DICTADORES EN POTENCIA SE APROVECHAN DE SU FRAGILIDAD


LA DEMOCRACIA EN PELIGRO
Winston Churchill desde Inglaterra advirtió al mundo del peligro que corrían las democracias cuando por medio del voto Adolfo Hitler llegó al poder en enero de 1933. Las decisiones del pueblo no siempre aciertan cuando son manipuladas por quienes mandan y ordenan. Goebbels, el ministro de propaganda alemán, se encargó de alienar al pueblo para consolidar el poder del monstruo más brutal y abominable que parió la humanidad en toda su historia. Se trataba de una dictadura de derecha jamás vista hasta entonces. Por su parte el carnicero soviético José Stalin no le iba tan a la saga. En 1937 torturó y asesinó a ciento de miles de rusos bajo el pretexto de no responder a su régimen. Civiles y militares fueron al paredón al extremo que unos años después, por la carencia de mandos militares, a punto estuvo de zozobrar ante Hitler de no haber venido en su auxilio el llamado General Invierno que detuvo al coloso alemán en los suburbios de Moscú.
Por qué no ir más lejos. Durante la revolución francesa, en nombre de la libertad, igualdad y fraternidad, se ejecutó en la guillotina a ciento de miles de inocentes, entre ellos, a la girondina Madame Roland, protectora de los principales hombres de la revolución quien antes de que vaya a parar al canasto su cabeza exclamó con voz estentórea “!oh libertad, cuantos crímenes se cometen en tu nombre!” En tanto el pueblo en la plaza aplaudía y pedía más y más sangre. El pueblo reunido avalando la muerte de seres inocentes en su inmensa mayoría. ¿Acaso nuestro cordero no fue llevado a la cruz por el voto del pueblo que prefirió salvar a un asesino antes que al hijo de Dios? Que no nos vengan a decir entonces que la voz del pueblo es la voz de Dios.
Estas cosas vienen a cuento debido a que en América Latina últimamente ascienden al poder por medios democráticos personajes que obtienen circunstanciales mayorías y que una vez sentados en el sillón de mando arrasan con la constitución y las leyes para perpetuarse en el gobierno. Tal el caso de Hugo Chávez en Venezuela. Se valió de la democracia para conseguir su objetivo y luego mostró su verdadero rostro, el de un dictador vulgar y corriente. Siguieron su huella Rafael correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia. Lo primero que hacen es arrasar con los representantes del pueblo y a acallar a los medios de comunicación por medio de la cancelación de licencias de radio o televisión. Acto seguido viene la reforma de la constitución para ser sustituida por otra a su medida como si se tratara de un traje de vestir. De esta manera la democracia se desvirtúa y no existe resorte alguno para contrarrestar tal omnipotencia. Al nuevo sistema se le llama socialismo del siglo XXI en que la democracia deja de ser ejercida a través de los representantes del pueblo. El pueblo mismo es convocado en grandes concentraciones al estilo de la Atenas de Pericles para evacuar las consultas y aprobar las leyes. También la llaman democracia participativa. Fernando Lugo siguió al pie de la letra el plan. Lo primero que hizo fue atacar el congreso al mes de haber asumido. Denunció una supuesta conspiración y convocó al pueblo y a la prensa para que salgan en su defensa. La noticia corrió por todo el orbe. Vinieron los telegramas de solidaridad de líderes y presidentes del mundo entero. Pero el pueblo no se presentó. Anunciaron 50.000 pero solo se presentaron unos pocos a pesar que la televisión procuraba evitar la filmación de los enormes claros. La tal masa estaba en la mente de Lugo o de sus colaboradores cercanos. Poco después vinieron 500 maleantes que quisieron tomar por asalto La Fiscalía General y fueron rechazados. Acto seguido arremetieron con la convocatoria de una convención constituyente para reformar la constitución. Paralelamente la corte suprema y la justicia electoral eran acosadas diariamente por los colaboradores de Lugo y la prensa inocentemente les daba manija a los forajidos. Era vital apoderarse de tales estamentos para dar paso a la segunda parte del plan pero no contaron con la resistencia del parlamento, la corte, la justicia electoral y la fiscalía general. En eso estaban cuando estalla el escándalo de la paternidad del obispo convertido en presidente. Su imagen de salvador de la patria se viene abajo para dar paso a la del padre de la patria convirtiéndose así nuestro país en el hazmerreír del mundo. De pronto, a los socialistas del siglo XXI del Paraguay se les cayó el telón ante del último acto mientras el país iba
descendiendo y prosigue su marcha en sus guarismos económicos. El mayor partido político de la alianza que lo llevó al poder a Lugo ahora exige tratar directamente con el mandatario y no más con los marxistas que tiene a su lado. El plan totalitario, hasta el momento, fracasó en el Paraguay. Pero quedó el eco. – Socialismo o muerte, dicho por Camilo Soares, la frase favorita del CHE.
No obstante, el proyecto estuvo a punto de triunfar en el Salvador de no ser por un golpe de Estado. Pero lamentablemente la solución vino por la vía antijurídica. De ahí la interrogante inicial. ¿Qué resortes tiene la democracia para salvarse de los Hitler o los Stalin de nuevo cuño?
Conforme a la información que poseemos el tal Zelaya es un pájaro de cuentas de tomo y lomo. Pero era el presidente constitucional de su país, de modo que los golpistas no tienen argumentos para replicar los reclamos de las naciones democráticas que se solidarizan con él. Una democracia latinoamericana muy respetada como la de Costa Rica lo cobijó y el presidente de los Estados Unidos lo reconoce como el presidente legítimo de El Salvador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: