ÉPOCAS Y PERSONAJES


Una página que rescata hechos y personajes de la historia tanto de nuestro país como de otros países. En algunos casos reflejan folklóricas nostalgias pero en otros nos señalan interesantes novedades que pueden servirnos de ejemplo para corregir conductas.

LAs ANDANZAS DE JOSÉ GILL

José Gill, hijo natural del malogrado presidente, Juan Bautista Gill, fue un caudillo colorado del primer cuarto del siglo XX. Caído su partido en 1904, no tuvo reparo alguno en participar de las tantas revoluciones, golpes y asonadas organizadas por sectores antagónicos del partido liberal. Corajudo al extremo, no podía sustraerse a la pelea sea contra quien sea. En una de ellas, la más larga que se conoce en la historia política del Paraguay, se enroló en las filas del coronel Adolfo Chirife, rebelado contra el gobierno de Manuel Gondra (1921, y más tarde, ante la renuncia de éste, contra el de Eusebio Ayala (1922) (primera presidencia).
Estaban los revolucionarios en Cai Puente (actual Coronel bogado) cuando de pronto José Gill les anuncia a sus compañeros que pronto se ordenaría la retirada. – Por qué estás tan seguro, le preguntan. – Muy sencillo muchachos, cuando nuestro coronel habla en alemán con el comandante Rushinsky, enseguida viene la orden de retirada. Y tenía razón pues Chirife, formado en Alemania, evitaba así debilitar el espíritu de su tropa haciendo comentarios desfavorables en español o en guaraní.
En otra ocasión aprisionó a hombres importantes del gobierno, hasta parlamentarios. Los encerró en una choza en Villa Florida en tanto él organizaba un fogón con sus soldados para beber caña y conversar a gritos. – To Juká pua é ko arriero kuera, exclamó. – To Juká, le contestaban sus allegados entre trago y trago. Mientras tanto en la pieza los encerrados se encomendaban a Dios al saberse perdidos en manos de unos forajidos, y para peor, en estado etílico. – To juká Koero, dijo José Gill. – Na upeicha che comandante, to juka koanga, le respondieron sus soldados. De manera que con estas expresiones la ejecución quedaba a ser realizada al día siguiente o al instante. Seguidamente se preguntaron si la muerte sobrevendría por degüello, a palos, fusil, ahorcamiento o pistola a quemarropa. – Piedad, se escuchaba a cada rato de la pieza. Poco antes del amanecer el lenguaje soez de grueso calibre producto del exceso de alcohol duplicaba la cuota de dramatismo dentro de la choza al extremo que algunos se desmayaron. De pronto, al despuntar el alba José Gill se dirige a la choza y da un empellón a la destartalada puerta que se abre de par en par mientras él entra a paso vivo con dos botellas de caña y grita. – Brindemos muchachos.

LA BATALLA DE WATERLOO Y LOS ROTHSCHILD

Es sabido que esta familia comienza a labrar su fortuna poco después de la revolución francesa. Judíos alemanes de origen, se asientan en ese país y poco después fundan sucursales en Inglaterra a la par que reciben dinero de la nobleza francesa corrida, apresada o ajusticiada durante la revolución. Perdido por perdido que más daba entregarles su oro a estos banqueros que parecían honrados pero que podrían resultar unos pillos como los tantos que pululaban por entonces. Poco después, al emigrar a Inglaterra los nobles que pudieron salvarse o sus herederos, comprobaron con no poca sorpresa que los Rothschild hicieron rendir su dinero. A partir de ahí la fama ganó las calles y los Rothschild fueron muy bien considerados.
Pero cuando verdaderamente se convirtieron en potentados fue al finalizar la batalla de Waterloo que se libra en Bélgica. La suerte del mercado inglés pendía de un hilo. Napoleón casi los fundió a los ingleses durante su reinado pues ordenaba terminantemente a los países de la Europa continental no comprar productos británicos. Una vez depuesto y enviado el emperador a la isla de Elba la bolsa de valores de Inglaterra volvió a ganar terreno. Pero al regresar éste, al recuperar su corona y al disponerse a librar una gran batalla decisiva para volver a imponer el bloqueo del comercio inglés los tableros a la baja comienzan de nuevo a manifestarse. Unos días subían cuando se daban noticia que los aliados triunfarían y otros días bajaban cuando algunos agoreros significaban y resaltaban las dotes de Napoleón. Así estaban las cosas al comienzo de las hostilidades. En tanto los Rothschild ejecutaban su plan largamente concebido. Contrataron uno de los navíos más veloces de entonces para cruzar el paso entre Calais y Dower en el Canal de la Mancha. Compraron los caballos más veloces y casi monopolizaron el servicios de postas o chasques entre el lugar de la batalla y Londres. Todo lo hicieron en silencio y con mucha anticipación a los acontecimientos. Cuando supieron el lugar definitivo, Waterloo, ya estaban bien organizados. La batalla al principio pareció favorable a los franceses y esa noticia alarmante llegó primeramente a Inglaterra. Pero los hombres de confianza de los Rothschild debían esperar el desenlace final para enviar el chasque con la noticia cierta y definitiva. Eso se dio recién a las 9 de la noche del 18 de junio, en realidad, todavía con claridades solares pues estaban a 3 días del equinoccio de verano y el sol recién se pone un cuarto antes de las 10 en esa latitud de 51º. De manera que el chasque hizo su recorrido inmediatamente cambiando los caballos cada 5 kilómetros para mantener una velocidad media de 35 Kilómetros por hora. Una vez llegado al paso de Calais tomó el navío y cruzó y luego siguió hasta Londres con el mismo procedimiento empleado. La distancia que cubrió fue de 373 kilómetros. Llegó en la mañana del 19 de junio de 1815. El viaje duró 11 horas o un poco más. Un record para entonces. A 9 de la mañana los Rothschild tenían la información fidedigna mientras el ambiente era de baja en la bolsa. Los Rothschild comenzaron a vender sus acciones en tanto por cuerda separada sus hombres de confianza previamente escogidos, compraban sin que nadie sospeche la alianza coyuntural. La gente, al ver que estos banqueros se desprendían de sus acciones, puso las suyas a la venta. Así siguieron las cosas. Los Rothschild en tres horas compraron un número impresionante de acciones y hasta se endeudaron ese día. A las 12 de la mañana llegó la noticia oficial: La destrucción del ejército de Napoleón. Las acciones treparon a las nubes. Ese día no fue el más glorioso para Inglaterra sino para los hermanos Rothschild que se convirtieron a partir de ahí en los Sumos Pontífices de la banca mundial.

QUIEN MAL ANDA MAL ACABA

El padre de los hermanos Kennedy apodado Joe, no fue un trigo limpio. Se hizo rico con la ley seca durante la prohibición del expendio de bebidas alcohólicas en los Estados Unidos. Se asoció con gente de dudosa reputación. Uno de ellos Sam Giancana un mafioso de tomo y lomo le proporcionaba informaciones. Durante la campaña electoral de su hijo John por la presidencia de los Estados unidos, le pidió ayuda. La mafia se movió, particularmente en Illinois. Los republicanos pidieron recuento de votos en 14 Estados. La diferencia era mínima con el contendor, Richard Nixon. Giancana movió sus hilos con la promesa de Joe que su hijo Robert no moleste más a los sindicatos. Pero eso no fue cumoplido. Entonces ideo un plan siniestro. La ofreció a una estrella de cine, Marylin Monroe, a los hermanos Kennedy conociendo sus debilidades y grabó sus conversaciones íntimas con ella al extremo de contar con pruebas de la presencia de Robert la noche que murió la estrella.
Un antiguo proveedor de armas de la mafia a través de Giancana se llamó Jack Ruby. Las mismas estaban destinadas para eliminar a Fidel Castro y así recuperar los casinos perdidos y el negocio de la droga y la prostitución. Ese mismo personaje fue el que silenció a uno de los supuestos asesinos, Lee Harvey Oswald, en Dallas, poco después del magnicidio. Ningún Kennedy se presentó ante la comisión investigadora, Warren. ¿Por qué no lo hicieron? Sin duda si lo hacían iban a salir a luz todas las grabaciones de las conversaciones comprometedoras del viejo y de los hermanos con sus tantas mujeres y el caso Marylin. Joe sufrió varios infartos y padeció una sufrida agonía. En suma perdió dos hijos y hasta hoy su reputación es cuestionada en su país.

One Response to ÉPOCAS Y PERSONAJES

  1. Felix Argaña dice:

    Muy bueno es este artículo, es agradable conocer la historia en tan amena forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: