A LOS COLORADOS DE LA REPÚBLICA


Un numeroso grupo de dirigentes han lanzado hace un tiempo un valioso documento que permanece vigente en el tiempo. Se trata de un llamado a la concordia, a la unidad en el disenso, a volver a nuestras raíces para abrevar nuestros valores perdidos y necesarios para recuperar la confianza de nuestros correligionarios y compatriotas. Lo publicamos por constituir un notable mensaje.

Ha llegado la hora de hacer la reflexión profunda y tomar las decisiones correctas. Las cosas no suceden por casualidad sino por causalidad. Los motivos estaban allí, –evidentes- y se produjo un desenlace doloroso pero esperado. Han clavado un puñal en lo más profundo de nuestros afectos, y hecho mofa de nuestras tradiciones más caras: la honestidad, el respeto a la ley, los principios y los sueños de la patria grande y provocaron el vaciamiento del partido. Hay que limpiar el mantel y poner de vuelta sobre la mesa los principios y valores que nos devienen del origen fundacional y que pareciera que nadie los recuerda.

No busquemos modelos importados, so pretexto de que “son los nuevos tiempos. El evangelio de Cristo tiene mas de dos mil años y sigue vigente hoy mas que nunca. Es cierto!! Debemos rehacer el libreto y responder a lo que nuestros correligionarios están deseando: Un horizonte de paz, justicia, trabajo y libertad, pero también uno mas completo de cooperación, solidaridad y progreso. Y que, al mismo tiempo nos libere de los flagelos de pobreza ,ignorancia, corrupción y falta de trabajo.

Pero para ello no tienen que estar ausentes ni marginados los capaces, los talentosos, los generosos de espiritu, de todas las generaciones. Hoy invocamos a nuestra historia porque Caballero con los mejores hombres, vinculados por tradiciones honrosas y el Partido que èl fundara, levantó la patria… –no fueron otros sino los colorados- los que de la devastación de la guerra grande sacaron al pais adelante. Hoy nos referimos también a los mayores –que están sufriendo mas que otros- porque ellos son los testimonios vivientes de un partido centenario que tiene en ellos a los herederos de la doctrina de Bernardino Caballero que acuñaron por sentimiento y con valor. Hoy queremos invocar igualmente a los dirigentes de base y referentes del partido en toda la Republica, sobre todo a aquellos con dignidad y hombría de bien porque estamos unidos e identificados con ellos en esta cruzada de adentro del coloradismo y a favor y no de afuera y en contra como tantos otros cismas que recuerda la historia. Hoy también están con nosotros los jóvenes colorados que fueron olvidados y que no pudieron acercarse porque se les cerraron las puertas. Jóvenes con títulos universitarios obtenidos con sacrificio en el exterior o en el país con premios y medallas que nadie reconoce…Jóvenes del campo, hijos de humildes campesinos que llevan en el alma el sentimiento colorado; sacrificadas mujeres republicanas que al igual de las residentas estan siempre en la lucha diaria ayudando al partido.

Hoy ya no es la hora de los enfrentamientos sino de las coincidencias; ya no es la hora de la improvisación sino del análisis sereno; ya no hay margen para las demagogias sino la opinión responsable; ya no debe haber espacio para los extremismos ni exaltados de cualquier nombre.

Hoy nos lanzamos empeñados en enderezar el rumbo, preservando un orden constitucional y no para quebrantarlo, defendiendo un estado de derecho sin injerencias, y no para debilitarlo, sosteniendo diálogos constructivos y no destruir solamente al adversario,

Pero en este momento tan crítico y doloroso se requiere mucho más que simples declaraciones; se requiere de acción decidida y posiciones firmes.

Los responsables de la conducción partidaria deberían avocar su tarea para dar lugar a una Convención que determine la instalación de un nuevo Tribunal Electoral, con miembros de probada integridad para llamar a elecciones con padrones saneados y consensuados.

La estructura misma de la Junta –en cuanto al numero de sus integrantes-puede a su turno ser modificada, para hacerla operativa; pero las bases ideológicas del partido colorado deberían ser inalterables…

Hoy queremos una nueva Junta de Gobierno con los mas talentosos, de la ciudad y del campo, con vocacion de servicio y sin pescadores de río revuelto, para que la orientación ideológica sea la correcta. La lucha política debe tener reglas claras y aceptación popular para que los mandatos sean reconocidos y aceptados.

No pretendemos nosotros erigirnos en el movimiento reivindicador sino el convergente de todos quienes tienen trayectoria de lucha, desprendimiento, deseos de trabajar sin pedir nada a cambio, alto conocimiento, preparación y honestidad; los intelectuales de todas las edades –hombres y mujeres- y dirigentes de base con liderazgo natural sin prebendarismos que ocupen o no cargos partidarios y que deseen acercarse para este largo proceso de restauración.

Muchos viven el espejismo del “a mi me va bien”, pero jamás el bienestar de un grupo puede desestimar al resto de los miembros de un partido como el nuestro. Solo la confianza puede generar un proyecto de trabajo común, que es lo que identifica a un gran Partido Político.

Hoy levantamos de nuevo las banderas de Tradición con gente de tres generaciones, olvidando antiguas divisiones. La sociedad nos está mirando y los dirigentes valiosos de tierra adentro y el propio pueblo campesino, esperan orientaciones con valores y principios.

En momentos como el actual es cuando conoceremos a quienes no buscan otra cosa que el rescate moral tan necesario.

Bernardino Caballero tuvo la entereza –no siendo un intelectual- de rodearse de los mejores como fueron Pedro P.Peña ,Patricio Escobar, Ignacio A.Pane, Fulgencio R.Moreno, Juan Leon Mallorquin, Blas Garay por citar solo algunos.

Para limpiar el mantel hace falta desterrar gritos e insultos y escuchar propuestas serenas e inteligentes. Errores políticos los cometemos todos, pero la persistencia en el error es inadmisible.

Que Dios bendiga la patria, y nos dE fuerzas para continuar esta lucha constante y permanente para alcanzar un destino mejor.

Carlos Ma. Ocampos Arbo, Carlos Romero Pereira, Luís Talavera Alegre Derlis Esteche, Blas Chamorro, Zoilo Rodas Rodas, Edgar Insfran, Numa Mallorquín, Atilio R. Fernandez, Demian Saurini, Rigoberto Zarza, Fulgencio Yegros S., Mirta de Martínez, Esteban Medina, Carmela Insfran Ramiro Ocampos, Jose Velásquez, Vicente Bataglia Araujo, Federico Zayas, Miguel A.Gaona Dalila de Mendes, Doris Hermosilla, Ricardo Caballero Bracho, Félix Trujillo, Francisco Sánchez Tito Gonzáles Maya, Oscar Gomes Pedro Pablo Ovelar, Gualberto Villar Barrios (siguen firmas)

Convergencia

Somos una convicción que nos une

One Response to A LOS COLORADOS DE LA REPÚBLICA

  1. marimacgregor dice:

    Deberian buscar un movimiento con historia y raiz colorad con gran tradicion para unirse todos y ser alternativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: