la lectura republicana.
    Pero, si esa institución rehuye a sus principios y deberes tal cual la he concebido estoy en mi pleno derecho de alejarme. Porque la relación entre una persona y una institución es como un contrato, tal es así que si las circunstancias cambian, el contrato puede anularse.
    En el caso de mi padre le puedo decir que el no renunció al partido y si hubo algún abandono ha sido de parte del partido hacia mi padre que lo tuvo postergado ignominiosamente durante años, mas el nunca claudicó y estoy seguro que nunca lo hará.
    Atentos y cálidos saludos para Ud. y su familia.

  3. Humberto Ortiz Coronel dice:

    Estimada Graciela:

    Lo ideal seria que compartamos opiniones objetivas con fundamentos claros, antes que criticas absurdas personalizadas y carentes de contenido intelectual.

    Aplaudo la madurez, el respeto y altura moral del correligionario Leandro Prieto Ruiz hacia tu persona para tomarse la molestia y el tiempo suficiente de responder tan irresponsable comentario.!!

  4. osvaldobergonzi dice:

    A Graciela Delmas y a Humberto Ortiz:
    Mis queridos correligionarios. Respeto profundamente sus opiniones. Creo que Graciela no quiso ofender sino que la alarmó lo que la prensa lanzó como un hecho cierto, la renuncia de Leandro Prieto Yegros a la ANR, lo cual es falso. Leandrito a quien lo considero como mi propio hijo le respondió a ella muy afectuosamente y aclaró lo cual resalta Humberto. A Graciela y a Humberto les informo que ultimamente unos jóvenes procuran escracharlo a mi amigo Fon. Según mi información se trata de jóvenes pagados por alguien a quien el Dr. Prieto lo responsabiliza de la caída de nuestro partido, él no es el único sino muchos pero la figura de Prieto Yegros llega muy hondamente. Ese alguien, me dijeron pero sin ofrecer pruebas, se trata del señor Nicanor duarte Frutos. De manera que le corro traslado para que desmienta esta especie. Saludos afectuosos a Graciela y a Humberto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: