NOTA EDITORIAL


AL PUEBLO COLORADO: ¡SALUD!

 

Así como están las cosas el panorama político nacional se enrarece día a día. Los partidos de gobierno no logran un consenso ni siquiera para los temas más nimios. El principal de ellos, el PLRA, ha dividido sus bancadas en la cámara de diputados y en la de senadores. En tanto la ANR recibe insultos permanentes, particularmente del sector liderado por el senador Blas Llano, como si eso los llenara de satisfacción para justificar ante el pueblo paraguayo su falta de oficio para gobernar.  

En 1946 siendo entonces ministro de hacienda el señor Natalicio González y presidente del Banco del Paraguay el señor Carlos Pedretti lograron por primera vez elevar las reservas monetarias por sobre la deuda externa. Ese fenómeno volvió a repetirse en el año 2007 luego de mucho tiempo pero por algún motivo inconfesable solo fue publicado una o dos veces y hoy duerme el sueño de los justos. Se comprende, ¿cómo se puede afirmar que el actual régimen recibió un país en ruinas si se esparce la noticia que las reservas monetarias superaron a la deuda externa y eso lo consiguió un gobierno colorado?

Lamentablemente el gobernante que logró tal hazaña perdió la oportunidad de guardar silencio. Sus intervenciones altisonantes y desafiantes le hicieron ganarse la antipatía del pueblo paraguayo y hasta del pueblo colorado, a tal extremo que todo lo bueno que realizó quedó empañado por sus propios dichos. Eso quizá explique muchas cosas al respecto. De manera que ha quedado bien en claro que el actual gobierno no solo no  recibió un país en ruinas sino en permanente crecimiento a tal punto que nuestras exportaciones llegaron a cifras siderales, nunca jamás vistas ni soñadas, y hoy, sucede todo lo contrario. 

Por otra parte las recaudaciones comparativas publicadas durante el año pasado para juzgar una y otra gestión de gobierno hoy cesaron abruptamente. La caída en todos los órdenes va teniendo visos de catástrofe. Por eso inmediatamente se echó manos de una vieja y archiconocida muletilla para justificar errores. La crisis mundial tiene la culpa. Cuando que los expertos internaciones del mundo entero vaticinaron que los desarreglos financieros provocado por la burbuja artificial creada por los banqueros de Nueva York afectarían solo a los países industrializados o a los que participaron en la burbuja y en una proporción mucho menor en los países productores de alimentos. Eso lo puede averiguar cualquiera hijo de vecino entrando en las páginas de Internet especializadas en el tema, las mismas que hoy están provocando el cierre de diarios mentirosos y manipuladores tanto en los Estados unidos como en el mundo entero. Lo ha reconocido la propia Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en su reunión de medio año realizada en nuestra ciudad capital. Hoy por hoy ya no se puede abusar con las engañifas como  antaño. El mundo se achicó. Ese fenómeno no lo comprendió Fernando Lugo cuando siendo presidente electo ofrecía discursos y entrevistas en el exterior creyendo que su expresiones no llegarían al Paraguay. Al día siguiente se publicaban sus noticias en nuestros medios escritos. Se sacó la máscara anticipadamente creyendo que aquí nada se sabría.

Pero lo realmente curioso y fantástico de este gobierno es que teniendo en sus manos las herramientas salvadoras que le anuncian los expertos mundiales y un premio Novel, se entrega a la tarea de perseguir justamente a los productores de alimentos,  a los que trabajan en el agro y contribuyen para que nuestras exportaciones crezcan y generen un efecto multiplicador en la economía. Nos preguntamos, si esto no es destruir el país, ¿Qué es?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: